Logo El Confidencial
CASO NÓOS

Urdangarin busca trabajo para poder conseguir el tercer grado cuanto antes

El marido de la infanta Cristina necesita tener un domicilio en España para obtener ese estatus penitenciario. Podría pedir el traslado de cárcel para estar cerca de su familia

Foto: Iñaki Urdangarin, durante el juicio del caso Nóos. (Reuters)
Iñaki Urdangarin, durante el juicio del caso Nóos. (Reuters)

Una de las cuestiones que pueden ayudar a un preso a lograr el tercer grado es contar con una oferta laboral. Y en esas está Iñaki Urdangarin, moviendo hilos en su entorno para conseguir un contrato de empleo. No tiene que ser nada espectacular, ni siquiera un contrato de jornada completa, lo que busca el marido de la infanta Cristina es un trabajo que pueda presentar ante la junta de tratamiento que debe decidir si le otorga ese ansiado tercer grado. La junta re reúne cada seis meses para valorar el régimen de cada interno y en el caso de Urdangarin, volverán a evaluar su situación en verano. Una vez que haya cumplido una cuarta parte de la condena, es decir, cuando haya pasado 15 meses en prisión, lo que sucederá en diciembre próximo, lo más lógico sería que logre el tercer grado. Mientras tanto, él sigue intentado adelantarlo.

LEER MÁS: La Infanta ya sueña con el primer permiso de Iñaki

La cuestión es muy sencilla y afecta a Urdangarin como a cualquier otro preso. Si un convicto quiere salir de prisión en ese régimen, lo que supone que “duerme en la cárcel entre semana y los fines de semana pernocta fuera, tiene que poder demostrar que tiene motivos”, dicen desde Instituciones Penitenciarias. Y un trabajo “es casi imprescindible”, añaden. “Un trabajo y un domicilio”, claro.

DALE AL PLAY PARA VER EL DÍA A DÍA DE URDANGARÍN

Desde Instituciones Penitenciarias no pueden hablar de un preso en concreto pero sí que pueden explicar con detalle cómo funciona el proceso. Y así lo han hecho con Vanitatis. La actual situación de Urdangarin no es favorable a un tercer grado porque ni tiene domicilio en España ni tiene un trabajo. Y eso lo sabe él y lo sabe su círculo, familia y amigos, que están en marcha para cambiar esto y lograr que el exduque de Palma pueda presentar una oferta de trabajo que le permita salir de prisión durante el día. La periodista María Peral publicó en 'El Español' que dos de los siete miembros del tribunal que deben decidir su futuro están a favor de otorgarle el tercer grado.

¿Vitoria, Barcelona o Madrid?

Otra cuestión es dónde. Aquí hay dos opciones claras y una que su entorno descarta casi por completo: Vitoria, donde está parte de su familia; Barcelona, donde tenemos a la otra parte; y Madrid, donde hay amigos y una familia con la que no puede contar. “Lo más lógico -apuntan desde su entorno- es que se vaya a Barcelona, donde está Ana, su hermana, que pesa mucho en la familia, es quien más veces ha ido a visitarle y además Iñaki ya vivió con ella y su familia en el pasado”. A esto se suma que la madre de Urdangarin, Claire Liebaert, pasa largas temporadas en la capital catalana con su hija mayor porque a su edad ya necesita cuidado continuo.

Por este motivo, lo lógico es que Urdangarin pida traslado de prisión, algo que puede hacer en cualquier momento, aunque, tal y como confirman desde Instituciones Penitenciarias, de momento no lo ha solicitado. Una cosa está clara: si tiene que salir de prisión para trabajar y para dormir los fines de semana en casa, no será en Ávila donde lo consiga.

Juan y Pablo Urdangarin en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Juan y Pablo Urdangarin en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Eso, sin embargo, no tiene por qué suponer que la infanta Cristina vuelva a España. Si Urdangarin se 'mudara' a Barcelona, que es una de las opciones que tiene más fuerza, su mujer estaría con él gran parte del tiempo puesto que viaja a la capital catalana con regularidad por motivos laborales. Si se trasladara a Vitoria, además de tener que ir expresamente, doña Cristina y sus hijos tendrían que hacer escala en Madrid. De los cuatro Urdangarin, los dos mayores (Juan y Pablo) ya son independientes, y de los dos pequeños, Miguel termina el colegio este curso y podrá ir a la universidad. Así que con la Infanta queda Irene, en plena adolescencia.

LEER MÁS: Los Urdangarin pierden el miedo a España y declaran sus ganas de volver

Todas estas decisiones las está tomando Urdangarin con la cabeza clara y el ánimo sereno. Quienes le han visitado en prisión lo cuentan con alivio. El exduque "está bien, animado, en forma y con mejor aspecto". Al parecer, el ejercicio que lleva a cabo en prisión, donde corre (lo que le permite el perímetro del patio al que tiene acceso) y la bicicleta estática (la consiguió las pasadas Navidades), le ha ayudado a volver a tener cierta forma física. “Lo peor ya ha pasado”, dicen desde su círculo.

El calvario lo vivió los meses previos a su ingreso, cuando todavía aguardaba cierta esperanza de poder librarse de prisión. Una vez dentro, ya solo queda esperar. Nada puede ser peor. Por eso se ha puesto en marcha, con su carácter deportivo y competitivo, para encontrar trabajo. No parece que le vaya a ser difícil, porque “tiene muchos amigos que pueden contratarle, otra cosa es que el trabajo sea efectivo”, dicen desde su entorno. Veremos.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios