Logo El Confidencial
gran ducado de luxemburgo

Los Pokémon amenazan la seguridad de los grandes duques de Luxemburgo

Cinco jovenes fanáticos de Pokémon Go vieron cómo un ejemplar de los más codiciados estaba situado en los jardines del castillo de Berg e intentaron colarse

Foto: Los grandes duques de Luxemburgo en un fotomontaje de Vanitatis
Los grandes duques de Luxemburgo en un fotomontaje de Vanitatis

La fiebre de Pokémon Go ha llegado a las cortes europeas. Si no, que se lo pregunten a los grandes duques de Luxemburgo, quienes han vivido en primera persona las locuras que ha desatado este juego de Nintendo. Fue durante la tarde del pasado lunes cuando cinco adolescentes fanáticos de la aplicación vieron cómo uno de los Pokémon más codiciados estaba situado en los jardines del castillo de Berg, residencia oficial de Enrique y María Teresa. A pesar de los carteles de 'prohibido el paso' y de los grandes muros, los adolescentes intentaron acceder al castillo trepando para conseguir ese ejemplar. Cuando ya estaban casi alcanzando la cima, los miembros encargados de la seguridad de los grandes duques los detuvieron y llamaron a la policía para solucionar el problema.

Imagen del castillo de Berg
Imagen del castillo de Berg

Tres policías retuvieron a los jóvenes y les interrogaron acerca de lo sucedido pensando que su intención era atentar contra los miembros de la familia. Pero cuál fue su sorpresa al oír que su único propósito era cazar un Pokémon que estaba en el jardín. A los cinco adolescentes les cayó una buena reprimenda y la policía les recordó que si algún lugar tiene acceso restringido, no se puede entrar ni aunque haya allí cientos de Pokémon. Asimismo, les aseguraron que serían los dueños del palacio, en este caso Enrique y María Teresa, quienes decidirían si emprendían acciones legales. Finalmente, y tal como ha confirmado la corte luxemburguesa, no ha sido así y todo ha quedado en una anécdota. 

Vacaciones en Cabasson

A partir de la semana que viene, Enrique y María Teresa abandonarán el castillo de Berg con destino a Cabasson. En esta pequeña población francesa cercana a la comuna de Bormes-les-Mimosas, los grandes duques poseen una residencia de verano en la que pasan sus vacaciones. Aunque este año había alguna duda sobre su desplazamiento por los múltiples atentados que azotan a Francia, finalmente se ha asegurado que sí que pasarán allí el mes de agosto. Se espera que los grandes duques estén acompañados por sus cinco hijos y sus respectivas familias.

Quienes ya han confirmado su presencia son los príncipes Felix y Claire, que están de enhorabuena, pues esperan su segundo hijo. Este bebé, cuyo sexo y nombre se darán a conocer el día de su nacimiento, ocupará el cuarto puesto en la línea de sucesión al trono por detrás de su tío Guillermo, su padre y su hermana. Félix y Claire ya son padres de una niña, la princesa Amalia, quien vino al mundo el 15 de junio de 2014. El segundo hijo del matrimonio será el cuarto nieto de Henrik y María Teresa, quiene ya tienen a Gabriela y Noah, vástagos de los príncipes Louis y Tessy, y a la propia Amalia. De momento, y a falta de que los herederos, Guillermo y Sthéphanie, traigan al mundo un bebé, Amalia y su hermano son los herederos directos del gran ducado.

Felix y Claire en una imagen de archivo (Gtres)
Felix y Claire en una imagen de archivo (Gtres)

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios