El rey Harald, el gran defensor de Mette-Marit según una nueva biografía
  1. Casas Reales
AMOR REAL

El rey Harald, el gran defensor de Mette-Marit según una nueva biografía

La dificultades que Harald y Sonia encontraron para poder casarse sirvieron para que los reyes siempre hayan defendido que sus hijos compartan su vida con quien quieran

Foto: El rey Harald, el gran defensor de Mette-Marit según una nueva biografía
El rey Harald, el gran defensor de Mette-Marit según una nueva biografía

Ya ha llegado a las librerías noruegas la nueva biografía sobre el rey Harald, quizá algo diferente a las que se hayan publicado hasta ahora, ya que cuenta con la aportación del propio monarca, que ha hablado de su vida durante horas con el autor, el periodista Harald Stanghelle. 'El Rey cuenta' es el título de este nuevo libro, para el que se ha dejado pocos temas en el tintero. Desde cómo ve el futuro de la Casa Real, de la que pronto tendrá que llevar las riendas el príncipe Haakon, a su faceta familiar y, sobre todo, como abuelo. El monarca asegura que intenta pasar todo el tiempo que puede con sus cinco nietos y lo demuestra aportando numerosas fotografías de momentos familiares junto a ellos, realizadas además por la reina Sonia, quien también tiene un gran protagonismo en este libro, ya que Harald no olvida las dificultades que tuvieron para casarse, en un tiempo que califica como "dramático".

Pero hay otra mujer de la Casa Real que protagoniza uno de los pasajes más importantes de esta biografía. Es Mette-Marit, la esposa del heredero y futura reina consorte de Noruega, quizá la gran beneficiada de la difícil historia de amor de Harald y Sonia. Es sabido que la ahora princesa no fue especialmente bien recibida por el pueblo noruego cuando se conoció su relación con Haakon. Su pasado ligado a la noche y a ciertos hábitos bastante cuestionables hicieron que la opinión pública rechazara en un primer momento la idea de que se convirtiera en la futura reina. Pero gracias a su suegro pudo casarse con el príncipe Haakon, incluso a pesar del hecho de que ya fuera madre soltera, rompiendo por completo con los cánones establecidos en el tradicional Gotha.

Haakon y Mette-Marit, en una imagen de archivo. (Reuters)
Haakon y Mette-Marit, en una imagen de archivo. (Reuters)

Según cuenta en esta biografía, cuando Harald y Sonia se convirtieron en padres, se prometieron que sus hijos no debían pasar por lo mismo que ellos pasaron para poder estar juntos. Y es que después de llevar su relación en secreto durante unos años, cuando por fin el entonces príncipe se lo contó a su padre, el rey Olaf, fue enviado a Oxford para estudiar y que se olvidara de aquella costurera de la que se había enamorado. No funcionó. Años más tarde, con amenaza de suicidio de Sonia por medio y la amenaza del propio Harald de renunciar a sus derechos, el rey tuvo que claudicar y permitir un matrimonio que dura, feliz, estable y entregado a la Corona, hasta el día de hoy. Y precisamente por esas dificultades que ellos encontraron, el ahora monarca decidió hacer todo lo posible para que su hijo se casara con quien él deseaba.

En su primer encuentro con Mette-Marit, ella le confesó algunos aspectos de su turbulenta juventud. La reacción de Harald fue inesperada, además de un alivio para la pareja, que no sabía cómo se tomaría la familia real la noticia: "Podemos hacerlo". Pero aún había un escollo que salvar. Y es que, según refleja la Constitución del país, el matrimonio no tenía que ser solo aprobado por él, sino también por el Consejo de Estado. Harald fue entonces hablar con Jens Stoltenberg, quien ostentaba el cargo de primer ministro noruego en ese momento, dejándole clara su postura: "Si el punto es que el rey debería aprobar el matrimonio del príncipe heredero, entonces yo diría que en este caso el rey soy yo y no usted". Aunque Harald tenía la decisión tomada, quería saber la opinión del primer ministro sobre la posible unión del príncipe, que no tardó en llegar, y de forma muy positiva para todos. "Muchos de nosotros hemos tenido el privilegio de casarnos por amor", dice Harald en el libro: "Es un gran regalo y, al mismo tiempo, es un derecho humano poder tomar la decisión más importante de la vida".

Harald y Sonia, el día de su boda. (Cordon Press)
Harald y Sonia, el día de su boda. (Cordon Press)
Princesa Mette-Marit Harald de Noruega
El redactor recomienda