María Concepción Sáenz de Tejada, madre de Jaime de Marichalar, ha fallecido este jueves en torno a las nueve de la noche tras sufrir hace unos días un ictus cerebral, que la ha mantenido ingresada en el hospital madrileño de La Paz. Fuentes familiares confirman a Vanitatis la noticia de su fallecimiento. El funeral de la condesa vuida de Ripalda se celebrará este sábado y, probablemente, descansará junto a su marido, cuyo restos mortales están en la capilla de Los Clementes, en el interior de la iglesia de Santo Domingo, tal y como ha informado Ical, la agencia de noticias de Castilla y León

Todos sus hijos, Amalia, Ana, Luis, Álvaro -que recibió la noticia del ictus mientras navegaba por aguas de Latinoamérica-, Jaime e Ignacio se encontraban con su madre en el momento del fallecimiento. A su lado, y muy poco después del triste final, estuvieron la infanta Elena y Froilán, que salía del centro hospitalario de madrugada con gesto muy serio. (Vea aquí las imágenes).

Familiares y amigos se despiden de la condesa viuda de RipaldaFamiliares y amigos se despiden de la condesa viuda de RipaldaDurante los últimos días, el exduque de Lugo y su madre, la condesa viuda de Ripalda, han recibido el apoyo de la Casa Real personificado en las figuras de la Reina doña Sofía y la infanta Elena, que se personaron esta semana en el centro hospitalario para interesarse por su estado de salud. Madre e hija accedieron al hospital La Paz de Madrid por la puerta principal, tal y como narran fuentes presenciales a este medio. Personas del entorno de la familia Marichalar aseguran que el encuentro del exmatrimonio fue “muy afectuoso” y que el que fuera duque agradeció efusivamente a ambas el detalle de la visita en un momento tan difícil para la familia. 

Felipe Juan Froilán Marichalar y Borbón, nieto de los Reyes de España y también de Sáenz de Tejada, se ha dejado ver también por los pasillos de la planta 11 del hospital, donde se encuentra la Unidad de Ictus agudo, donde ha permanecido ingresada durante los últimos días María Concepción Sáenz de Tejada a la espera de una evolución positiva que finalmente no se ha producido. La noticia del revés de salud de María Concepción Sáenz de Tejada supuso un gran golpe para el primogénito de los duques de Lugo, al que algunos pacientes de La Paz de Madrid pudieron ver visiblemente emocionado tras salir de la estancia en la que se encontraba convaleciente su abuela paterna.

A sus 85 años, la condesa viuda de Ripalda se ha enfrentado a un percance neurológico que supone la primera causa de muerte entre las mujeres en España. Un mal al que también tuvo que hacer frente su cuarto hijo, Jaime de Marichalar, en diciembre de 2001, mientras practicaba deporte en un gimnasio cercano a su domicilio. Se llegó a temer por la vida del por aquel entonces marido de la infanta Elena, pero tras 19 días ingresado en el hospital Gregorio Marañón de Madrid recibió el alta. No obstante, las secuelas del accidente continúan a día de hoy presentes.

Una mujer que luchó por sacar adelante a sus hijos

María Concepción Sáenz de Tejada nació el 3 de enero de 1929 en la Rioja. Mujer tradicional, monárquica y de fuertes convicciones religiosas, el título de condesa lo recibió tras su matrimonio con el VIII conde de Ripalda, con quien tuvo seis hijos. Hasta la boda de su hijo Jaime con la infanta Elena, su vida transcurrió con total tranquilidad en Soria, donde la familia Marichalar posee varias propiedades. Es precisamente en la localidad castellana donde el exduque de Lugo se refugió en numerosas ocasiones tras su separación de Doña Elena y donde lleva a sus hijos Froilán y Victoria Federica cada navidad. También fue allí donde el nieto mayor de los Reyes tuvo un percance con una escopeta y se hirió en el pie.

La condesa viuda de Ripalda en Soria (I.C.)La condesa viuda de Ripalda en Soria (I.C.)Nunca ha concedido entrevistas ni ha querido formar parte del mundo social que rodeaba a su hijo cuando era duque de Lugo y yerno real. Su vida ha transcurrido en el entorno familiar de los Marichalar y los Saénz de Tejada, ejerciendo de cabeza de familia cuando en 1979 murió su marido, el conde de Ripalda, comandante de artillería. De la noche a la mañana Concepción Sáenz de Tejada se encontró en una situación triste emocionalmente y complicada económicamente. Viuda, con pensión de militar y con seis hijos con edades comprendidas entre los 12 y los 21 años. Se ve en la obligación de sacar adelante ella sola su casa. Tuvo un gran apoyo por parte de su familia y de los hijos mayores, Amalio y Ana.

Riojana de nacimiento, navarra de adopción, ha vivido siempre en Madrid con sus hijos, que iban abandonando el nido para casarse. Mantenía su piso de Puerta de Hierro, que es junto con Sotogrande y Soria los lugares de encuentro de hijos, nueras, yernos y nietos los domingos y parte de los veranos. “Es el nexo de unión, una verdadera matriarca”, confesaban desde su entorno a Vanitatis, días antes de conocerse el trágico desenlace de esta historia.