Logo El Confidencial
eyes wide shut

La exclusiva fiesta sexual de 'Lord Davenport' termina con un hombre muerto

La que pretendía ser una de las 'sex parties' más inaccesibles de la capital inglesa se convirtió en un escenario de muerte tras una pelea

Foto:  Eddie con dos asistentes a una de sus fiestas. (IG)
Eddie con dos asistentes a una de sus fiestas. (IG)

Eddie Davenport, más conocido como 'Fast Eddie' ('Eddie, el rápido') es un inglés experto en organizar algunas de las fiestas más exclusivas que tienen lugar en la capital inglesa, que reúnen a la flor y nata de la alta sociedad inglesa.

Para acceder no solo necesitas tener un apellido con cierto abolengo sino disponer de al menos 2.200 euros que es lo que viene a costar poder acceder a alguna de sus 'parties'. Si están pensando qué incluye la entrada les diremos que, además de tener acceso a una mansión de casi catorce millones de euros, los asistentes participarán en una de las fiestas sexuales más chic de la ciudad.

El plan, que a priori puede gustar más o menos dependiendo del bolsillo y los gustos de cada cual, tiene un pequeño 'pero'. Bueno, dos: el primero es que el tal Eddie es uno de los personajes más odiados de Inglaterra y un reconocido timador que llegó a estafar 46 millones y que acabó entre rejas: “La cárcel es para la gente que ha robado a las viejecitas o ha cometido una violación, no para alguien que ha cometido un delito financiero”, llegó a declarar tras su paso por prisión.

El segundo 'pero' es que puedes acabar muerto.

Ver esta publicación en Instagram

Getting ready - Halloween night London

Una publicación compartida de Edward Davenport (@lord_edward_davenport) el

Este 'playboy' del siglo XXI, se ha especializado en organizar fiestas sexuales para gente con posibles en su mansión de Portland Place con 110 habitaciones que lo mismo sirve para 'sex parties' que para rodar películas como 'El discurso del rey'. El aristócrata supervisa personalemente que todo esté preperado para sus invitados: una piscina con 1.000 litros de alcohol o montañas de condones, lubricantes y juguetes sexuales para los 600 invitados que suelen participar, entre otros detalles.

Pero en la última fiesta algo fue mal. Muy mal, de hecho. Especialmente para Tudor Simionov, un rumano de 33 años que formaba parte del equipo de seguridad y que murió apuñalado.

Noche trágica

Esta vez la fiesta no era en la mansión de Eddie sino en otra mansión en Park Lane (una de las principales calles del centro de Londres) protegido por un grupo contratado para que los exclusivos invitados pudieran disfrutar de esta fiesta organizada por el autoproclamado Lord. El hombre murió intentando frenar a un grupo de nueve personas que intentaban entrar en el evento al que no habían sido invitados. En el trasnscurso de la pelea, Tudor fue apuñalado.

Algunos de los testigos aseguran que antes del suceso vieron entrar y salir a chicas con ropa muy sexy: tacones altos, corsés… El promotor del club en el que tuvo lugar la fiesta explicaba que Eddie estaba detrás de la organización y que, aunque se trataba de un evento privado, se corrió la voz con el consabido y triste desenlace: “Había muchos amigos y clientes de Eddie allí: príncipes árabes, gente con dinero, ese tipo de cosas”, comentaba el promotor que añadió: "Es un héroe. Murió tratando de salvar a sus colegas. Se enfrentó a nueve de ellos".

También fueron apuñalados otros dos porteros, de 29 y 37 años, y una mujer de 29 años que trabajaba en las mesas de reserva del lugar.

Aunque el abogado de Davenport afirma que su cliente no tiene nada que ver con este evento, muchos aseguran que era él el que estaba cobrando. Algunos empelados que no han querido identificarse contaban al periódico Daily Mail que él era el encargado de cobrar: “A algunos les cobraba 2000 libras a otros 800… No había un precio fijo establecido”.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios