Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

La rabieta de Felipe de Edimburgo por la que ahora Archie se apellida Mountbatten

El duque de Edimburgo luchó contra su mujer para que sus descendientes llevaran también su apellido. Finalmente, la reina tomó una decisión salomónica

Foto: El duque de Edimburgo conociendo a Archie Mountbatten-Windsor. (EFE)
El duque de Edimburgo conociendo a Archie Mountbatten-Windsor. (EFE)

Quienes hayan visto 'The Crown' seguramente recordarán la escena en la que se muestra uno de los episodios más complicados del matrimonio de Isabel II y el duque de Edimburgo. Felipe, interpretado en la ficción por Matt Smith, presiona continuamente a la reina, encarnada por Claire Foy, para que esta acelere un proceso que lo traía de cabeza: que sus hijos y sus descendientes pudieran llevar su apellido. Spoiler para quienes no hayan visto la serie -si es que pueden existir en una producción histórica-: Felipe consiguió su propósito y por eso cuando este miércoles se anunció el nombre del primer hijo del príncipe Harry y Meghan Markle, Mountbatten estaba entre sus apellidos.

Pero vayamos por partes. Retrocedamos hasta el 20 de noviembre de 1947. La entonces princesa Isabel se casaba con el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca. Justo antes de la boda, a él se le concedió el título de su alteza real el duque de Edimburgo y se acordó que sus hijos se apellidarían Windsor para continuar con la dinastía. Lo cierto es que Isabel le tenía especial cariño a este nombre que fue elegido por su abuelo Jorge V en 1917 fijándose en el castillo homónimo que ella tanto quiere. El rey Jorge se vio obligado a cambiar el apellido anterior de la familia, Saxe-Coburgo-Gotha, heredado de Alberto, el marido de la reina Victoria, después del sentimiento antialemán que reinaba en Reino Unido tras la Primera Guerra Mundial.

Los duques con Archie Mountbatten-Windsor. (Reuters)
Los duques con Archie Mountbatten-Windsor. (Reuters)

Windsor fue, pues, el apellido que se les puso a Carlos y Ana cuando nacieron. Ya por entonces al duque de Edimburgo esa elección no le parecía bien, y aunque la comentaba en privado, jamás se atrevió a decir nada públicamente. Sin embargo, una vez que murió su suegro, Jorge VI, y su mujer fue coronada reina en 1952, Felipe habló alto y claro. No entendía por qué sus descendientes no llevaban su apellido como sucede con todo el mundo. Apoyado por su tío, lord Mountbatten, el duque empezó a presionar a la reina para que diera ese paso. Comentan que a la soberana no le parecía del todo mal, pero no era tan fácil. Tenía que lidiar con dos personas contrarias a esta idea: la primera, su abuela, la reina Mary, y la segunda, el entonces primer ministro, Winston Churchill.

Ya se sabe que las cosas de palacio van despacio y las cosas tardaban en decidirse, lo que provocó un distanciamiento entre el matrimonio. Felipe culpaba directamente a su esposa de no darle el sitio que se merecía, llegando a decir públicamente cómo se sentía: "No soy más que una maldita ameba. Soy el único hombre en el país al que no se le permite dar su nombre a sus propios hijos". Tras muchas idas y venidas, finalmente Isabel consiguió hacer realidad el deseo de su marido, aunque ella decidió no renunciar a su apellido y decantarse por una solución salomónica: el apellido Mountbatten-Windsor.

El duque de Edimburgo y la reina Isabel II. (Reuters)
El duque de Edimburgo y la reina Isabel II. (Reuters)

Pero con una condición. Sus hijos -Carlos, Ana, Andrés y Eduardo- se llamarían solo Windsor, mientras que otros descendientes que no fuesen príncipes o altezas reales llevarían el compuesto. La primera en utilizarlo fue lady Louise Mountbatten-Windsor, a quien se conoce popularmente como lady Louise Windsor, hija de los condes de Wessex y, por lo tanto, nieta de la reina. Sus primos mayores nunca han utilizado ese apellido: los hijos de Ana llevan el de su padre, Phillips; las hermanas York son princesas; mientras que los hijos de Carlos son príncipes; por otro lado, el hermano de Louise, James, es también Mountbatten-Windsor, pero al ser vizconde de Severn se le conoce más por el título que por el apellido.

Ahora, Harry y Meghan han vuelto a poner de actualidad el apellido Mountbatten-Windsor, ya que al decidir que Archie no tenga título alguno, ese es el apellido que le corresponde, por lo que lo conocemos como Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Lady Louise, la primera Mounbatten-Windsor, con su madre. (Getty)
Lady Louise, la primera Mounbatten-Windsor, con su madre. (Getty)
Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios