Logo El Confidencial
visita familiar sorpresa al club náutico

Las razones por las que Leonor y Sofía no continúan con la tradición familiar marinera

Por fin Leonor, princesa de Asturias, y la infanta Sofía se dejan ver en el Real Club Náutico de Palma donde se celebra la 37º edición

Foto: La Reina Letizia rodeada de la infanta Sofía y la princesa Leonor (Limited Pictures)
La Reina Letizia rodeada de la infanta Sofía y la princesa Leonor (Limited Pictures)

Por fin Leonor, princesa de Asturias, y la infanta Sofía se dejan ver en el Real Club Náutico de Palma donde se celebra la 37º edición de la Copa del Rey de Vela. Una regata en la que su padre compite con el Aifos 500, el barco cedido a la Armada por la familia Ferragamo y donde también hubiera participado este mes el abuelo don Juan Carlos. El percance (poco consistente) que ha sufrido en la mano a última hora le impidió estar junto a su hijo, Felipe VI. Hubiera sido una imagen bonita del monarca titular y el saliente, ya que las dos embarcaciones (junto con el Titia de la infanta Elena) se encontraban en el mismo pantalán.

[Lea aquí: Letizia junto a sus hijas visita por sorpresa a Felipe en las regatas]

No se pudo hacer la foto fraternal. A cambio de dicha ausencia, las niñas Borbón Ortiz han acudido al club para recibir a su padre. Por fin cumplían con la tradición marinera de la familia paterna aunque haya sido de una manera tangencial. A una hora muy taurina, las cinco de la tarde, llegaban al club náutico acompañadas de la reina Letizia que ya es público y notorio que la estancia en la isla forma parte de su agenda laboral y no vacacional.

Sofía y Leonor llegaban felices a saludar a su padre (Limited Pictures)
Sofía y Leonor llegaban felices a saludar a su padre (Limited Pictures)

El rey Felipe subió a sus hijas al Aifos500 donde saludaron uno a uno al resto de la tripulación. Hacía tres años que las niñas no se dejaban ver en este lugar. Una visita que, según el comentario general, se debería haber producido el lunes pasado cuando comenzó esta regata que supone para las Baleares un impacto económico de más de ochenta millones de euros.

[Lea aquí: Letizia sufre un pequeño "incidente" con la puerta de su coche en Palma]

La pregunta que durante estos días circulaba en el Real Club Náutico entre sus participantes, socios y público en general era por qué la princesa y su hermana no mantenían la tradición familiar marinera. El conde de Barcelona navegó durante toda su vida y transmitió esta pasión a don Juan Carlos y a las infantas Pilar y Margarita que regateaban en el exilio de Estoril cuando eran jóvenes. Lo mismo que sucedió con el príncipe Felipe y sus hermanas desde que eran pequeños y practicaban la vela todos los veranos, igual que después lo hicieron los niños Marichalar y Urdangarin.

El rey Felipe VI ayuda a la infanta Sofía en el Aifos 500 (Limited Pictures)
El rey Felipe VI ayuda a la infanta Sofía en el Aifos 500 (Limited Pictures)

Según cuentan a Vanitatis, pesa más la decisión de la madre que la del padre. La reina Letizia no quiere que sus hijas estén expuestas mas allá de lo que ella controla, como se demuestra en la trayectoria pública de Leonor y Sofia.

[Lea aquí: El beso de los reyes y otros detalles que no debes perderte]

"Los cursos de vela son abiertos, con más niños a los que no se les puede prohibir que hagan fotos o que sean competitivos entre ellos. Hay juegos, entrega de premios, salidas y meriendas que todos comparten. Mantener ese control sobre lo que se puede decir o publicar es imposible. Los hijos de las infantas Elena y Cristina han disfrutado una barbaridad con esos cursos. Seguramente Leonor y Sofía también, pero la reina considera que esa exposición pública no les beneficia", aseguran los que conocen el tema. Este año las puestas en escena de la familia real han sido variadas y sorprendentes. acudiendo por fin al Real Club Náutico que era la presencia más fácil y menos complicada.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios