Pedraza, Tierra de Sabor: lechazo, cochinillo y buen pan de tahona
  1. Gastronomía
Lechazo y cochinillo

Pedraza, Tierra de Sabor: lechazo, cochinillo y buen pan de tahona

Pedraza es Tierra de Sabor, una localidad rendida al lechazo y al cochinillo, a hornos de leña que se alimentan temprano cada mañana para hacer brasas

placeholder Foto: Rte. La Olma. Foto: Capriles
Rte. La Olma. Foto: Capriles

Pedraza es Tierra de Sabor, una localidad rendida al lechazo y al cochinillo, a hornos de leña que se alimentan temprano cada mañana para ir haciendo las brasas donde luego se asarán los mejores lechazos los cochinillos y auténtico pan de tahona.

Entre los ríos Cega y Vadillo, se alza la Villa medieval amurallada de Pedraza. Enclavada en un alto; promontorio desde el que se domina la verde meseta castellana, que se extiende hasta donde alcanza la vista. El castillo, fortaleza de los condestables de Castilla y una vez cárcel del rey francés. Calles empedradas, fachadas de piedra y blasones testigos de su grandeza, cubiertas de teja roja segoviana. Una Villa que se articula en torno a la gran plaza mayor, amplia, abierta, de soportales y arcadas donde buscar refugio del sol en verano y del frío en invierno.

El acceso aún se franquea por el mismo portalón de madera de álamo, que se atravesaba hace siglos. Un lugar que se antoja de difícil acceso en tiempos, es hoy un rincón calmo, lleno de encanto y volcado en dar de comer a sus visitantes; habiéndose hecho por méritos propios el sitio de referencia donde comer uno de los mejores lechazos y cochinillos castellanos.

Allí en la misma plaza, la Taberna de Mariano, una taberna en esencia y de siempre. Se sirve vino y cerveza, buen queso y embutidos: chorizo, lomo y salchichón. Su agradable terraza invita a sentarse y tomar un aperitivo.

En la misma plaza, bajo las arcadas, el restaurante El Soportal, donde se siguen cocinando los corderos tal y como se hacían antes para feriantes y comerciantes cuando acudían a comerciar a la villa.

De subida hacia la plaza Mayor, El Mesón Manrique, el pionero del asado de lechazo en Pedraza y que luego han imitado tantos otros, sigue sirviendo buen lechazo y ensaladas.

Un precioso jardín con una de las mejores cocinas de la Villa, da nombre al restaurante El Jardín. La Hostería de Pedraza con vistas inmejorables, es otro clásico donde comer bien.

A espaldas de la plaza Mayor y bajo la sombra que da la torre, La Olma, uno de los sitios con más encanto de Pedraza. Sergio Blázquez, prepara el mejor lechazo, solo con sal y agua, durante al menos tres horas y media, en un horno donde solo se quema madera de roble. Setas y caza en temporada y algún plato de influencia mejicana, para rememorar sus años al frente del restaurante Puerto Chico en Méjico.

Pero no son solo de los asados, uno no se puede ir de Pedraza sin probar el mejor pan artesano de tahona, de elaboración reposada y tranquila, en el que solo se utilizan ingredientes naturales: harina de trigo, sal, agua y levadura madre. Luego, el horno alimentado con madera de encina o de roble va cociendo el mejor pan de tahona, tal y como se ha hecho siempre. El resultado, es un sabor diferente y auténtico, que por desgracia ya se ha olvidado en las grandes ciudades y que solo en sitios así se preserva auténtico.

Pedraza La tahona de Pedraza Restaurante El Soportal, Pedraza Mesón Manrique Pedraza Restaurante La Olma, Pedraza La Taberna de Mariano Pedraza
El redactor recomienda