Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los aires de diva de Katherine Heigl

A muchas estrellas de Hollywood les acompaña la mala fama. Mientras algunos son tildados de ‘estúpidos’ por sus reacciones públicas, otros se pasan de raya con

Foto: Los aires de diva de Katherine Heigl
Los aires de diva de Katherine Heigl

A muchas estrellas de Hollywood les acompaña la mala fama. Mientras algunos son tildados de ‘estúpidos’ por sus reacciones públicas, otros se pasan de raya con exigencias poco razonables. Y la lista en este último apartado no hace más que crecer. La última en sumarse a la lista ha sido Katherine Heigl, que ha entrado en el catálogo de divas del Séptimo Arte por sus extremas pretensiones.

Según el blog de Perez Hilton, uno de los más leídos, la televisiva actriz no tuvo muy buenos humos durante el rodaje de 27 Vestidos. A sus 30 años, la artista, como si tuviera una rabieta de quinceañera, se negó a rodar algunas escenas a menos que alguien le trajera un refresco específico de una determinada marca y condición. Además, evitaba hablar con los extras. “Ella no quería filmar ninguna escena hasta que su asistente embarazada corriera y le trajera una Coca-Cola Zero. Ella se negó a comer cerca de alguien o a tener que hablar con alguien una vez que las cámaras estuvieran apagadas”, ha aclarado un testigo rechazado.
Pero aún hay más. Según se queja este extra, él rodó junto a la actriz “diez horas durante dos días y ella nunca me dijo ‘hola’. Nunca me miró y eso que intenté conversar con ella”. Y este testigo sólo se ha atrevido a hablar después de que el personal de la última cinta de la artista la acusara de realizar demandas excesivas. “Ella y su madre, que es su manager, tuvieron la audacia de solicitar un estilista para vestir”, dice. Por otro lado, pidió un avión privado para rodar algunas escenas en Francia y Atlanta, donde se quiso llevar a todo su personal de seguridad.
Katherine Heigl, cuya presencia en Anatomía de Grey pende de un hilo por sus exageradas pretensiones económicas, no es la única con aires de diva. Lindsay Lohan, por ejemplo, reconoció hace unos meses que se moriría si tuviera que viajar en la clase turista de un avión. Madonna solicita coches blindados si el país al que viaje no le gusta. Y Britney Spears ha pedido en más de una ocasión chicles, caramelos y langostinos en su camerino. Aunque quizás una de las peores sea Jennifer López. No sólo ‘esclaviza’ a sus niñeras, que deben tener todo tipo de títulos universitarios y ser bilingües, sino que no le gusta que sus hijos repitan modelito, se lleva las sábanas de su casa a los hoteles… Vamos, que al final Heigl es casi una santa.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios