'The Crown' - Isabel II y dos primas ocultas en un manicomio: el pasado que salpica a su madre
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

'The Crown' - Isabel II y dos primas ocultas en un manicomio: el pasado que salpica a su madre

La serie de Netflix cuenta la historia de Katherine y Nerissa -hijas de John Herbert Bowes-Lyon, el hermano de la reina madre. Sufrían una enfermedad mental

Foto: 'The Crown' - Isabel II y dos primas ocultas en un manicomio: el pasado que salpica a su madre
'The Crown' - Isabel II y dos primas ocultas en un manicomio: el pasado que salpica a su madre

A mediados de los 80, el periódico británico 'The Sun' destapó una historia en torno a dos primas de la reina Isabel II que generó una gran polémica. Katherine y Nerissa eran hijas de Fenella Hepburn-Stuart y John Herbert Bowes-Lyon, el hermano de la reina madre, Isabel Bowes-Lyon. Una historia que regresa a la actualidad después de que sea la trama principal del séptimo capítulo de la cuarta temporada de 'The Crown'.

En 1987, 'The Sun' publicó que Nerissa había muerto en el Hospital Real de Earlswood para personas con discapacidad mental en 1986, pero también reveló que tanto ella como Katherine aparecían como fallecidas muchos años antes en el libro de Burke’s Peerage, el cual recogía toda la genealogía de la familia real. La realidad era que estaban encerradas en un manicomio desde 1941.

Por su parte, Katherine vivió hasta el 2014. En el artículo publicado se desvelaba que tanto ella como Nerissa habían vivido encerradas en las condiciones más básicas y que habían sido escondidas para evitar que se asociara a la nobleza con la enfermedad mental.

John Herbert Bowes-Lyon y su esposa en la boda de la Reina Madre, en 1923. (Getty)
John Herbert Bowes-Lyon y su esposa en la boda de la Reina Madre, en 1923. (Getty)

Katherine y Nerissa tenían otras dos hermanas, Anne y Diana. Mientras que estas últimas crecieronen un ambiente normal, Katherine y Nerissa siempre fueron ocultadas. Por ejemplo, cuando la reina madre se casó con el príncipe Alberto (quien luego asumiría el trono como Jorge VI), Nerissa, que ya contaba con 4 años de edad, no acudió a la boda.

La trágica historia de las dos hermanas se dio a conocer en el libro '¿Y usted, a qué se dedica?' de Norman Baker, es exmiembro de la Cámara de los Comunes y exministro del gabinete. En él se hace una dura crítica a la reina madre, recalcando que durante su larga vida nunca fue a visitar a sus sobrinas internadas: "Katherine y su hermana Nerissa fueron despachadas un día oscuro de 1941 a un asilo para personas con dificultades de aprendizaje, un establecimiento lúgubre que había abierto en 1853 como el Asilo Nacional para Idiotas”, comenta Baker, quien trata de analizar el desentendimiento de la madre de Isabel II con sus sobrinas llegando a la conclusión de que la familia real seguía en aquel momento con las prácticas caducas de la época victoriana de encerrar o excluir a los familiares incómodos que no representaban a una familia impecable.

La reina madre, Isabel, con su hija (ahora reina Isabel II) en 1937. (Cordon Press)
La reina madre, Isabel, con su hija (ahora reina Isabel II) en 1937. (Cordon Press)

“Nunca se brindó una explicación de por qué ni por orden de quién se decidió internar a las dos hermanas, por entonces de 22 y 15 años, en ese lugar y en ese momento. Lo que sí está claro es que, en lo concerniente a la familia real, las hermanas debían ser tachadas de la historia. Burke’s Peerage informó sobre la muerte de Nerissa en 1940, antes de que ella siquiera llegara al establecimiento en Surrey, y la de Katherine, en 1961”, añade Baker.

En 1996, la reina madre concedió unas declaraciones sobre sus sobrinas en 'Daily Express'. Dijo que ella se había enterado en 1982 de que Katherine y Nerissa estaban encerradas en Royal Earslwood, cuando recibió una carta del centro. “Aun si fuera cierto que la alertaron sobre esto en 1982, ¿no la impactó el destino de sus sobrinas, no actuó para remediarlo? No. No hizo nada”, denuncia Baker.

La Reina Madre en 1964. (Getty)
La Reina Madre en 1964. (Getty)

En 2011, un documental titulado 'Las primas ocultas de la Reina' y emitido en el canal 4 de Inglaterra, volvió a desenterrar este oscuro episodio. En él explicaron que cuando Nerissa murió en el 86, tuvo un funeral más propio de un indigente que de un miembro de la realeza y que su tumba se encontraba en el cementerio municipal de Redhill. En ella solo se puede identificar su apellido y un número de serie.

“Durante la estancia en el hospital de las dos hermanas, no existen registros de que recibieran visitas de algún miembro de la familia Bowes-Lyon o de la familia real”, se comenta en el documental emitido en 2011. El personal de Earlswood entrevistado en la película aseguró que el Palacio de Buckingham nunca les envió, siquiera, una tarjeta por Navidad.

Isabel II, en 1946. (EFE)
Isabel II, en 1946. (EFE)

Especialmente emotivo resulta el testimonio de Onelle Braithwaite, una de las cuidadoras: “Si la reina o la reina madre salían en televisión, ellas hacían una reverencia, muy majestuosa, muy abajo. Evidentemente tenían alguna clase de recuerdos. Era muy triste. ¡La vida que podrían haber tenido!", contó. "Eran dos hermanas encantadoras. No hablaban, pero señalaban y hacían sonidos, y cuando uno llegaba a conocerlas podía entender lo que trataban de decir. Hoy probablemente hubieran recibido terapia para comunicarse mejor. Entendían más de lo que parecía”, añadía.

Estas circunstancias fueron siempre desmentidas por varios miembros de la familia, que aseguraron que las hermanas siempre estuvieron bien atendidas y que recibieron visitas constantes y regalos.

The Crown Isabel II
El redactor recomienda