Logo El Confidencial
LA PELETERA AMIGA DE FELIPE GONZÁLEZ Y ZAPATERO

Elena Benarroch abre las puertas de su atelier

Se define como “una niña rebelde” que “solía hacer lo contrario de lo que le pedían”. Así, le dijeron que estudiara una carrera y ella se dedicó al diseño de pieles. Ya lleva 35 años al pie del cañón

Elena Benarroch nació en Tánger, y a los pocos años la familia, de origen judío, se estableció en Madrid. Abrió su primera peletería en la calle Zurbano en 1979 y 35 años después sigue al pie del cañón. Sus dos hijos, Yael y Jaime Barnatán, se incorporaron hace un tiempo al negocio familiar. La niña vive en Nueva York con sus dos hijos y tiene una línea propia que se vende muy bien. "Yael lleva toda la expansión desde allí y Jaime se encarga de los temas de comunicación, imagen y el lanzamiento de una línea deportiva con la marca de la casa”, declara orgullosa la peletera.

Aunque tiene su sede en Madrid, Benarroch viaja continuamente a Nueva York, sobre todo para ver a los nietos: "Estoy tonta con ellos. Son maravillosos…". Aclara que no cierra su tienda y que no tiene previsto irse a vivir al extranjero y que mantiene su casa de Marbella, donde en verano monta su cuartel general.

Todos estos años en la profesión le han servido para saber que a veces se está arriba y otras abajo, profesionalmente hablando: "La crisis nos afecta a todos y lo que hay que hacer es adecuarse a esos momentos". La peletera fue una de las primeras que reconvirtió las pieles para que fueran más ponibles. "Los abrigos de piel eran para señoronas y las jóvenes no los utilizaban ni de broma. Lo que hice fue modernizar diseños y hacerlos mucho más llevaderos", asegura la de Tánger.

La peletera Elena Benarroch (Fotografía: Javier Martínez Tomás)
La peletera Elena Benarroch (Fotografía: Javier Martínez Tomás)

Pero no solo hay pieles en su tienda. En un mostrador se encuentran las joyas que diseña Felipe González, al que propuso venderlas en su establecimiento, algo que le pareció muy bien. "Felipe es una de las personas más inteligentes que conozco. Es un privilegio escucharle hablar y creo que en estos momentos se le debería escuchar mucho más". Lo curioso es que también mantiene una excelente relación con Zapatero. Durante el tiempo que estuvo de presidente, Benarroch fue la encargada de vestir a Sonsoles, aunque matiza: "Lo que hacía era asesorarla. Ella tiene un gusto estupendo y sabe lo que le sienta bien y lo que no. Elegía modelos y me pedía mi parecer. Nada más". Con Felipe y Carmen Romero continúa viéndose a pesar de su divorcio. "Con los amigos no hay que tomar partido. Hay que estar".

Su padre, matemático, filósofo y farmacéutico, quería que su hija Elena estudiara una carrera, pero ella se empeñaba siempre en hacer lo contrario de lo que se le decía, así que se dedicó al diseño de pieles. "Yo fui una niña rebelde, pero en mi casa nunca me castigaron. Mi padre, al que he adorado desde que nací, fue una persona con un talante liberal impresionante. Decía que cada uno teníamos que asumir nuestra responsabilidad y, por lo tanto, el castigo no servía para mucho. Yo no tenía hora de llegar a casa y era la envidia de las amigas, porque ellas sí tenían horario. Aún así, no recuerdo haber hecho ninguna pifia gorda".

La peletera Elena Benarroch (Fotografía: Javier Martínez Tomás)
La peletera Elena Benarroch (Fotografía: Javier Martínez Tomás)

Estudió en el Liceo Francés, donde también lo hicieron las Koplowitz, Miguel Boyer, las hermanas Ana y Loyola de Palacio y su compañero y amigo del alma Miguel Bosé. "Miguel y yo mantenemos una relación absolutamente fraternal. Recuerdo su casa de Somosaguas… toda blanca y siempre llena de amigos. Se cocinaba pasta y daba igual que fuéramos uno que ochenta. Tengo recuerdos preciosos de aquella época", confiesa Benarroch. La peletera cuenta que Miguel "está feliz con sus cuatro niños". El cantante tiene dos hijos de madre subrogada y su pareja, otros dos por el mismo sistema de adopción.

La casa de Elena también es de puertas abiertas para sus amigos, que llegan de todas las partes del mundo. Sus fiestas eran sonadas y lo mismo aparecía Felipe González que Bibiana Fernández, la panda de Pedro Almodóvar, Chavela Vargas y, por supuesto, Isabel Preysler, una de sus grandes amigas: "Lo está pasando mal, pero se va a recuperar, porque es muy fuerte".
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios