Logo El Confidencial
GOZA DE MUY BUENA SALUD

Felipe de Edimburgo cumple 98: el hábito que dejó (por amor) la noche de bodas

En una excelente forma física cumple 98 Felipe de Edimburgo, un controvertido personaje dentro de la familia real inglesa, que ya está jubilado, como nuestro rey Juan Carlos

Foto: Felipe de Edimburgo, en una imagen de archivo. (Reuters)
Felipe de Edimburgo, en una imagen de archivo. (Reuters)

En una excelente forma física cumple 98 Felipe de Edimburgo, un controvertido personaje dentro de la familia real inglesa, que ya está, como nuestro rey Juan Carlos I, jubilado y retirado de la vida pública y, por lo tanto, solo acude a aquellos actos a los que le apetece.

Sin agenda ni obligaciones, este año fue noticia por haber tenido un accidente de tráfico que, muy a pesar, le obligó a renunciar voluntariamente al carnet de conducir. Sin embargo, esta circunstancia no le impide disfrutar de la vida como le apetece y le da carta blanca para no asistir a actos de la relevancia del Trooping the Colour, celebración del cumpleaños de su mujer, la reina Isabel II.

A la espera del estreno en Netflix de la nueva temporada de 'The Crown', la serie que recrea la vida de los Windsor a través de la actual soberana británica, los principales medios de comunicación internacionales realizan hoy semblanzas de un hombre sobre el que ha pesado la sombra de la infidelidad, aunque nunca se han confirmado los 'affaires' que le han atribuido.

Felipe de Edimburgo, que ha tenido un legendario enfrentamiento con Sarah Ferguson, que parece haberse resuelto en la boda de su nieta Eugenia de York, arrastra una gran leyenda ya desde su más tierna infancia, pero lo que le ha situado para siempre en los libros de historia es su relación con la reina Isabel II, a quien conoció en 1939, cuando ella tenía solo trece años, en 1939.

[LEE MÁS. Isabel II y el duque de Edimburgo: ¿un matrimonio lleno de infidelidades?]

Seis años más tarde, pediría su mano en Balmoral y su boda se celebró el 20 de noviembre de 1947. Fue un antes y un después en su vida. Consciente del lugar que ocupa, subordinado a su mujer, cumple con uno de sus deseos que afectan a su vida cotidiana: dejar de fumar. Por este motivo, le pide a su ayudante de cámara que se olvide de dejar los cigarrillos en su despacho y nunca más volvió a retomar este hábito. Esta es una de las mil anécdotas que se podrían contar de un hombre que, con sus luces y sus sombras, ha demostrado una lealtal inquebrantable a su mujer y a la institución.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios