Las compañeras de juerga de Joan Laporta
  1. Noticias
NOTICIAS

Las compañeras de juerga de Joan Laporta

Políticos, empresarios, jugadores. Ningún círculo de poder y fama parece haber escapado a la lupa de los detectives de la agencia Método 3, que espiaban las

Políticos, empresarios, jugadores. Ningún círculo de poder y fama parece haber escapado a la lupa de los detectives de la agencia Método 3, que espiaban las correrías de unos y otros. Lo sorprendente es que en ocasiones el juego iba más allá y algunos contrataron los servicios de la agencia para averiguar qué persona le había traicionado filtrando información.

Es el caso de Joan Laporta. Las juergas del presidente azulgrana llenaron las páginas de las revistas y el espacio de los programas del corazón y las imágenes de sus desenfrenadas noches, en las que celebraba las victorias del equipo culé, corrieron como la pólvora. El presidente no lo dudó y puso en marcha la artillería del espionaje para cazar al traidor. Según el dossier de esta investigación, al que ha tenido acceso El Confidencial, fue el periodista Josep Pedrerol el que encargó el informe tras un chivatazo del círculo cercano de Sandro Rosell. “A Pedrerol, desde el círculo cercano a Rosell [actual presidente del Barça y entonces preparándose para ser candidato] le informan que, habitualmente, Laporta asiste a Luz de Gas [local de copas barcelonés] los fines de semana y ‘monta’ sus particulares fiestas”, se puede leer en dicho informe.

placeholder

Tras esta investigación, se publicó un artículo en La Gaceta que narraba las noches locas de Laporta. Pero lo cierto es que no hacía falta tanta parafernalia para conocer los entresijos de esas gloriosas fiestas del expresidente, puesto que una de sus muchas conquistas apareció en televisión a finales del 2009 para delatar al presidente. Según Flavia Massoli, nombre de la mujer que aseguraba haber sido amante de Laporta, la afición de éste por los ambientes fiesteros y su carácter seductor fueron el motivo de la ruptura de una relación hasta entonces secreta para los medios.

Entre las fiestas en las que el presidente parecía disfrutar de lo lindo, la que llamó más la atención en aquel momento fue la que se celebró en la citada discoteca Luz de Gas, tras un encuentro Barca-Real Madrid que se saldó con la victoria del equipo culé. Vicky Martín Berrocal aparecía fotografiada mirando atentamente al presidente mientras este bailaba. Las especulaciones estaban servidas y la prensa no paró de preguntar a la guapa diseñadora si ella y Laporta eran algo más que compañeros de baile. La sevillana salió al paso de las sospechas diciendo que ella era del Betis. Según Massoli, la música, el baile y varias botellas de champagne dieron rienda suelta a los invitados entre los que se encontraba también Terelu Campos.

Varios meses después Laporta era fotografiado junto a Eugenia Martínez de Irujo mientras disfrutaba a bordo de su yate en Ibiza. En aquel momento pocos sabían de la amistad de la duquesa de Montoro y el directivo del Barça. A juzgar por las instantáneas, se lo pasaban muy bien juntos a pesar de la diferencia de edad. En Junio de 2010, ambos volvían a coincidir en la fiesta de inauguración de la terraza del hotel Majestic en Barcelona y ante las preguntas de la prensa la hija de la Duquesa de Alba no dudó en salir al paso asegurando que aunque eran amigos Laporta no era su tipo.

Quizá la que más titulares haya dado sobre sus encuentros con el presidente azulgrana ha sido María Lapiedra. La actriz porno llegó a afirmar no solo que eran pareja, sino que estaba dispuesta a convertirse en la señora de Laporta. Juntos viajaron a Cuba en lo que Lapiedra consideró una luna de miel anticipada. Sin embargo, la actitud del presidente en la boda del político Antonio Girardi, en la que acabó en la piscina con una corbata en la cabeza, provocó, según la versión de María, la ruptura. Cuando no fue la prensa la encargada de hacer el seguimiento a Laporta, fueron las supuestas amantes o esposas futuribles las que dieron todo lujo de detalles sobre las andanzas del presidente.