Logo El Confidencial
Compañera del presidente de atresmedia

Consuelo García Píriz, la compañera de viaje de José Manuel Lara

Fue su mujer desde 1973 y lo ha acompañado hasta sus últimos días, siendo uno de sus grandes apoyos ante el cáncer de páncreas que el famoso empresario sufría

Foto: José Manuel Lara y Consuelo García Píriz (Gtres)
José Manuel Lara y Consuelo García Píriz (Gtres)

Según las amistades de los Lara, que conocían a José Manuel desde muy joven, “el chico” (que así le seguían llamando) tenía las mejores virtudes de su padre, el fundador del grupo Planeta, y las cualidades de su madre, María Teresa, una mujer intelectualmente muy válida que hizo de la familia el referente de los Lara Bosch. Un andaluz casado con una catalana que emigró a Barcelona, donde se crió el presidente de Atresmedia, fallecido este sábado, y sus tres hermanos. Nunca abandonó  las raíces del sur. De hecho, el padre nunca perdió el acento y presumía de ser de Pedrosa, el pueblo donde nació. Esas virtudes han sido compartidas con Consuelo García Píriz, con la que llevaba casado desde 1973 y que, hasta el último aliento, ha sido su compañera de viaje. "Es una mujer  muy inteligente, con una educación intelectual alta, muy preparada y eligió ser ama de casa", aseguran sus íntimos.

El día de su nombramiento como Hijo Predilecto de Sevilla (Gtres)
El día de su nombramiento como Hijo Predilecto de Sevilla (Gtres)

Acompañado por su mujer y con el recuerdo de su padre presente, José Manuel hijo, que se autodenominaba “cataluz”, se conmovió como nunca lo había hecho en público cuando recibió la medalla de Andalucía. Después del acto institucional se fue de celebración íntima con su mujer, Consuelo García Píriz, Mamer y Rafael Peralta, y Curro Romero y Carmen Tello. En ese almuerzo se volvió a emocionar al contar a sus amigos: “Lo que hubiera disfrutado mi padre de estar vivo.  Yo recibiendo esa distinción”. Los recuerdos y anécdotas del “viejo Lara”, fundador de Planeta, marcaron también la vida de sus descendientes y, ahora, la biografía del desaparecido empresario.

“José Manuel recibió lo mejor que se puede heredar: las referencias y valores ”, cuenta Paloma Gómez Borrero, que tuvo una gran amistad con el fundador del grupo. “A él lo conocía menos pero siempre me demostró un gran cariño. Le conté el gesto que su padre había tenido conmigo”. La periodista recuerda como, en una ocasión, el padre Lara estuvo dispuesto a pagarle un viaje a Japón para acompañar al Papa "si TVE no lo hacía”. Al final, se resolvió y no tuvo que financiar el desplazamiento. La familia vivía en un piso muy cerca del estadio de equipo de fútbol del Español y allí era donde recibían a los verdaderos amigos. Ni los padres ni JoseMa ni su mujer, Consuelo, han sido nunca de aparentar y algunos de esos íntimos recuerdan el Goya que había en la vivienda familiar y que mostraban de pasada a los que preguntaban por el cuadro.

Foto de los Lara en una boda familiar (gtres)
Foto de los Lara en una boda familiar (gtres)

Esta manera de vivir la aprendió también José Manuel Lara Bosch, el tercero de cuatro hermanos. “Era un hombre generoso, emprendedor, con visión de negocio, intelectualmente muy preparado y con ese olfato para saber si iba a funcionar un autor o no. Si la desgracia no hubiera irrumpido en la familia con la muerte repentina de Fernando, el hermano encargado de las riendas del negocio, José Manuel habría pasado desapercibido. Pero el destino lo colocó en primera línea de salida. Y como hizo su padre con su madre, María Teresa, a la que homenajeó entregando el premio Planeta el día de su santo y con la que creó un buen equipo, el hijo encontró una excelente compañera de viaje en Consuelo García Píriz

La extremeña que le robó el corazón

También hubo mezcla como en Ocho apellidos vascos, aunque en este caso menos llamativa que en el caso de los padres o de los protagonistas de la película. Consuelo nació en Extremadura y, por parte de madre la familia, provenía de estirpe ganadera. Tenían una finca colindante con los Peralta y, de hecho, José Pablo y su mujer, Lola, fueron quienes los presentaron. Lola y Consuelo estudiaban juntas en Sevilla y los encuentros con el joven Lara Bosch se hicieron cada vez más frecuentes. Así hasta la boda. Tuvieron cuatro hijos y Consuelo se convirtió en el motor de la casa. "No se entiende a José Manuel y el éxito profesional si no es con ella. Decía que su marido tenía que estar en los negocios y su papel en hacerle la vida fácil. Y así fue. Desde que le diagnosticaron el cáncer, Consuelo se hizo una experta. Hablaba con los médicos, estaba al tanto de todos los informes y los tratamientos. Miraba en internet todo lo relacionado con la enfermedad y, sobre todo y lo más importante, le daba "alegría”, aseguran sus íntimos.

Lara, junto a la infanta Cristina (Gtres)
Lara, junto a la infanta Cristina (Gtres)

El matrimonio y los cuatro hijos vivían en la zona alta de Barcelona, en el barrio de Pedralbes, muy cerca del domicilio de los Urdangarin Borbón, con los que mantenían y mantienen una buen y sólida relación. “Y siguen así porque Consuelo considera que los amigos deben serlo para lo bueno y lo malo”, apuntan. Y por eso no hubo dudas cuando enviaron la  invitación al matrimonio, hoy imputado, para que asistiera a la boda de Pablo Lara y Anna Bufrau hace dos años. En aquel momento, los duques de Palma ya eran los “apestados”, pero no así para el empresario y su mujer.  

Para Consuelo, la amistad y la familia son sus pilares fundamentales. Cuentan que mantenía una excelente relación con su suegro, al que a veces acompañaba al palacio de la Zarzuela cuando había alguna recepción. Mamer Peralta relata una anécdota que marca la manera de ser de la viuda: “Mi hija estaba estudiando en Toulouse (Francia) y cuando llegaba a Barcelona no enviaba a nadie a la estación a recogerla. Iba ella personalmente, dormía en su casa y al día siguiente me llamaba para decirme:  “La niña ya está en el avión y en un rato la tienes en Sevilla”.

En la boda de su hija, Ángela Lara, y Sergi Fernández (Gtres)
En la boda de su hija, Ángela Lara, y Sergi Fernández (Gtres)

Aunque es extremeña, Andalucía forma parte de sus raíces y Sevilla la ciudad en la que conoció a su marido. Ninguno de los dos era feriante al uso, aunque en Semana Santa y en la Feria de Abril solían bajar a la finca de Mairena de Arcos, donde recibían a las amistades que sí lo eran. Ha sido siempre uno de los lugares de encuentro de la familia y donde la pareja disfrutaba  de los hijos y de los nietos. “A los dos les gustaba ver a los niños; cómo montaban a caballo, cómo lo pasaban de bien... y Consuelo siempre estaba pendiente de todo. La casa es preciosa, pero igual que la de S´Agaro en la Costa Brava, nada ostentosa, muy de familia”. A Consuelo le han horrorizado los palmeros y pelotas que se le acercaban por aquello de adorar el santo por la peana. “Si Lara tenía ese sexto sentido para los negocios, ella detectaba a los pelotas enseguida. Era muy educada pero no les daba cancha y José Manuel ironizaba con  lo que él llamaba 'el detector de metales de Consuelo”.

Mujer inteligente, de fuerte carácter ha sido la mejor compañera de viaje del gran editor

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios