Logo El Confidencial
juntos

Los hijos de Vargas Llosa cierran filas en torno a Patricia

Los tres se reunieron con su madre en Madrid para pasar el fin de semana. Publicaron la foto en las redes sociales, para que quedara constancia

Foto: Patricia junto a sus tres hijos y dos de sus nietas (Twitter)
Patricia junto a sus tres hijos y dos de sus nietas (Twitter)

La familia de Mario Vargas Llosa (79 años) se posicionó junto a Patricia Llosa desde el primer momento. "Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados", escribió la mujer del nobel tras las fotografías que confirmaban la relación de su marido con Isabel Preysler. Sus tres hijos apoyaban a Patricia en un momento tan difícil, y lo siguen haciendo ahora.

Tal y como se puede ver por una fotografía publicada por Susana Abad, nuera de Vargas Llosa, Álvaro, Morgana y Gonzalo se organizaron para pasar en Madrid el fin de semana junto a su madre. Los tres hijos viajaron hasta la capital con sus familias para estar con Patricia.

Todos se alojaron en la casa de la calle Flora propiedad del matrimonio Vargas Llosa. Esa es una de las viviendas que Mario y su mujer compraron por todo el mundo y de la que el nobel salió tras confirmar su relación con Preysler para irse a vivir a un apartamento del Eurobuilding. 

Según explica ABC, los tres hijos de Patricia esperan reunirse con Vargas Llosa en las próximas horas para conocer los motivos que le han llevado a cortar con su madre. Tal y como recoge el diario en su versión web, Patricia no entiende las razones que han llevado a su hijo mayor a conservar la relación con el premio Nobel.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

Molestos también en casa de Preysler

No solo los hijos de Mario están molestos con la nueva relación de su padre. Tal y como ha publicado Vanitatis, Ana Boyer no ve con buenos ojos la rapidez que se ha dado su madre en rehacer su vida. 

La irrupción del escritor peruano ha supuesto un duro varapalo para la joven, que no ha dudado en oponerse a su progenitora en algunas cuestiones. Por ejemplo, en lo relativo al dinero que Boyer dejó para pagar labores de intendencia, como el sueldo de los empleados de la mansión madrileña de Puerta de Hierro, conocida como Villa Meona u otros gastos de la vivienda.

Al parecer, Ana habría exigido a su madre que si Vargas Llosa se instala finalmente en esta casa, ella debería recibir la cuantía que su padre Miguel dedicó al mantenimiento de la misma. 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios