Trinidad Jiménez cuelga la chupa de cuero: así es su vida fuera del Congreso
  1. Noticias
incógnitas sobre su nueva trayectoria

Trinidad Jiménez cuelga la chupa de cuero: así es su vida fuera del Congreso

Tras quince años en el mundo de la política, se retira. 'Vanitatis' se puso en contacto con la socialista, que por ahora prefiere no hacer ningún tipo de declaraciones. "No quiero darle importancia", ha dicho

placeholder Foto: Trinidad Jiménez, durante una presentación en 2010 (Gtres)
Trinidad Jiménez, durante una presentación en 2010 (Gtres)

Trinidad Jiménez se va. La que ha sido una de las políticas más carismáticas de la escena política dice adiós al Congreso, las tribunas y las ruedas de prensa atiborradas de flashes y cámaras. Este jueves por la mañana, y antes de que se hiciesen públicas las listas del PSOE al Congreso en las que ella ya no figura, la exministra de Exteriores comunicaba que "por decisión personal" y tras quince años en el mundo de la política se retira. Vanitatis se puso en contacto con la socialista, que por ahora prefiere no hacer ningún tipo de declaraciones. "No quiero darle importancia. Voy a permanecer en el Congreso hasta finales de diciembre y quiero seguir trabajando con normalidad. No quiero que esto se convierta en una despedida", decía en conversación con este portal.

Tras el adiós, las posibilidades se multiplican para una mujer que siempre ha destacado por su faceta humana y una sonrisa que parecía tatuada. Buena amiga de Jesús Vázquez (se la pudo ver junto a él en la fiesta de su 50º cumpleaños o en el funeral de Zerolo) o Boris Izaguirre, la que fuese ministra de Sanidad y Asuntos Exteriores y Cooperación con Zapatero tendrá más tiempo que dedicar a su 'marido motero', el cámara Miguel Ángel de la Fuente. Ambos se conocieron en un viaje oficial realizado en 2008 al que él acudió como reportero gráfico y ella como secretaria de Estado para Iberoamérica. Aventurero curtido en mil batallas gracias a su periplo por las guerras de Irak, Afganistán y la antigua Yugoslavia, conflictos que él registró con su cámara, ahora puede que ambos compartan otro tipo de aventuras. "Seguro que haga lo que haga, será movido. Es enemiga de lo sedentario", aseguran a este portal personas de su círculo.

Su boda con De la Fuente, una de las más comentadas de los últimos años, se celebró en la Casa de la Panadería de Madrid el 28 de julio de 2013. Todavía se recuerda su vestido de Missoni y su pamela enorme, posando para las cámaras con la madrileña Plaza Mayor a sus espaldas. En lo que a la indumentaria respecta, su estilo es "diferente", según la periodista Carmen Olalla. "Con la foto de candidata de la chupa de cuero demostró que era diferente a los demás, fue un soplo de aire fresco y de normalidad. Es cierto que no siempre acierta –su vestido de novia seguramente no era de lo más adecuado, aunque sí era muy 'ella'–, pero a veces es mejor pasarse que no llegar. Después de todo, esa imagen la seguimos recordando hoy…", dice refiriéndose a la característica chupa de cuero que se convirtió en uno de sus grandes rasgos distintivos y protagonizó varios titulares.

"Si no puedes ser elegante, sé extravagante"

El estilo de Trinidad dice mucho acerca de la persona que es. Para muchos de los que la conocieron en sus primeros años en Madrid, ciudad a la que se mudó, o la han visto de conciertos, como buena fan de la música que es, "su ropa y su forma de hablar con los característicos seseos" la han convertido en una de esas políticas reconocibles para todos. Según Carmen Olalla, Trini, como la llaman los más cercanos, es una "defensora de la frase: Si no puedes ser elegante, sé extravagante. Ella no llega a ser extravagante, pero tampoco se censura a la hora de vestirse. ¿Quién dijo que el traje de chaqueta era el único uniforme posible para una política?".

Cuando era una niña, Trinidad fue "un ejemplo" para su padre, el magistrado del Tribunal Supremo José Jiménez Villarejo. La tercera de los hijos del juez. "Su afán de superación ya era visto como único en aquellos años de la Movida", cuentan algunos de los que la han tratado. Con apenas 21 años fundó la Asociación de Estudiantes Socialistas, después fue monitora en Brighton, trabajó en una revista jurídica y luego en una ONG. "Era inquieta y lo sigue siendo a día de hoy", aseguran.

De cañas por La Latina

De su matrimonio con un diplomático es más complicado conseguir declaraciones. Juan Herráiz, diplomático de profesión, estuvo presente en su vida hasta el año 1995, momento en el que se divorciaron. Poco o nada ha trascendido sobre la relación que mantuvieron, aunque es de suponer que han seguido cruzándose en más de una ocasión, ya que él trabajó durante un tiempo en el mismo ministerio. Por aquel entonces había salido a la luz que ella suspendió el examen de diplomatura al que se presentó junto a él poco tiempo después de licenciarse en Derecho. Mientras que Herráiz aprobó y fue enviado a África, ella solo pudo acompañarle ejerciendo un discreto papel de consorte. "Aquel continente le apasionó, pero nunca dejó de ser una buena conocedora de la vida madrileña, tal y como se dijo cuando se presentó a la alcaldía de Madrid", cuentan recordando aquel episodio, cuando se enfrentó a Ruiz Gallardón, su primo para sorpresa de muchos, en la lucha por obtener la alcaldía de Madrid. Sin duda, aquella fue la mayor "decepción" de su carrera, según ha contado ella misma alguna vez.

Con Miguel Ángel de la Fuente ha disfrutado, precisamente, de las delicias de la capital siempre que les ha sido posible. Es habitual verles de cañas en La Latina y compartiendo su pasión por el motor, además de dar largos paseos por el Barrio de Las letras. Ahora comienzan una nueva vida en la que ella va a poder disfrutar de más tiempo si no se convierte, como se insinúa en ciertas tribunas mediáticas, en tertuliana televisiva, ese perfecto lugar de reciclaje para los políticos.

Hace no mucho aseguraba a la revista Elle que desde que cumplió cierta edad (tiene 53 años) el amor es "mejor que cuando eres joven". Tal vez sea ahí donde se pueden buscar las razones por las que esta rubia de eterna sonrisa ha abandonado un mundo, el de la política, que se compone de guiños y gestos. Ella, que se ha convertido en todo un personaje para miles de españoles, pareció entenderlo desde el principio.

Trinidad Jiménez Ayuntamiento de Madrid PSOE Boris Izaguirre Missoni Alberto Ruiz-Gallardón
El redactor recomienda