El 'truco' empresarial de David Summers y los Hombres G para llevarse bien
  1. Famosos
VIDAS

El 'truco' empresarial de David Summers y los Hombres G para llevarse bien

La banda madrileña prepara nueva gira y nuevo disco, 'La esquina de Rowland'. Además, el cantante atraviesa una etapa dulce con su nueva pareja, Christine

placeholder Foto: Los Hombres G, en las Medallas de Oro de las Bellas Artes con José Guirao. (EFE)
Los Hombres G, en las Medallas de Oro de las Bellas Artes con José Guirao. (EFE)

David Summers ha cumplido 57 años y está viviendo una 'segunda juventud'. Dicen que está ilusionado como un niño con el nuevo disco de Hombres G, 'La esquina de Rowland', que no saldrá hasta mayo aunque en estos días van a ir mostrando pildoritas, cuatro canciones con sus cuatro videoclips para abrir boca mientras se publica el álbum, "muy diferente" de lo que han hecho hasta ahora. Además, están preparando la banda sonora de una película musical de capital español que se rodará en agosto.

Hay Hombres G para rato, y a ello ha contribuido la buena relación que siguen manteniendo sus componentes a día de hoy. Tras un largo periodo de parón, David, Dani Mezquita, Rafa Gutiérrez y Javi Molina anunciaron su vuelta a los escenarios y desde entonces no han parado, publicando nuevos trabajos y dando conciertos. El título del nuevo álbum hace referencia precisamente al mítico Rowland, un bar del barrio madrileño del Parque de las Avenidas donde empezó todo, el punto de encuentro de un grupo de amigos donde se gestó la banda que les llevó a vender 20 millones de discos en los años 80 en España y Latinoamérica.

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Es una pregunta con trampa. En el caso de David Summers, actualmente atraviesa una etapa dulce desde el punto de vista personal. El cantante se divorció hace cuatro años de Marta Madruga, su novia de toda la vida, con la que tuvo a sus mellizos Daniel y Lucía. Dani ha heredado los genes artísticos de la familia y es cantautor. Lucía, según lo publicado por 'Vanity Fair', es enfermera veterinaria. Ambos mantienen una excelente relación con su padre y Dani suele compartir imágenes de su vida cotidiana, marcadas por el amor compartido a la música.

Foto: David Summers en su último concierto el pasado noviembre. (Gtres)

Entre las muchas cosas que han cambiado en la vida de Summers desde la voracidad de Hombres G, está el hecho de haberle perdido el miedo a compartir imágenes románticas. Aunque el principio de su relación fue algo polémico (se publicó que había dejado a su mujer por la profesora de inglés de sus hijos, lo cual era incierto en todos sus términos), hoy es habitual que comparta fotos íntimas con su pareja, Christine, de la que parece muy enamorado. Ya pasó la época en la que los 'cocodrilos' le mordían los tobillos.

El cantante y su mujer aún comparten la propiedad del chalé familiar en la zona de Arturo Soria. Cuando se divorció, salió a la luz el presunto patrimonio millonario a repartir entre los esposos, casados en gananciales. Lo cierto es que la mayor parte del patrimonio inmobiliario de David Summers proviene de la herencia de su padre, el legendario cineasta Manolo Summers. Él les dejó a él y a sus hermanos algunos terrenos en Lepe (Huelva) y varios locales en Madrid de los que se han ido deshaciendo con el tiempo.

Los hermanos Manuel (productor ejecutivo), David y Lucía (criminóloga en Estados Unidos) Summers Rodríguez aún comparten la propiedad de cinco de estos inmuebles comerciales. Son de amplias dimensiones y están situados en el barrio donde crecieron, el Parque de las Avenidas. A finales de 2020, los Summers vendieron un pequeño porcentaje de los locales a una empresa inmobiliaria.

Foto:  Los Hombres G. (Getty)

El nombre de David Summers aparece en varias compañías en el Registro Mercantil, la mayor parte sin actividad, huella de algunas iniciativas del pasado. Su compañía de referencia es La Calabaza Amarilla, fundada en el año 2010 por los cuatro miembros de Hombres G, Dani, Rafa, Javi y David. A través de esta empresa gestionan las actuaciones del grupo y también apoyan la producción de otros eventos musicales. En el ejercicio de 2019 facturaron 2.310.000 euros, aunque cerraron en negativo.

Si están pensando en contratar una actuación de Hombres G, sepan que el precio entra dentro de lo razonable: 60.000 euros (según el alcalde de Valladolid, Rosalía le pidió 500.000 euros por dar un concierto en las fiestas de la ciudad). Es lo que se desprende de un contrato de licitación de La Calabaza Amarilla firmado por la presidencia de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes en septiembre de 2019.

Los miembros de Hombres G han encontrado un 'truco' empresarial para que no haya problemas económicos entre ellos. A través de La Calabaza Amarilla, los amigos tienen invertida una cantidad económica proporcional en sus propias empresas: Samer Music (141.660 euros, gestionada por David y sin actividad), Mundos Pequeños Actividades Artísticas (385.815 euros, de Rafa Gutiérrez), Moli-Mole SL (390.233 euros, de Javier Molina) y El Piloto Marciano (346.048 euros, de Daniel Mezquita). Todo en paz y armonía, una 'rara avis' en la industria de la música. Los G siempre han presumido de ello y de que el equilibrio entre sus distintas personalidades les ha permitido sujetar los egos cuando ha habido que hacerlo. Larga vida, pues.

Música