La condesa de Ripalda, la madre y también padre de los Marichalar
  1. Noticias
INGRESADA POR UN ICTUS EN LA PAZ

La condesa de Ripalda, la madre y también padre de los Marichalar

Se quedó viuda en el año 1979, con seis hijos entre los 12 y los 21 años y una pensión de militar. Se propuso sacar adelante su casa y lo consiguió sola

Foto: Concepción Sáenz de Tejada, condesa viuda de Ripalda, en una imagen de archivo en Soria (I.C.)
Concepción Sáenz de Tejada, condesa viuda de Ripalda, en una imagen de archivo en Soria (I.C.)

Marichalar y su madre en la comunión de Victoria Federica (I.C.)

De la noche a la mañana Concepción Sáenz de Tejada se encontró en una situación triste emocionalmente y complicada económicamente.Viuda, con pensión de militar y con seis hijos con edades comprendidas entre los 12 y los 21 años. Se vioen la obligación de sacar adelante ella sola su casa. Tuvo un gran apoyo por parte de su familia y de los hijos mayores, Amalio y Ana.Supo llevar la economía familiar al milímetroy cuentan que, como cose muy bien, les hacía los vestiditos a los nietos en las bodas.

placeholder Concepción con su hijo Amalio Marichalar (I.C.)

Mujer de fuerte arraigo tradicional

El matrimonio con el VII conde de Ripalda duró 22 años. Se casaron el 31 de julio de 1957 en la ermita de la Vírgen de Tómalos, en Torrecilla de Cameros, en la provincia de La Rioja. Después se celebró ellunchen la casa solariega de su familia, donde todos son “señores de la Villa y Solar de Tejada”.Cuando Froilán tenía 12 años se le incorporó al rito del “señorío”. El Solar es la única institución nobiliaria que se transmite indistintamente por vía de varón o de mujer a todos los hijos, sean niños o niñas. Servir a Dios, al rey y a la patria, ese es lema que la condesa ha transmitido a sus hijos y que derivó en queJaime escriba siempre con tinta verde, cuyo significado tiene que ver con la primera letra de cada una de estas palabras palabra: Viva El Rey De España (VERDE).

placeholder La excondesa de Ripalda en Soria (I.C.)

Concepción, Concha para todos aquellos que tenían la suficiente confianza y señora condesa para el resto, era una mujer muy conservadora que siempre ha considerado el matrimonio para toda la vida.Se llevó un disgusto tremendo cuando Jaime y la infanta Elena se divorciaron, aunque a partir de ahí se convirtió en el mejor apoyo para su hijo. En los momentos más depresivos del duque la madre se trasladó al piso del barrio de Salamanca para estar con él mientras procesaba su separación.

Riojana de nacimiento, navarra de adopción, ha vivido siempre en Madrid con sus hijos, que iban abandonando el nido para casarse. Mantenía su piso deSoto de La Moraleja, que es junto con Sotogrande y Soria los lugares de encuentro de hijos, nueras, yernos y nietos los domingos y parte de los veranos. “Es el nexo de unión, una verdadera matriarca. A la casa de San Clemente en Soria van todos juntos, pero para Sotogrande, como es mucho más pequeña, se organizan las fechas. ‘Tú vas los primeros quince días, después tu hermano…’ y así van desfilando el resto de la saga. Y Concha feliz porque es una gran ama de casa yle encanta estar rodeada de los hijos”, narraban familiares de los Marichalar a Vanitatis. Cocinaba de maravilla y en los cumpleaños le hacía a cada uno su plato preferido, tradición que se extiende ahora a los nietos.

“La economía familiar ha sido su fuerte y en la época en que todos estaban en casa y no eran autosuficientes estiraba la pensión como si fueran millones”, relatan amistades de la condesa. Los hijos estudiaron en buenos colegios, salieron al extranjero y siempre han estados marcados por la autoridad absoluta de la jefa de la saga Marichalar,que tuvo que ejercer de madre y de padre a la vez. Toda una madre coraje.

Infanta Elena
El redactor recomienda