Logo El Confidencial
Están de visita en Perú

Las fotos de Vargas Llosa y Preysler que Isabel nunca aprobaría

La pareja se encuentra estos días por tierras peruanas. Aprovechamos su paseo por la localidad de Arequipa para mostrar el álbum de fotos que la Preysler nunca autorizaría

Foto: Preysler y Vargas Llosa en un fotomontaje de Vanitatis.
Preysler y Vargas Llosa en un fotomontaje de Vanitatis.

La realidad siempre es más fea que las portadas del papel cuché, que las vidas en Instagram y que los folletos de las agencias de viajes. Eso es así. Y las fotografías que hemos visto del viaje por Perú que estos días realizan el premio Nobel de Literatura y la mujer que más portadas ha ocupado en los últimos 50 años, vuelven a recordarnos que la realidad siempre supera la ficción y que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Isabel Preysler (66) y Mario Vargas Llosa (81) ya no son ningunos chavales por mucho que el Photoshop, a veces, trate de engañarnos el ojo. El paso del tiempo se ha dejado notar con toda su crudeza en unas fotos que, por su desnudez y ausencia de filtro, dejan patentes lo que los bisturíes son incapaces de eliminar definitivamente: barriguitas prominentes, arrugas difíciles de disimular, bolsas en los ojos, dobles papadas... El tiempo es cruel, pero las fotografías lo son más. Veamos algunos ejemplos en estas imágenes de su paseo por la localidad peruana de Arequipa.

FOTO Nº 1: La maldición de la doble papada
¿Qué hay de malo en esta foto? Prácticamente todo: una audiencia aburrida que se intenta aliviar la desgana con el móvil, un gesto excesivamente circunspecto (en plan, '¿me he dejado la luz encendida?' o incluso '¿ganará Elettra 'GH VIP'?), una papada que se superpone a otra, unos brazos apoyados sobre su propia convexidad… Todo mal.

Mario Vargas Llosa. (Gtres)
Mario Vargas Llosa. (Gtres)

FOTO Nº 2: El turbador misterio de la puerta abierta
¿Qué hay de malo en esta foto? Para empezar esa puerta que no se sabe si vienen o se van, si lleva a una dimensión desconocida o si es un punto de escape en plan Neo en 'Matrix' por si la prensa se pone pesada. A ese enigma se suma una escena en la que Llosa luce barriga XL, americana extralarge y libreta-bolso, e Isabel tira de gafa de sol amplia para ocultar líneas de expresión. Aunque lo que consigue es que desviemos la mirada hacia el cuello y las manos. Error. Por cierto, hemos visto acordeones con menos fuelle que el pantalón de Mario.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)


FOTO Nº 3: La pose ‘¿Qué me estás contando?’
¿Qué hay de malo en esta foto? Precisamente el nombre de la pose ya lo dice todo: esta forma de retratarse es malvada en su origen y es completamente imposible que le quede bien a nadie. Poner cara de ‘me interesa bastante (poco) lo que me cuentas’ suele ir acompañada de una caidita de boca (en el caso de Llosa) o cara de estupefacción (en el caso de Isabel). Las ojeras en ella y la barriga en él seguramente sean lo más destacable (para mal) de la imagen.

FOTO Nº 4: El típico 'Yo, a mi rollo'
¿Qué hay de malo en esta foto? La posición de los elementos deja muchas (demasiadas) preguntas abiertas: ¿por qué están tan distanciados? ¿Están echando una carrera? ¿La Preysler no puede seguir el ritmo de Vargas 'Usain Bolt' Llosa? ¿Se posiciona como concursante de 'Supervivientes'? ¿Debería Isabel practicar las caminatas Rajoy? ¿Han discutido? ¿El inicio de una crisis? ¿Se separan? A favor: la distancia rejuvenece a Isabel.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)


FOTO Nº 5: El extraño caso de la perspectiva desacertada
¿Qué hay de malo en esta foto? De nuevo la posición de los elementos vuelve a jugar una mala pasada a la pareja logrando el llamado 'efecto Elfo-Hobbit’, también conocido como ‘Tip y Coll’. En esta instantánea Isabel parece mucho más alta que su novio, como si tuviera un problema de gigantismo o el escritor de enanismo, cuando ambos son de similar estatura (al menos con tacones). También le da (a él) un aire de desvalido, de niño en primer día de cole. De nuevo las bocas abiertas. Mal.

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. (Gtres)

Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios