Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Isabel II y el misterio detrás del collar de esmeraldas que nunca antes había lucido

La monarca británica ofreció una recepción en el palacio de Buckingham en honor al cuerpo diplomático y brilló con un nuevo collar

Foto: La reina Isabel en Buckingham. (CP)
La reina Isabel en Buckingham. (CP)

¿Nueva incorporación al joyero de los Windsor o reliquia familiar? Eso es lo que se preguntan muchos británicos después de ver a su reina este miércoles por la noche. Como cada año por estas fechas, Isabel II ofreció una recepción en el palacio de Buckingham en honor al cuerpo diplomático, una velada en la que estuvo acompañada por el príncipe Carlos y Camilla y los duques de Cambridge.

A pesar de la presencia de Kate Middleton, quien eligió un elegante vestido de teciopelo azul de Alexander McQueen, la tiara Cambridge Lover's Knot y un impresionante collar propiedad de su abuela política, fue Isabel la que se llevó el protagonismo, gracias a la cantidad de quilates que colgaban de su cuello. Y es que el collar de Kate quedó en un segundo plano frente al que llevaba la soberana.

La reina Isabel. (CP)
La reina Isabel. (CP)

Una pieza de diamantes y unas grandes esmeraldas, a juego con la tiara Vladimir, una de las diademas más utilizadas por la reina, que consta de quince círculos de los que normalmente cuelgan perlas, pero que se pueden cambiar por esmeraldas, como hizo la soberana anoche. Existe un collar con esmeraldas para llevar a juego con la tiara, una combinación que Isabel utilizada con asiduidad; sin embargo, en esta ocasión quiso sacar a relucir esta nueva pieza.

Nadie sabe muy bien de dónde ha salido el collar, aunque ya hay varias teorías rondando por las redes. La más probable es que fuera una joya de la señora Margaret Greville, una rica aristócrata que, para que la aceptaran en la corte, llevaba siempre las mejores piezas. Era tal su fervor por la monarquía que al morir dejó toda su colección a la reina madre. Nunca se ha sabido con exactitud cuántas piezas legó Greville a la Corona, y puede ser que este collar perteneciera a ella.

Suya también era la tiara de esmeraldas que la princesa Eugenia lució en su boda con Jack Brooksbank. Al igual que ha sucedido ahora con el collar, nadie conocía esta diadema hasta que la nieta de Isabel II la rescató del joyero. Al tratarse de un enlace real, Buckingham sí dio información de la pieza, pero esta vez han preferido el silencio.

Eugenia con la tiara. (Reuters)
Eugenia con la tiara. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios