Logo El Confidencial
fue un rostro popular en la pequeña pantalla

Sonsoles Suárez, la pequeña fallera que triunfó en televisión

Volver al ‘espejo público’ en un funeral de estado. Hasta hace pocos días, cuando apareció en el funeral de su padre, poco se sabía de la periodista

Foto: Sonsoles Suárez junto a su marido, Paulo Wilson (Gtres)
Sonsoles Suárez junto a su marido, Paulo Wilson (Gtres)

Volver al ‘espejo público’ en un funeral de estado. Hasta hace pocos días, cuando apareció en el funeral de su padre, Adolfo Suárez, poco se sabía acerca de Sonsoles Suárez, que durante años fue un rostro habitual en la pequeña pantalla gracias, sobre todo, al programa Espejo Públic, que presentó hasta 2006 cuando este no era un formato diario. Muchos años antes, Sonsoles no era más que una niña que vivía el hecho de que su padre hubiese llegado a la presidencia del gobierno. Tanto lo vivió que llegó a ser ‘fallera mayor’ cuando no levantaba ni tres palmos del suelo. Corría el año 1977 cuando fue elegida Fallera Mayor infantil en la fiesta grande de Valencia. Por entonces, estudiaba 4º de EGB y declaraba al diario Levante que a su “papá” lo “veía poco”. El NO-DO de aquella época mostraba cómo la niña le ofrecía las flores a la Virgen ante la atenta y afectuosa mirada de su madre, Amparo Illana. El presidente, por razones obvias, no podía estar con ella en ese momento, pero estaba presente en cada una de las preguntas que le hacían algunos periodistas.

Todavía faltaban años para que se dedicase al periodismo y tuviese una trayectoria televisiva que finalizó por una delicada enfermedad que, afortunadamente, ha superado. Vanitatis intentó ponerse en contacto con varios jefes de Sonsoles durante su etapa de mayor popularidad en Espejo Público, pero declinaron hacer declaraciones sobre su “buen trabajo” aludiendo a la “privacidad” de la que siempre ha hecho gala. Sin embargo, su trayectoria empezó mucho antes del famoso programa de Antena 3. Con el gusanillo de la información en la sangre, Sonsoles se acabaría licenciando en periodismo en la facultad de Zaragoza.

El 12 de septiembre de 1992, previo a su éxito televisivo, se casó con José María Martínez Bordiú, el posteriormente famoso Pocholo,  en la capilla del monasterio de Piedra, en Zaragoza. A pesar de su carrera como personaje televisivo en todo tipo de programas, Pocholo jamás ha dicho una mala palabra sobre ella. “No tengo nada malo que decir. No hablo de ella por respeto. Siempre será la mujer de mi vida”, aseguró en un programa de Telecinco emitido en 2011. Bastaron dos años para que se dieran cuenta de que no eran compatibles y acabaran separándose.

Una carrera periodística marcada por la enfermedad

Sonsóles Suárez, durante una entrega de premios en 2006 (I. C)
Sonsóles Suárez, durante una entrega de premios en 2006 (I. C)
Mientras el matrimonio se rompía, la carrera periodística de ella empezaba a despegar definitivamente. En 1993 trabajaba como ayudante en Primer Plano, un programa de Canal +.  Pocos meses después, desde primeros de 1994, comenzaría a presentar Telenoticias en Telemadrid. Su rostro serio era idóneo para presentar informativos, pero todavía no era muy reconocida en la calle, más allá de ser la hija de Suárez. Esa popularidad llegó cuando, a partir del mes de julio del 95, sustituyó a Marta Robles al frente de A toda página. El programa, un calco del Gente de TVE, fue duramente criticado por el morbo de algunas de sus historias de la crónica negra, amparadas bajo el prisma informativo.

Sin embargo, la televisión acabó por no llenarla por completo. En 1998 abandonó el programa y se fue a Mozambique. Allí estaría durante tres años colaborando con la Comisión de Ayuda al Refugiado de la Fundación CEAR. Pronto llegaría la amenaza del cáncer, con todo lo que eso conllevaba en la familia Suárez. Su madre, Amparo, lo sufriría y acabaría falleciendo en 2001. Su hermana Mariam, diagnosticada mucho antes, cuando estaba embarazada y tenía 29 años, tampoco lo superaría y acabaría muriendo en 2004.Ese año, mientras trabajaba en Espejo Público, Sonsoles fue diagnosticada de cáncer. Lo llevó con positividad, ya que pese a los antecedentes familiares, no dejó que la enfermedad afectase a su trabajo y se sometió a una doble mastectomía y atajó la enfermedad.

Sin embargo, la enfermedad la ha acabado alejando en parte del periodismo, haciendo que se decante por la cooperación en ONGs. En 2000, durante un alejamiento temporal de la televisión, trabajó como cooperante en Mozambique, país donde nació el que se acabaría convirtiendo, con los años, en su segundo marido. El 18 de mayo de 2012 se casaba con Paulo Wilson en una boda civil que se caracterizó por la sencillez, al celebrarse en la más estricta intimidad. Pocos amigos fueron invitados, entre ellos Susana Uribarri, amiga y representante de la periodista. En su mayoría, las personas que acudieron al Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, donde se celebró el enlace, formaban parte de la familia Suárez Illana. Los únicos integrantes del clan que no pudieron asistir fueron Laura, hermana de la novia, recién operada de un tumor en el pecho, y el propio Adolfo Suárez.

Fue un día feliz para Sonsoles que, con un vestido diseñado por Rosa Clará, acudía a la celebración de uno de los días más felices de su vida. Con el pelo largo y con una imagen saludable, la menor de los hijos de Adolfo Suárez parecía encontrar la estabilidad amorosa y algo de paz en su vida. Pese a que profesionalmente ha aparcado su carrera televisiva, no serían pocos los españoles que, al verla estos días frente al féretro de su padre, se acordaron de aquella niña vestida de fallera de 1977; esa niña que, pese a todas las tragedias familiares, se convirtió en una mujer que vivió de primera mano algunos de los acontecimientos más importantes de la España de los últimos 37 años.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios