Barcelona, territorio sin ley para Piqué
  1. Noticias
LOS EXCESOS DEL JUGADOR A LOMOS DE SU COCHE

Barcelona, territorio sin ley para Piqué

Desde que Gerard Piqué se uniera a Shakira, el futbolista blaugrana no ha dejado de meterse en líos. La fama le desborda y su prepotencia se ha multiplicado con creces

Foto: Imagen del futbolista del Barcelona, Gerard Piqué, con la Ciudad Condal de fondo (Instagram)
Imagen del futbolista del Barcelona, Gerard Piqué, con la Ciudad Condal de fondo (Instagram)

Desde que Piqué unió su vida con la de Shakira, el futbolista del F.C. Barcelona no ha dejado de meterse en líos. La fama le desborda y su prepotencia se ha multiplicado con creces a tenor de las tropelías que realiza en los últimos años en Barcelona, cuidad que ha convertido en su propio coto privado.

El último ejemplo lo hemos visto esta semana. El jugador del Barça está acusado de una falta de respeto y desobediencia leve a la autoridad por la que será juzgado, ya que a la salida de la discoteca Catwalk del Puerto Olímpico se encaró con la Guardia Urbana que iba a multar a su hermano Marc. Según el diario La Vanguardia, el coche estaba estacionado en el carril bus y entorpecía la circulación de los taxis.

Algunas de las perlas que soltó el deportista son dignas de un titular. “Esta denuncia va a quedar en nada porque llamo a tu capo y me la quita”; “me estáis multando porque vais a comisión, porque no tenéis dinero”; “me tenéis envidia porque soy famoso”; “voy a hablar con tus jefes y se te va a caer el pelo”; “esta multa la va a pagar tu padre”; “sois una vergüenza, me da asco vuestro trabajo y la Guardia Urbana es una puta vergüenza”. Tras echar fuego por su boca, hizo una pelota con el papel de la multa y la lanzó al suelo.

Hasta la fecha, Piqué había gozado de muchas dispensas. Sus aventuras y desventuras por Barcelona ya son casi legendarias. Sobre todo con los paparazzi, sus mayores adversarios fuera del terreno de juego. A principios de septiembre de este año, Shakira y Piqué decidieron organizar una cena en un restaurante de la Barceloneta para celebrar el cumpleaños de William Mebarak, el padre de la cantante. En cuanto el jugador se percató de la presencia de algunos fotógrafos, dio rienda suelta a su lengua: “Me cago en tu madre, gordo con gafas”, le gritó a uno de los paparazzi. El profesional le contestó: “Que sepas que a cada cerdo le llega su San Martín”. La escena fue grabada por otro de los gráficos. Este tipo de enfrentamientos son el pan de cada día.

Los ‘rallyes’ por la Ciudad Condal

Lo de convertir a Barcelona en un circuito de Fórmula 1 también es algo habitual. Cuando está al volante de su Audi Q7 o de su Mercedes deportivo, que normalmente suele usar su pareja, todo el mundo se echa a temblar. Los profesionales gráficos firmaron hace dos años una carta conjunta contra el jugador en la que decían: "Piqué ha llegado a poner el coche a casi 200 km/h, se salta los semáforos en rojo cuando le viene en gana, se mete en calles en dirección contraria, conduce en zigzag poniendo en peligro a otros conductores y, cuando cree que se siente realmente acosado, al mismo tiempo que conduce llama desde el móvil a las autoridades pertinentes alegando que le siguen varios vehículos sospechosos".

Al jugador le ha dado también por llevar a su hijo Milan, de 19 meses, en sus propias rodillas mientras conduce sus coches. Hay multitud de fotos que lo demuestran. Los gráficos se quejan: “¡Qué casualidad que a Piqué nunca le lleguen las multas y a nosotros nos llegan todas!”, asegura uno de ellos a Vanitatis. “En algunas ocasiones nos ha llamado la propia madre de Piqué [Montserrat Bernabéu, jefa de la Unidad de Daño Cerebral del prestigioso Instituto Guttmann] para poner calma y solucionar las cosas”, dice otro.

Gerard Piqué
El redactor recomienda