Claves de experta para elegir tocados y peinados en tu boda
  1. Novias
ideas y tendencias

Claves de experta para elegir tocados y peinados en tu boda

¿Estás decidida a llevar el pelo suelto en tu boda, pero no sabes cómo? Te damos unas ideas de tocados y peinados para que presumas de melena en tu look nupcial

Foto: Son muchas las formas en las que una novia puede llevar el pelo suelto, por ejemplo, con sombreros. (Fotogradía de olcay ertem para Unsplash)
Son muchas las formas en las que una novia puede llevar el pelo suelto, por ejemplo, con sombreros. (Fotogradía de olcay ertem para Unsplash)

El vestido es el secreto mejor guardado de toda novia en su gran día. La búsqueda del diseño ideal es un proceso complicado al que se dedica mucho tiempo, pero también mucha ilusión por parte de la protagonista y quienes le acompañen en esta tarea. No en vano, para construir el look nupcial definitivo son necesarios otros elementos como los zapatos, los accesorios, el maquillaje y, no menos importante, el peinado. Aspectos en los que también conviene invertir el tiempo suficiente.

La elección del peinado de novia idóneo, a menudo, está condicionada por el tipo de velo o accesorio que la novia desee lucir en su gran día, sin embargo, hay quienes lo tienen claro y piensan que, más allá del complemento que adorne su cabeza, quieren llevar la melena suelta. Habitualmente las novias optan por recogidos -ya sean moños, trenzas o coletas- o semirecogidos para dar más importancia al vestido, pero hay muchas formas de lucir el pelo suelto y que ambos encajen perfectamente.

Coronas de flores

El auge de la tendencia boho en el sector nupcial ha propiciado el uso de las coronas de flores. Tanto es así que toda novia que se decanta por un tocado de este estilo con la melena suelta pasa a enmarcarse dentro de esa estética boho que, a buen seguro, será visible en todos los aspectos de la boda. En este sentido, las opciones son muchas y diferentes, ya que se puede apostar por añadir un toque de color a través de las flores o elegir una corona formada de pequeños ramilletes blancos.

De la misma manera, la forma en la que se puede peinar el cabello será clave en el resultado final. Hay quienes prefieren hace gala de un look más informal y parecido al que llevan en su día a día con raya en medio y pelo liso y hay quienes quieren darle a su aspecto una nota de glamour apostado por la raya a un lado y ligeras ondas.

Diademas de plumas

El glamour es precisamente el protagonista en aquellos looks nupciales compuestos por un vestido vintage de inspiración años veinte y una diadema de plumas. Un tocado atrevido, pero absolutamente sofisticado y original con el que cualquier novia derrochará la elegancia propia de aquella década, pero en la época actual. De igual forma que las coronas de flores, existen multitud de modelos en el mercado que, sobre todo, varían en su tamaño: de las más grandes a las más discretas.

En cuanto al pelo, lo ideal en estos casos será optar por un peinado similar al estilo del look nupcial en general. Bucles pequeños, pelo liso ligeramente bob o semirecogidos que hagan a la diadema en cuestión acaparar todas las miradas. Eso sí, lo mejor ante tocados tan llamativos, es decantarse por joyas pequeñas.

Tocado posterior

De entre todas las propuestas que podemos encontrar en lo que respecta a llevar la melena suelta en una boda, el tocado posterior se corona como una de las más utilizadas. La mejor forma de dar relevancia al cabello, mientras que se despeja el rostro, son los tocados posteriores porque, además, son funcionales. Gracias a ellos, podremos insertar el velo en nuestro pelo sin necesidad de tener que recogerlo obligatoriamente en un moño bajo como suele ser costumbre.

Lo habitual es incluir el tocado de tal manera que la melena se divida en dos partes a través de algún tipo de semirecogido que respete el largo natural del pelo. En lo que respecta a modelos y diseños, podemos encontrarlos de pedrería, de flores, coloridos, en tonos neutros, con horquillas incluidas, con trabillas...

Pequeños detalles

Presumir de melena, pero sin ornamentarla en exceso es posible, si optamos por los pequeños detalles. Esto no significa otra cosa que priorizar el peinado en sí mismo: cabello liso, ondas al agua, un semirecogido con una sutil trenza... y añadirle elementos como un broche de pedrería en uno de los lados, horquillas con forma de flor, mariposa o cristales distribuidos a lo largo del pelo; todo es factible en esta fórmula de belleza nupcial elegante y de absoluta tendencia.

Novias con sombrero

Impensable hace unos años, pero una realidad hoy en día ver a novias con sombrero en su boda. Un accesorio por el que cada vez se decantan más mujeres que saben lo mucho que puede elevar un atuendo nupcial. Especialmente pensados para bodas civiles en las que se opte por un conjunto o vestido de novia más sencillo y queramos hace protagonista al sombrero que podrá ser con o sin rejilla, confeccionado en rafia o tela, tipo pamela, fedora, cordobés...

En definitiva, llevar la melena suelta es una opción tan válida como cualquier otra con la que te verás espectacular. Elijas el tipo de peinado y/o tocado que elijas, lo importante es que no te disfraces, vaya acorde a tu propia personalidad y, sobre todo, te resulte lo más cómodo posible para que disfrutes de tu día al máximo.

Bodas Tendencias de belleza Tendencias
El redactor recomienda