Logo El Confidencial
ESTE JUEVES CELEBRA 79 AÑOS

Los escondites de doña Sofía en su viaje a la 'clandestinidad' (incluso en su cumpleaños)

Doña Sofía ha sido siempre uno de los miembros más queridos de la familia real, pero ahora ya tiene poco que hacer en cuestiones de presencia institucional. ¿Dónde se esconde?

Foto: La reina Sofía en una imagen de archivo. (Gtres)
La reina Sofía en una imagen de archivo. (Gtres)

La reina Sofía ha cumplido 79 años este jueves y la fecha ha tenido poca repercusión salvo en las revistas de entretenimiento. Desde que dejó de ser titular como consorte real su visibilidad ha sido cada vez menor. Su agenda se ha visto reducida a temas relacionados con la música, la danza y en general convocatorias en las que lleva comprometida desde hace tiempo. El 16 de noviembre acudirá al Teatro Real para entregar las becas de pintura que la fundación BMW dona desde hace treinta y dos años. Nunca ha fallado a este acto, donde recibe el aplauso de los ciudadanos dentro y fuera del recinto. Y sucede lo mismo con su presencia en el Rastrillo de Nuevo Futuro.

Doña Sofía ha sido siempre uno de los miembros más queridos de la familia real, pero ahora ya tiene poco que hacer en cuestiones de presencia institucional. Incluso la participación directa que tenía y tiene en las fundaciones Reina Sofía y Proyecto Alzheimer (de ambas fue la precursora) no tiene tanta repercusión mediática como antes.

Aseguran a Vanitatis que su dedicación sigue siendo absoluta, “lo que sucede es que prefieren que sus apariciones sean menores -para que no haya comparaciones-. Los viajes con proyectos de Cooperación que antes hacía la Reina a países asiáticos, a la India para fomentar los microcréditos, la educación y la ayuda a los más desfavorecidos ya no se hacen desde la Casa Real. La reina Letizia funciona de otra manera”.

El caso es que doña Sofía sin casi agenda propia no tiene un perfil muy definido. Sus tres hijos se dedican a lo suyo. La infanta Elena hace más vida con su padre y es raro verla públicamente con su madre en situaciones domésticas como ir de compras, al cine o a comer a restaurantes como sí hace la duquesa de Lugo con el Rey emérito. Froilán y Victoria ya están en esa edad en la que compartir vida de ocio con la abuela no es lo más atractivo. Con los que tiene más trato son con los Urdangarin. Viaja un par de veces al mes a Ginebra y los nietos también vuelan a Madrid y se instalan en Zarzuela cuando tienen libre. La última vez estuvieron Juan e Irene.

La Reina con algunos de sus nietos. (Gtres)
La Reina con algunos de sus nietos. (Gtres)

El escándalo del verano

En realidad, el palacio familiar hasta que se casaron los hijos es ahora una casa vacía. Don Juan Carlos la pisa poco y la relación con su mujer es prácticamente nula. La visibilidad que tuvo este verano compartiendo vacaciones con Marta Gayá, la que durante años fue la novia en la sombra, volvió a reabrir unas heridas que ya formaban parte del histórico afectivo. Este verano, en Palma, durante la Copa del Rey de vela, contaban que a doña Sofía las infidelidades de su marido hacía mucho tiempo que no la afectaban, pero “desayunar todos los días con las historias de las amantes reales no es agradable y tampoco que los hijos coincidan con ellas en fiestas privadas”.

La leyenda urbana ha colocado a doña Sofía viviendo temporadas fuera de España. Se decía que estaba instalada en Londres en casa de su hermano, el exrey Constantino de Grecia. Nunca se ha podido demostrar y, salvo unas fotos comprando en los almacenes Harrod's unas navidades, no hay constancia de ese supuesto cambio de domicilio. Una vez que el hermano Constantino dejó Londres para vivir en Grecia, en Porto Jeli, la reina doña Sofía lo visita a menudo junto con la princesa Irene. Estos viajes tienen que ver sobre todo con el delicado estado de salud del exmonarca.

Los viajes a la clandestinidad

Los Reyes eméritos. (Gtres)
Los Reyes eméritos. (Gtres)

En realidad, a doña Sofia donde le gusta estar es en Palma, donde puede llevar una vida discreta y sin repercusión gráfica, porque “aquí estamos muy acostumbrados a verla fuera de los periodos vacacionales. Suele llegar en primavera y hay veces que se ha quedado hasta muy entrado el otoño”, explicaban colegas a Vanitatis.

Para doña Sofía el palacio de Marivent es su refugio y donde ha pasado los periodos más felices de su existencia compartiendo vida familiar con los hijos, sobrinos, hermanos y sus grandes amigas Tatiana Radziwil y la princesa Alia de Jordania. También se desplaza en ocasiones a Marbella para visitar a su prima María Luisa de Prusia y colaborar con ella en el centro de enfermos de sida que hay en esta localidad malagueña.

Hace tiempo que sus cumpleaños solo marcan la agenda de estas grandes amigas. Para el resto funcionan los wasaps, el correo electrónico y puede ser que este jueves una visita fugaz de sus nietas Leonor y Sofía, porque entre semana no se pueden alterar los horarios ni la agenda escolar de las nietas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios