Astrid de Noruega, la hermana de Harald que se puso en huelga para poder casarse
  1. Casas Reales
60º ANIVERSARIO

Astrid de Noruega, la hermana de Harald que se puso en huelga para poder casarse

La tía de Haakon celebraría este martes su 60º aniversario de bodas, un enlace que se realizó gracias al ultimátum que dio a su padre, con una huelga de por medio

placeholder Foto: Harald y su hermana, la princesa Astrid. (Cordon Press)
Harald y su hermana, la princesa Astrid. (Cordon Press)

Muchas veces contamos historias de amor que han vivido algunos royals que parecen sacadas más de un guion de cine que del Gotha europeo. Y la mayoría tienen un denominador común: el empeño que pusieron sus protagonistas por estar juntos, a pesar de que las condiciones y las circunstancias no les acompañaban. Y una de las historias más desconocidas es la que vivió la princesa Astrid, la hermana del actual rey Harald de Noruega. Es una persona muy querida por toda la familia y por el pueblo noruego, precisamente por todo lo que luchó para defender su amor con el que fue su marido durante más de 50 años, Johan Martin Ferner, incluyendo hasta una huelga para poder casarse.

Foto: El rey Harald y Mette-Marit, en una imagen de archivo. (Getty)

Astrid sigue teniendo función institucional en la actualidad, después de casi 70 años, ya que asumió algunas de sus obligaciones con apenas viente años. Su madre, la entonces reina Marta, fallecía de cáncer en 1954, por lo que la princesa se convertía entonces en la primera dama, acompañando a Olav V, el entonces monarca, en ciertos actos y tareas. Aunque el pueblo noruego supo agradecerle sus años de entrega a la monarquía, y hoy goza de una paga estatal vitalicia, no se lo pusieron tan fácil en su adolescencia, cuando se supo con quién tenía intención de contraer matrimonio: el hijo del propietario de unos grandes almacenes de Oslo. El diferente estatus de uno y otro hizo que en ese momento no se permitiera la relación, algo que también tuvo que sufrir el actual rey Harald en sus propias carnes años después.

placeholder La princesa Astrid, junto al rey Harald y la reina Sonia. (Getty)
La princesa Astrid, junto al rey Harald y la reina Sonia. (Getty)

Johan se cansó de esperar la aprobación del rey Olav y marchó a Londres, donde estuvo empleado en los almacenes Harrods. Además de ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Helsinki, en 1952, también se casó con otra mujer, de la que se divorciaría tres años después, sin tener hijos. Johan ya había vuelto a Noruega, donde se reencontraría con Astrid. Pusieron entonces mucho más empeño en que les dejaran casarse. No fue fácil, dado que a su condición de plebeyo había que sumarle ahora que era un hombre divorciado. Ni siquiera el hecho de que la otra hermana de Harald, Ragnhild -fallecida en 2012-, fuera la primera princesa europea en casarse con un plebeyo le allanó el camino: se encontró con la oposición frontal tanto de su padre como del pueblo.

Finalmente, Astrid y Johan se salieron con la suya y pudieron contraer matrimonio, pero no fue precisamente fácil. Lo consiguieron después de que la princesa se pusiera en huelga: no tendría más funciones reales hasta que el rey Olav consintiera el matrimonio. Finalmente el monarca claudicó y se dieron el 'sí, quiero' en 1961. Eso sí, no pudieron evitar que la boda fuera un auténtico escándalo en el país, además de que el obispo de Oslo se negó a casarlos. A diferencia de su hermana Ragnhild, a la que se le retiró la asignación estatal, Astrid no fue castigada tan duramente por casarse por amor, aunque sí perdió el tratamiento de Alteza Real. Un precio que pagó muy gustosamente por estar durante más de cinco décadas con el que fue el amor de su vida hasta 2015, cuando su marido falleció.

placeholder La princesa Astrid y Johan Martin Ferner,  el día de su boda. (Cordon Press)
La princesa Astrid y Johan Martin Ferner, el día de su boda. (Cordon Press)
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Harald de Noruega Familia Real de Noruega
El redactor recomienda