Logo El Confidencial
siguiendo el protocolo

La reina Sofía venera al Cristo de Medinaceli, pero no lo toca por el coronavirus

La Reina emérita se ha unido al resto de los fieles que adoran la talla de madera, pero ha evitado poner la mano sobre ella

Foto: Doña Sofía, este viernes. (EFE)
Doña Sofía, este viernes. (EFE)

La reina doña Sofía ha venerado este viernes la imagen de Jesús de Medinaceli en Madrid, aunque lo ha hecho sin tocarla ni besarla para cumplir con las recomendaciones de las autoridades sanitarias destinadas a prevenir el contagio por coronavirus.

Como es tradición cada primer viernes de marzo, doña Sofía, en representación de la familia real, se ha sumado a los fieles que adoran la talla de madera, si bien ha sido una visita más breve que en otras ocasiones al no llegar a cinco minutos.

La reina doña Sofía, junto al Cristo de Medinaceli. (EFE)
La reina doña Sofía, junto al Cristo de Medinaceli. (EFE)

Al suspenderse el besapié ha habido mucha menos afluencia de devotos, algo insólito en una jornada que atrae a miles de personas que guardan una fila kilométrica durante horas para entrar en la basílica a partir de la medianoche. A la entrada del templo esperaba a la Reina el superior provincial de la comunidad de los padres capuchinos, Benjamín Echeverría, y otros representantes de esta orden que regenta la iglesia, situada en el centro de la capital, cerca del Congreso de los Diputados.

Bajo los acordes del himno nacional interpretado por el órgano y de los vítores de la gente, doña Sofía ha recorrido la nave central hasta situarse delante de la talla, ante la que se ha santiguado. Tras unos segundos de recogimiento, se ha vuelto a persignar, sin acercarse a la figura de Jesús de Medinaceli, que esta vez tenía cubiertos los pies con la túnica.

La Reina se ha ajustado a la disposición del Arzobispado de evitar el besapié para evitar el contagio del coronavirus, después de que en los últimos días se haya incrementado el número de casos en Madrid. Antes de marcharse, una voluntaria de la hermandad le ha regalado un pañuelo blanco y ha posado con el superior capuchino y otros responsables de la archicofradía ante la imagen de Cristo.

La Reina, junto a quienes la han recibido en la iglesia. (EFE)
La Reina, junto a quienes la han recibido en la iglesia. (EFE)

Al contrario que en otras visitas de los miembros de la familia real, doña Sofía no ha accedido esta vez al interior de la sacristía para departir con los frailes. Entre gritos de "¡viva la reina!", doña Sofía ha saludado con la mano en alto a los fieles, que la han aplaudido al salir de la basílica, pero sin estrecharles la mano.

La última ocasión en la que la madre de Felipe VI adoró la imagen de Jesús Nazareno fue en 2016, y el pasado año fue su hija mayor, la infanta Elena. En 2018, lo hizo Felipe VI por primera vez desde su proclamación, quien también acudió en 2004 como Príncipe junto a doña Letizia dos meses y medio antes de su boda. La tradición de que un miembro de la familia real venere este popular Cristo con fama de milagroso, tallado por encargo del duque de Medinaceli, se remonta a finales del siglo XVII, después de que la imagen fuera recuperada de manos de los musulmanes.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios