Logo El Confidencial
NOTICIAS

La vuelta a la televisión de Inma del Moral

El ostracismo mediático al que se había sometido Inma del Moral voluntariamente durante los últimos meses parece haber tocado a su fin. Después de un largo

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El ostracismo mediático al que se había sometido Inma del Moral voluntariamente durante los últimos meses parece haber tocado a su fin. Después de un largo período dedicada a la obra de teatro Cambalache, que le ha llevado por media España, la que fuera reportera del extinto El Informal está cada vez más cerca de regresar a la televisión. Así lo ha confirmado la propia actriz y modelo en conversación con Vanitatis.

    "Estoy a la espera de que nos den el visto bueno para empezar una serie. Si nos dan el ok empezaríamos a grabar ya mismo", confiesa, haciendo esfuerzos por no desvelar ningún detalle acerca de su inminente proyecto. De ser así, Del Moral volvería a convertirse en una habitual de la pequeña pantalla, algo que, tal y como ha confesado en alguna ocasión, añora fervientemente.

    "Me encantaría hacer tele porque me lo paso muy bien, pero tiene que ser en la misma línea en la que he venido haciéndolo: cosas relacionadas con el humor, que es lo que más me gusta y lo que siempre he hecho, porque va mucho con mi personalidad. En cuanto a la rama más periodística, como las entrevistas, también me gusta siempre y cuando se trate bien al invitado, se le agasaje y se haga con un humor amable, que es lo que siempre he intentado hacer cuando he entrevistado, para que la gente se divirtiera y se olvidara de que estamos en la tele", señala a este medio, al tiempo que reconoce que no le importaría trabajar en un programa similar al que presenta su excompañero Florentino Fernández, Tonterías las justas. "Lo cierto es que no he visto mucho su programa, pero seguro que me gustaría porque su estilo me encanta", apostilla.

    El teatro, su refugio

    Lo cierto es que, salvo contadas excepciones como La guerra de los mandos o El rayo, Inma del Moral no se ha prodigado en demasía en la pequeña pantalla durante los últimos años. Sus contadas apariciones en series como Hospital Central, 7 vidas, Un chupete para ella o Casi perfectos no fueron suficientes para que la actriz mantuviera una exposición mediática constante. Y aunque últimamente se ha dejado ver en algún que otro evento de la noche madrileña, la actriz ha encontrado su auténtico refugio sobre las tablas, un lugar en el que ha vivido una de las mejores experiencias de su vida.

    "Me lo pasé genial con la obra. Claro que me gustaría seguir con el teatro porque la experiencia es genial, pero es durísimo hacer giras. Si pudiera elegir, pediría hacer teatro sólo en Madrid", señala al tiempo que explica la razón de su confinamiento mediático. "Intento aparecer públicamente solamente trabajando".

    La última de estas ocasiones tenía lugar esta misma semana, durante la XI Edición del premio de diseño Gilette Venus, en el que desfiló junto a otras nueve famosas y en el que el bañador que lució resultó ganador. "Esto es algo puntual y especial, no es un desfile al uso, porque yo ya no puedo trabajar de modelo. La moda es a lo primero que me dediqué, estuve 8 años y me gusta muchísimo, pero ya se me pasó".

    ¿Y qué hay del cine? "Está muy complicado, se hacen cada vez menos pelis. Pero me encantaría, porque yo lo que quiero es trabajar. Eso sí, me gustaría con un buen director que dirija bien y con cualquier actor, porque tenemos un plantel de actores maravillosos aquí", concluye Del Moral, quien debutó en 1999 con la película La mujer más fea del mundo y más tarde participó en Marujas asesinas La marcha verde.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios