Logo El Confidencial
EL PRÍNCIPE SE MANTUVO AL MARGEN

Letizia impide a una mujer fotografiar a sus hijas en la cabalgata de Reyes

Sucedió el día 5 de enero, cuando los príncipes acudieron, junto a sus hijas Leonor y Sofía, a la cabalgata de Pozuelo de Alarcón, una localidad cercana a Madrid donde vive Jesús Ortiz, padre de la Princesa. Una señora quiso inmortalizar la estampa con s

Foto: La princesa Letizia con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía
La princesa Letizia con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía

La princesa Letizia no quiere bajo ningún concepto que fotografíen a sus hijas en todas aquellas salidas familiares que no se han anunciado previamente o que no forman parte de los publirreportajes pactados, como fueron el viaje del puente de Todos los Santos a Granada o antes el paseo dominical por Almagro. En ambas situaciones no pusieron problemas para posar ante los fotógrafos locales o facilitar a los ciudadanos momentos inolvidables cediendo su imagen para que fuera captada por los móviles y después colgarlas en las redes sociales. Pero no ocurrió lo mismo el pasado día 5 de enero.

La figura del heredero acompañado de su mujer y de sus hijas en estos planes domésticos habituales en otras familias reales resulta inusual, porque la princesa Letizia no quiere que sus niñas sean reclamo de nada. Y si el paseo no es consensuado, no hay fotos que valgan. Esto es lo que sucedió la víspera de Reyes, cuando los príncipes acudieron, junto a sus hijas Leonor y Sofía, como hacen desde hace unos años, a la cabalgata de Pozuelo de Alarcón, una localidad cercana a Madrid donde vive Jesús Ortiz, padre de la princesa, y donde viven también algunos compañeros de colegio de las niñas Borbón.

Los cuatro asistieron al desfile de carrozas, pajes y Reyes (Magos) como cualquier familia, sin que en principio hubiera ninguna complicación. No se había anunciado esa salida y desde Zarzuela se no se daban datos de cuál era el lugar elegido por los Príncipes para que Leonor y Sofía disfrutaran de la noche mágica. “Se trata de un acto privado”, dijeron a los periodistas que llamaron interesados, que es como se denomina en palacio todo aquello que no forme parte de la agenda oficial. Aparentemente debía ser una salida con menos parafernalia que las que realizan habitualmente los Príncipes. La seguridad mucho menos visible, pero atenta a cualquier percance. Y surgió el desencuentro cuando una señora quiso hacer una fotos con su móvil y doña Letizia se lo impidió.

La princesa adujo que después las podría colgar en la red. Parece que la ciudadana negó esa posibilidad, pero no hubo alternativa. La madre dijo que no y fue que no, según narran testigos presenciales a Vanitatis. El heredero se mantuvo al margen de la decisión de su mujer. La gente alrededor de la escena se mostró crítica con la actitud de la princesa, que calificaron de “altiva”. Un día más tarde, el 6, un chaval reconoció a Letizia y le pidió una foto. "Ponte con el Príncipe", contestó ella (lea la historia).

La protección de la imagen de sus hijas siempre ha sido una de las máximas de Letizia. Aunque en todo hay que ceder de vez en cuando. Los publirreportajes que se han permitido han coincidido habitualmente con algún nuevo desaguisado de Iñaki Urdangarin, con la publicación de encuestas en las que el nivel de aceptación por parte de los ciudadanos era bajo o con rumores de crisis en el matrimonio de los Príncipes. En momentos complicados para la imagen de la Primera Familia, la aparición de parte de los protagonistas de lo que en Zarzuela denominan el “núcleo central” ha resultado muy positiva. Pero el día de Reyes no había nada pactado. 
Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios