Logo El Confidencial
LA OPERACIÓN RONDA LOS CINCO MILLONES DE EUROS

Jesulín vende Ambiciones a unos ganaderos argentinos gracias a Fernando Esteso

‘Pelotazo’ inmobiliario en la sierra de Cádiz. El extorero ha llegado a un acuerdo para la venta de su mítica finca por un montante que podría rondar los cinco millones

Foto: Jesús Janeiro en la finca de Ambiciones, en una imagen de archivo (I.C.)
Jesús Janeiro en la finca de Ambiciones, en una imagen de archivo (I.C.)

‘Pelotazo’ inmobiliario en la sierra de Cádiz. El extorero Jesús Janeiro Bazán, más conocido como Jesulín de Ubrique, ha llegado a un acuerdo con unos empresarios argentinos para la venta de la finca Ambiciones por un montante final que podría rondar los cinco millones de euros. Fuentes de toda solvencia que han participado en el proceso de negociación confirman a Vanitatis la transacción y aseguran que esa es la cantidad de la que partieron las conversaciones.

El acuerdo aún no está cerrado, pero los empresarios en cuestión, que se dedican fundamentalmente a la ganadería, han firmado con el exmatador un contrato de arras por la que han desembolsado una “cuantiosa señal” para sellar su compromiso. “Aún quedan flecos por negociar, que seguro que harán bajar un poco el precio final de la dehesa, pero el acuerdo es un hecho”, confirman a Vanitatis las mismas fuentes. Las negociaciones comenzaron hace unos meses y posteriormente se enfriaron, por lo que Jesulín se vio obligado a presionar con la firma del contrato de arras, algo a lo que acabarían cediendo los empresarios, a los que el extorero conoció gracias a la mediación del actor Fernando Esteso, con el que rueda en estos momentos la película Torrente 5, del director Santiago Segura.

Fernando Esteso durante el rodaje de 'Torrente 5' en la que participa Jesús Janeiro (I.C.)
Fernando Esteso durante el rodaje de 'Torrente 5' en la que participa Jesús Janeiro (I.C.)
"Fernando y Jesús se conocen desde hace tiempo, porque al primero le gustan mucho los toros. Ahora han coincidió en el rodaje de la película y han vuelto a retomar la amistad. En un momento dado, Jesulín le confesó que quería vender Ambiciones y fue entonces cuando Fernando le comentó que conocía a unos amigos argentinos que querían comprar una finca en España. Les habían enseñado varias en Extremadura y en Córdoba y cuando el actor les habló de Ambiciones acudieron a verla y les gustó. La situación geográfica fue un detalle de peso, porque se encuentra cerca de Sevilla y a la vez de la playa. Tuvieron varias reuniones y quedaron en que la venta se hiciera efectiva”, asegura a Vanitatis el representante de Fernando Esteso, Javier López, confirmando lo narrado por el resto de fuentes a este diario. María José Campanario ha negado esta mañana la información en Espejo Público, mientras López se reafirmaba en su testimonio, del mismo modo que la asistenta personal de Esteso confirmaba la operación a El programa de Ana Rosa. 

Aunque se desconoce la identidad de los compradores, este medio ha podido saber que, además de negocios relacionados con la ganadería, tienen intereses inmobiliarios en varios países y también en el mundo del cine, de ahí la relación con Esteso, que se llevará una comisión por la mediación. La compra de Ambiciones se cerrará probablemente en unas semanas. De lo contrario, los empresarios perderían la señal entregada.

La finca de Jesulín, que tantas tardes de gloria le ha regalado al cuore, cuenta con unas 300 hectáreas de terreno y está situada en el término municipal de Prado del Rey. Si se confirmase finalmente la transacción, y aunque el precio final no llegase a alcanzar los cinco millones de euros, la venta significaría un buen negocio para Jesulín de Ubrique, quien adquirió la propiedad en 1990 por sólo 90 millones de pesetas (540.000 euros). Por entonces “el torero de las mujeres”, como se le bautizó, era una máquina de hacer dinero. En 6 años llegó a facturar unos 24 millones. 25 años después de su momento de mayor apogeo, gran parte de ese dinero se ha esfumado. De ahí la venta.

Historia de un embargo

Ambiciones se convirtió hace mucho tiempo en un quebradero de cabeza para Jesulín de Ubrique. En abril del año 2012, saltaba la notica del embargo del usufructo de casi un tercio de la finca del torero por parte de la Agencia Tributaria. La razón: las deudas con el fisco contraídas por su padre, Humberto Janeiro, que se cifraron en 251.000 euros. El titular y único propietario de la dehesa es Jesús Janeiro, y así consta en el registro de la propiedad, tal y como ha podido confirmar este medio, pero este cedió el usufructo a su padre. De hecho, el único bien en propiedad que poseía Humberto era el usufructo de la finca Ambiciones, razón por la cual, ante sus deudas con el fisco, Hacienda tuvo que retenerlo a la espera de juicio.

Imagen de la finca de Ambiciones (I.C.)
Imagen de la finca de Ambiciones (I.C.)

Jesús Janeiro y María José Campanario en Ambiciones (I.C.)
Jesús Janeiro y María José Campanario en Ambiciones (I.C.)
La Agencia Tributaria puso a subasta el usufructo de ese tercio embargado, pero en junio del 2012 declaraba desierta la puja, según confirmaron fuentes de este organismo. Nadie presentó ninguna oferta en las dos convocatorias que se sucedieron en la mañana del miércoles 6 de junio en la sede de la Agencia Tributaria de Cádiz. La sala estaba vacía, únicamente había periodistas. En la segunda de las subastas se rebajó el precio hasta los 410.000 euros, pero aun así nadie quiso adquirir la finca. 

La subasta se celebró a pesar de que Jesulín de Ubrique había intentado que fuera declarada nula ya que, según su abogado, él habría acreditado que es "el verdadero y único titular de este derecho de usufructo". En un comunicado, el letrado del torero consideraba que la Agencia Tributaria estaba incumpliendo los plazos previstos por la ley en la tramitación de la tercería de dominio y advertía que Jesulín, "como propietario en pleno dominio y poseedor pacífico, se mantendría en la finca y el hipotético adjudicatario no podría entrar en ella". Al final el diestro tuvo que claudicar y fue él mismo quien hizo una oferta a la Agencia Tributaria para solucionar el asunto.

A pesar de que las aguas volvieron a su cauce, el coste de mantenimiento de Ambiciones es muy elevado y el matrimonio formado por Jesulín y Campanario decidió hace tiempo que lo mejor era vender la dehesa. Pero no lo han conseguido hasta que Fernando Esteso no ha mediado en el proceso.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios