A la 'favorita' de Laporta se le suelta la lengua
  1. Noticias
NOTICIAS

A la 'favorita' de Laporta se le suelta la lengua

Las pertenencias del President Joan Laporta son objeto de deseo. Si hace meses fue su portátil, que desapareció y nunca más se supo de él, ahora le toca turno

Foto: A la 'favorita' de Laporta se le suelta la lengua
A la 'favorita' de Laporta se le suelta la lengua

Las pertenencias del President Joan Laporta son objeto de deseo. Si hace meses fue su portátil, que desapareció y nunca más se supo de él, ahora le toca turno a la agenda, llena de citas para visitar los juzgados de Barcelona.

A los requerimientos por espionaje a directivos culés y la moción de censura presentada por el socio Oriol Giralt, se han sumado las demandas de Eto'o, que reclama al club tres millones de euros por su traspaso, y la de la ex empleada culé Flavia Massoli, que ha denunciado al Barça por despido improcedente. "Ella firmó la baja voluntaria y el finiquito porque la presionaron", afirma Cecilio Oyonarte, abogado de la brasileña contratada por Laporta en 2006.

La historia de Flavia, brasileña de 36 años, promete. Ésta vez sí, porque la de la cantante venezolana Yeisiey  fue un globo que se desinfló antes de empezar a subir. Todo mentira, ni musa del Barça ni amante de su presidente. (Ver vídeo) Pero esta vez parece haber más tela que cortar.

Por lo visto, en el club se sabía que Flavia, encargada de Protocolo y Relaciones Institucionales, mantenía una relación con Laporta. La Otra Crónica del diario El Mundo tuvo acceso a la documentación que forma parte de la demanda, y en ella se detallan los pormenores de la relación laboral y sentimental de ambos. Hoy, 'la favorita', como se la conocía entre los empleados del club, acude a un programa de television en Prime Time y promete hablar. Sexo y ambición en la noche de Cantizano, los viernes en 'DEC'.

Pero hoy, no sólo debe estar temblando Joan Laporta. También le deben pitar los oídos a Ferrán Soriano, vicepresidente del Barça hasta hace un año y que hoy preside la compañía Spanair. Según ha sabido Vanitatis, la brasileña tiene intención de echar tierra esta noche encima de Soriano ya que también presionó y amenazó a la joven para que dejara su puesto en el Barça. Él, por su cuenta, 'abandonó el barco' cuando se presentó la moción de censura.

La historia de la camarera y el fiestero

Joan y Flavia se conocieron en el Hotel Arts. Ella era la camarera que servía el catering que se servía en las reuniones semanales del club. Enganchó enseguida a Laporta. El 3 de abril de 2006 la joven recibió una oferta de trabajo del club azulgrana. Se trataba de un contrato temporal para atender "las solicitudes formuladas, entre otras, por fundaciones, hospitales, escuelas y ONG". En septiembre, dicho contrato era ya indefinido.

La joven tenía un sueldo de 2.541 euros mensuales, detalla La Otra Crónica, amén de los viajes que se hacía con el equipo, a los que también asitía la entonces mujer de Laporta, Constanza Echevarría, de la que lleva separado recientemente.

Pero llegó la primavera de 2008 y el socio barcelonista Oliart presentó una moción de censura contra Joan Laporta. Que la joven permaneciera en ese puesto institucional se convertía en una amenaza para el President y sus ambiciones. Las coacciones empezaron, pero la brasileña no cedió a ellas, y según Oyonarte, "el propio presidente le indicó que adelantara sus vacaciones". De todo ello hay grabación, cuenta el abogado.

Deprimida o readmitida

La moción de censura no prosperó por muy poquito, pero Flavia Massoli seguía siendo entonces un "estorbo para sus ambiciones" y a la llegada de la joven a Barcelona le hicieron firmar la baja voluntaria y el finiquito el 31 de julio. Uno de los escritos estaba fechado el 8 de ese mismo mes para que el documento cumpliese todos los plazos habituales. Todos estos documentos están a disposición judicial.

El abogado de Massoli ha contado a La Otra Crónica que la joven no demandó antes porque el entorno familiar de Laporta continuó presionándola, lo que le impidió ir a los tribunales en el plazo legal, un mes después de la baja. De hecho, las llamadas amenazantes habrían continuado en julio de este año y ahora la joven se encuentra deprimida y sin trabajo y lo que se pretende es que sea readmitida o que le paguen lo que le correspondería por despido improcedente.

El President  se ha ganado a pulso la fama de fiestero y mujeriego. A Joan Laporta le gusta presumir de cada uno de sus "fichajes" amorosos, como el de Sana Khouja, una mujer árabe a la que Laporta presenta como brasileña. El sabrá por qué. Fuentes cercanas aseguran que ahora "anda prendado de dos jovencitas a las que además tiene fichadas como empleadas en su club". Nunca se aprende.