¿Edificio Millenium o 13 Rue del Percebe? Los líos de la comunidad más exclusiva de España, a los tribunales
  1. Noticias
guerra en los juzgados

¿Edificio Millenium o 13 Rue del Percebe? Los líos de la comunidad más exclusiva de España, a los tribunales

Ancelotti, los Alcocer o los Villar Mir se cruzan en el rellano del edificio, en la Puerta de Alcalá. La comunidad es elitista como ninguna, y, sin embargo, en ella cuecen las mismas habas que en otras

Foto:

En el número 2 de la Plaza de la Independencia de Madrid un águila vigila a todos los peatones. Allí se alzael edificio Millenium, una de las comunidades más exclusivas de España, donde viven desde losGervás, dueños de Mahou, hasta la hija deVillar Miro el entrenador del Real Madrid, CarloAncelotti,y donde Alberto Alcocer tiene varios pisos.Un edificio con gimnasio,spa, piscina, salón social y garaje, con entrada de servicio y en el que los coches de alta gama con conductor se suceden. Sin embargo, no todo son caviar y rosas. La comunidadmás exclusivaes tambiénla casa de los líos.

En los bajos de este edificio cohabitan los hermanosGuzmán, dueños de una tienda de trajes que libra su particular David contra Goliat frente a los propietarios del Millenium. Una guerra que dura ya varios años, en la que los Guzmán están empleando tiempo y dinero para derrocar a la comunidad de la que forman parte. Hace dos semanas emprendieron su última ofensiva. Fue en el juzgado número 4 de lo contencioso administrativo de Madrid.El 16 de abril presentaron una demanda enumerandolas irregularidades del edificio Millenium.Una denuncia a la queVanitatisha tenido acceso.

Dotado con todo tipo de comodidades, la octava planta del Millenium está diseñada para hacer la vida social del edificio. Esta planta da acceso a la azotea, donde hay una piscina. Sin embargo, está cubierta de tierra a la espera de resolución judicial. “No está permitida la construcción de piscinaspor el nivel de protección del edificio”, se puede leer en la demanda de los Guzmán. También se recuerda que el gimnasio tampoco “está permitido”. Primero por el citado nivel de protección del edificio y segundo porque el techo es de 2,05 metros y no de 3 como marca la ley.

El edificio, además, tal y como denuncian, ha aumentado su altura con las reformas e incumple la ley para hacer plazas de garaje. Según sus estimaciones, debería haber “124 plazas de aparcamiento. Sin embargo, solo se ha autorizado la construcción de 26”. Pero¿por qué los Guzmán han querido poner en aprietos a sus vecinos? ¿Cuál es la razón de esta vendetta?

Diez años en el edificio

Empecemos por el principio. Los hermanos alquilaron en el año 2005 el local ubicado en el número 2 de la calle Serrano a su propietario en ese momento, Allianz. Con un contrato hasta 2020, las condiciones arrendatariasse mantuvieron con la llegada de Ponte Gadea, la inmobiliaria de Amancio Ortega, que compró el inmueble posteriormente. Sin embargo, los problemas comenzaron cuando el Grupo Millenium decidió restaurar el edificio y convertirlo en la comunidad más exclusiva de España.

Tal y como adelantó el diario ABC, losGuzmán libran una guerra desde hace meses. Una guerra en la que, de momento,cada parte ha ganado alguna batalla. Los primeros consiguieron que la constructora no les quitara una parte del local para construir un ascensor. Por su parte, Millenium hizo que les precintaran varias zonas de almacenaje de la tienda, así como impidieron que pudieran instalar aire acondicionado. Todo vale en la 13, Rue del Percebe.

Presumir de casa

Millenium se dedica a la restauración y construcción de edificios de lujo a lo largo del mundo. Sus últimos proyectos los han desarrollado en Tailandia o Vietnam. Por eso, quisieron que Madrid tuviera un edificio de lujo en el centro de la capital, quealbergara los hogares de los apellidos más importantes de España.

De esa misión se encargóBeltrán Gómez-Acebo, quien se llevó una comisión millonaria a cambio de vender los pisos a españoles de carteras abultadas.Carlo Ancelotti es, probablemente, el vecino más mediático de la comunidad, a pesar de sus discretos compañeros de escalera, que prefieren el anonimato. Dos veces ha salido en prensa la casa que el entrenador del Real Madrid comparte con su mujer,Mariann Barrena, frente a la puerta de Alcalá. La primera fue en la revistaVanity Fair; la segunda, la semana pasadaen¡Hola!

Esta publicidad bienintencionada del edificio indigna a los hermanos Guzmán, que ven cómo tienen que luchar con unos arrendatarios que les quieren echar, a pesar de que, tal y como explican aVanitatis, tienenun contrato de alquiler hasta 2020. Tal es la frustración de los empresarios que el pasado 16 de abril presentaron la enésima demanda en el juzgado de lo contencioso-administrativo número 4 de Madrid, en la que enumeran todas las irregularidades de un edificio cuyometro cuadrado tiene un coste de 8.000 euros, según los expertos.

Precio de alquiler

El contrato de arrendamiento de los Guzmán fija que cada cinco años se revise el precio de alquiler. Este año toca y, tal y como explica uno de los hermanos en conversación telefónica conVanitatis, “quieren triplicar el precio con una estimación que no es real”. Según su versión, cuentan más metros cuadrados de los que tiene útiles el local para subir el precio.

La subida del alquiler se la comunicaron a través de un burofax, al que este medio también ha tenido acceso. “El próximo 15 de abril se cumple la décima anualidad del contrato de arrendamiento”, explica el burofax. Más adelante, aseguran que, según la tasación hecha por Valtecnic –entidad tasadora del Banco Popular–, el arrendamiento debería subir hasta los“29.960 euros”mensuales, el triple de lo que pagan, por “280 metros”.

La empresa que emite el documento, Locales Independencia S.L., les da un mes paramanifestar su desacuerdocon esta cantidad en caso de que “una sentencia firme [determine] que tienen menos metros cuadrados”. De momento, parece que lo único claro es que la rehabilitación del edificio de la Plaza de la Independencia ha triplicado el valor del suelo de la zona.Y que, a pesar de ello, en todas las comunidades cuecen habas.

Vanity Fair Carlo Ancelotti
El redactor recomienda