Logo El Confidencial
la metamorfosis

Jeff y MacKenzie Bezos: así pasaron de ser los más frikis a los cool de Silicon Valley

El hombre más rico del mundo y su mujer se divorcian después de 25 años de matrimonio. En este tiempo, la pareja ha dejado de ser patito feo para alzarse como elegante cisne

Foto:  Jeff y MacKenzie. (Getty)
Jeff y MacKenzie. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Jeff Bezos anunciaba este 9 de enero que se divorcia de su mujer, MacKenzie, después de 25 años de relación. El hombre más rico del mundo en 2018 según la lista Forbes, con una fortuna estimada de 150.000 millones de euros, emitía un comunicado a través de su cuenta de Twitter en el que explicaba la situación: "Tras un largo periodo de exploración del amor y separación de prueba, hemos decidido divorciarnos y continuar nuestras vidas compartidas como amigos", escribía.

Según el 'National Enquirer', el multimillonario ha decidido adelantarse antes de que “mensajes calientes y eróticos” que demostraban un affaire con Lauren Sanchez pudieran filtrarse.

[LER MÁS: Lauren Sanchez, el 'affaire' que le va a costar a Jeff Bezos 50.000 millones de euros]

Jeff y su esposa rompen una relación que les ha mantenido unidos durante un cuarto de siglo. A lo largo de estos 25 años la pareja ha sufrido una transformación física y estilística que les ha llevado de ser una especie de patitos feos del entramado empresarial a los más cool de Sillicon Valley. ¿Cómo obraron el milagro?

El CEO de Amazon y su esposa entraban en escena a finales de los años 90: él lucía una cabellera ya castigada por el paso del tiempo y una alopecia incipiente. Su cuerpo más 'fofi' que 'sano' aparecía cubierto por esas modas tan de los norteamericanos que consiste en ir a unos grandes almacenes y comprar cualquier cosa en tamaño XXL.

Por su parte, MacKenzie lucía un terrible corte de pelo, apenas maquillaje, unos dientes irregulares, un cuerpo poco trabajado y un sentido de la estética bastante dudoso.

Veinticinco años después, poco queda de aquella pareja. Tanto Jeff como MacKenzie no solo han mejorado exponencialmente sus looks, sino que además parecen mucho más jóvenes. De hecho, según algunos expertos han explicado al diario inglés 'Daily Mail', la pareja podría haber pasado por quirófano además de someterse a duras clases de entrenamiento.

Gimnasio, bótox y glamour

Para empezar, el multimillonario decidió raparse la cabeza, lo que le da un aire más Bruce Willis y menos Bono (antes del injerto). Aparcó los pantalones baggy (superanchos) que le hacían parecer a MC Hammer y se compró camisetas más ajustaditas que resaltaban el cuerpo trabajado en el gimnasio. El cambio fue tan radical que hace dos años numerosos memes se hicieron eco de ello como este que decía: “1998: Vendo libros. 2017: Vendo lo que me de la p*** gana”.

 El antes y el después. (RRSS)
El antes y el después. (RRSS)

Un cirujano entrevistado por el diario inglés aseguraba además que el empresario se habría puesto “inyecciones de bótox en la frente”.

Por su parte, el rostro de MacKenzie no solo ha adelgazado, sino que sus dientes parecen mucho más rectos y blancos de lo que alguna vez fueron, además de dejarse una melena más larga y oscura que reniega de aquellos cortes asimétricos realizados por su peor enemigo. Este look más atractivo y glamuroso lo acompaña con estilismos sencillos y elegantes.

Según el cirujano consultado por 'Daily Mail', ella se habría hecho un relleno de mejillas para darle un aire más juvenil al rostro.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios