Sonia Ferrer y Marcos Vricella, cara a cara en los juzgados por la custodia de su hija
  1. Noticias
tienen posturas irreconciliables

Sonia Ferrer y Marcos Vricella, cara a cara en los juzgados por la custodia de su hija

La presentadora y su aún marido han acudido ante el juez para solicitar una serie de medidas provisionales en relación a la custodia y manutención de su hija

Foto:

Sonia Ferrer y Marco Vricella se han visto las caras este miércoles en los juzgados de San Lorenzo de El Escorial de Madrid, donde ambos, acompañados de sus respectivos abogados, han solicitado una serie de medidas provisionales que la pareja deberá respetar hasta que se celebre el juicio de separación dentro de unos meses.

El punto clave de las posturas, hasta ahora irreconciliables, y sobre las que el juez tenía que decidir, son las que afectan a la custodia de su hija Laura, así como a la manutención de la pequeña.

La propuesta del cirujano para llegar a un acuerdo pasa por compartir la custodia de la niña de 5 años y fijar una cantidad para su manutención, extremo al que se niega la presentadora, que en su día alegó, que el trabajo de su hasta ahora marido, quien pasa consulta en varios puntos de España e Italia, imposibilitaba una guardia custodia de estas características. Por su parte, Marco se ha negado hasta ahora a acceder a las pretensiones económicas de Sonia, que según el cirujano son excesivas y revierten en su propio interés y no en el de su hija.

Desde que la presentadora decidiera separarse de su marido, tras su paso por el programa Mira quien Salta, donde conoció a su actual pareja, Álvaro Muñoz Escassi, la relación entre ambos se ha enfriado hasta tal punto que ha sido imposible llegar a un acuerdo previo antes de acudir a los tribunales.

Una guerra cruzada que ha vivido sus momentos más álgidos en la prensa del corazón, donde ambos han hecho declaraciones cargadas de reproches. Mientras Sonia aseguraba que su matrimonio estaba roto antes de su paso por el programa, Marco insistía en que la aparición de Muñoz Escassi fue la causa de su ruptura.

De nada le sirvió a la presentadora explicar que meses antes de irse a Canarias, donde se grabó el concurso, ambos habían acudido a un despacho de abogados para que les asesorase y que incluso llegaron a pedir cita en un prestigioso asesor matrimonial para superar la crisis que estaban atravesando. Marco no sólo lo negaba sino que aseguraba que su matrimonio iba bien y lo que pasó con Escassi fue una humillación pública.

La última declaración de Ferrer efectuada hace unos días no dejaba lugar a dudas. Sonia definía su último año como un infierno. Un infierno del que no saldrá hasta que se resuelva la custodia de su hija.

Sonia Ferrer
El redactor recomienda