Logo El Confidencial
BOda del príncipe harry y meghan markle

Doria Ragland, la madre y mejor amiga de Meghan Markle

La futura esposa del príncipe Harry describió así a su madre en un artículo: "Rastas. Aro en la nariz. Espíritu libre". Es un modelo para ella y uno de los pilares de su vida

Foto: Doria Ragland en una imagen de archivo. (Gtres)
Doria Ragland en una imagen de archivo. (Gtres)

La futura esposa del príncipe Harry, Meghan Markle, siempre dice que es como su mejor amiga. “Podemos pasarlo tan bien juntas y además puedo hallar tanta paz en su apoyo. Una dualidad que coexiste de la misma manera que sucede con una mejor amiga”. Estas declaraciones en concreto las realizó Meghan Markle, futura esposa del príncipe Harry, a la revista 'Glamour'. Hablaba de su madre, la definió como su mejor amiga. Doria Ragland, cuya apellido ha sido confundido con el de Radlan en muchas ocasiones (la invitación a la boda real no deja lugar a dudas), se divorció cuando su hija tenía seis años, lo que la unió a ella mucho más de lo habitual. Momentos públicos que la futura duquesa de Sussex ha aprovechado para contar algunas intimidades, como que su madre la llama Flower (flor en inglés).

Y es quizás de su madre de quien Markle ha heredado su pasión por la solidaridad, puesto que Ragland trabaja en una asociación de ayuda a los más desfavorecidos, especializada en gente mayor. Hace poco tiempo (apenas dos años) que la futura consuegra de Carlos de Inglaterra se diplomó en servicios sociales en la Universidad del Sur de California. Su hija, orgullosa, colgó fotos de su madre en el acto de graduación.

También el yoga es otra de las aficiones que unen a madre e hija. Mientras Markle suele practicar esta disciplina casi a diario, su madre es incluso instructora de yoga. Pero si de verdad queremos saber cómo es Ragland para su hija, lo mejor es leer de primera mano lo que Markle ha escrito sobre ella.

Meghan Markle con su madre. (Reuters)
Meghan Markle con su madre. (Reuters)

Fue en su extinto blog, 'The Tig': “Rastas. Aro en la nariz. Instructora de yoga. Espíritu libre. Amante de las patatas fritas y las tartas de limón. Y si el DJ pincha el clásico de Al Green ‘Call Me’, olvídense. Girará sus caderas con el pequeño movimiento más dulce que jamás hayáis visto, balanceando su cabeza y chascando los dedos con un ritmo como si hubiera estado bailando desde la matriz. Y sonreiréis. No seréis capaces de pararlo. La miraréis y sentiréis alegría. Estoy hablando de mi madre”.

¿De dónde eres?

Parece algo superado en un país como EEUU, pero ni de lejos. La mezcla entre razas es algo poco habitual, así que la cuestión racial en Meghan Markle, algo que muchos han intentado pasar por alto, es fundamental en su educación. Ser hija de negra y blanco ha sido una de sus esencias y lo ha contado decenas de veces en decenas de sitios. En esta misma citada entrada en su blog lo deja claro: “Siempre me preguntan que qué soy y una vez he contestado, vuelven: 'Sí, ya, pero ¿de dónde eres?, ¿de dónde son tus padres?', me preguntan... Podría seguir contándoles que me crié aquí o allá, pero al final les doy lo que buscan: 'Mi padre es caucásico y mi madre afroamericana. Soy medio blanca, medio negra”.

Meghan Markle. (Getty Images)
Meghan Markle. (Getty Images)

Trevor Noah, uno de los presentadores de más éxito en EEUU, ha escrito un libro ('Prohibido nacer', Blackie Books) que ha arrasado por los motivos por los que habla Markle. Ser mulato, o mestizo, no es algo habitual y en una sociedad libre y moderna como la nuestra, que muchos no lo entiendan e incluso lo señalen todavía choca. La cuestión racial está de moda en EEUU en las esferas más intelectuales y hasta el 'New York Times' tiene una sección (Race&Ethnicity) dedicada al asunto. Porque lejos de ir desapareciendo con el tiempo, el racismo resurge en lo ámbitos menos esperados. Y ahí está la madre de Meghan Markle para dejar huella en una boda real británica.

Ragland se mudó hace casi siete años, tras la muerte de su padre, tal como ha podido testimoniar el 'Daily Mail' en un reportaje fotográfico, y vive en una casa pequeña y sencilla de paredes verdes y poco jardín. Acorde con el modo de vida de su inquilina, que escogió Crenshaw, un barrio popular de Los Ángeles con altos índices de criminalidad (según ha publicado el 'LA Times'), donde la mayoría de vecinos tiene bajos ingresos, es multicultural -mayoría de población es afroamericana- y que está sufriendo la gentrificación típica de zonas baratas. Algo que se vive en Londres desde hace décadas.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios