Anjelica: amor con Jack Nicholson, soledad y empoderamiento del último eslabón de los Huston
  1. Celebrities
cumple 70 años

Anjelica: amor con Jack Nicholson, soledad y empoderamiento del último eslabón de los Huston

La actriz de 'La familia Addams' cumple siete décadas de una vida que daría para mil películas, desde su nacimiento en pleno rodaje de 'La reina de África'

placeholder Foto: Anjelica Huston, en la 89 edición de los Oscar. (CP)
Anjelica Huston, en la 89 edición de los Oscar. (CP)

Cuando Walter Huston recibió algunas de las mejores críticas de su carrera por 'Desengaño', en un lejano 1936, no podía imaginar que, medio siglo más tarde, su nieta Anjelica, que ni siquiera existía entonces, ganaría un Oscar como mejor actriz de reparto; que ella garantizaría la continuidad de una saga que tiene su epicentro en John, el director de 'La jungla de asfalto' o 'La reina de África'. Fue precisamente durante ese rodaje en el Congo, que casi mata a Humphrey Bogart y (un poco más) a Katharine Hepburn cuando John Huston supo que había tenido una hija a través de un telegrama. Cuentan que ni se inmutó pese a los intentos de la Hepburn de sacarle algún tipo de emoción a alguien que dijo haber rodado esa película con el único propósito de cazar un elefante. La indiferencia no sería una tónica habitual en la relación entre padre e hija. Sí que hubo algo de distancia entre ellos. Anjelica, nacida un 8 de julio de hace 70 años, siempre supo que su padre prefería la aventura de los rodajes a las labores de padre, que suplía con un sinfín de regalos y objetos traídos de diferentes partes del mundo.

placeholder Huston en 'Dublineses', la última película de su padre. (CP)
Huston en 'Dublineses', la última película de su padre. (CP)

En su autobiografía, Anjelica Huston contaba cómo siendo una niña se emocionaba cada vez que su padre volvía del set de rodaje, aquellas pocas veces que lo veía. "Cuando llegaba, el sol entraba en la casa, las cosas se volvían majestuosas, la plata brillaba. La casa adquiría otros colores, las lámparas de araña se iluminaban y el champán burbujeaba. Era el hombre más arrebatador que he conocido. Era como un dios. Me llamaba 'cariño', 'querida' o 'mi niña' y después se marchaba y todo volvía a las sombra". Pronto supo que aquel hombre le era infiel a su madre, Enrica Soma, y dejó a un lado la idealización. A la desmitificación también ayudó que sus padres la internasen bastantes años en escuelas de Inglaterra e Irlanda. Aquello ocurrió hasta que sus padres se divorciaron en 1961. Siendo ya una jovencita se trasladó a Nueva York para ser modelo, pero vivió aquella profesión pasajera de forma paradójica. Mientras que el resto del mundo admiraba su belleza, ella se veía "fea" y lloraba delante de los espejos.

placeholder Junto a Jack Nicholson en los Oscar de 1974. (CP)
Junto a Jack Nicholson en los Oscar de 1974. (CP)

En 1969 vivió dos de los peores momentos de su vida: el fallecimiento de su madre con apenas 39 años y las malas críticas hacia su debut cinematográfico en 'Paseo por el amor y la muerte', una película dirigida por su padre. Las acusaciones de nepotismo fueron múltiples en todos los artículos relacionados con ella. A principios de los 70 y tras una relación tormentosa con el fotógrafo Robert Richardson, la entonces joven actriz conoció a Jack Nicholson en una fiesta. Cautivada por su presencia desde que le vio en 'Easy Rider', ambos iniciaron una relación que duraría 17 años y tampoco sería un camino de rosas. El protagonista de 'El resplandor' le fue infiel y, según cuenta la propia Anjelica en su autobiografía, ella parecía haber perdido su identidad a su lado. Eso cambió cuando ganó un Oscar por 'El honor de los Prizzi', otra película de su padre, y empezó a ser un nombre por sí misma. Los complejos y el ser 'la sombra de' se desvanecieron para dar paso a una mujer segura de sí misma y capaz de mandarlo todo a la porra. Incluido Jack Nicholson, con el que, según una polémica entrevista de 2019, también compartió afición por la cocaína.

"Jack la usaba de una manera inteligente, como Freud, porque se cansaba muy fácilmente. Por eso nunca abusó de ella". En ese mismo relato también habla de cómo se acabó cansando del actor y lo cambió por Ryan O'Neal. "Simplemente me conquistó. Me llamó y me invitó a salir. Fue así de simple. Ryan era un hombre muy bello. Un verdadero dios que en una fiesta me dijo que yo era la persona más fantástica y maravillosa que había conocido. Cualquiera hubiera hecho lo mismo que yo, especialmente si su novio le hubiera dicho que se iba a recibir las llaves de la ciudad de Nueva York y que ninguna de sus esposas estaba invitada. Yo estaba lista para que algo así pasara".

placeholder Anjelica Huston junto a su última pareja, Robert Graham, en 2004. (CP)
Anjelica Huston junto a su última pareja, Robert Graham, en 2004. (CP)

Pero O'Neal tampoco era un ángel y su amor se acabó terminando justo cuando la carrera de Anjelica brillaba más que nunca. Ya no era la hija de John Huston, sino una de las actrices más reputadas de Hollywood. Y lo ha demostrado con creces: ha sido capaz de darle carisma a una Morticia Addams o una presencia fascinante en un cine más de autor como el de Wes Anderson, que también ha contado con ella. En el amor empezó a tener mejor fortuna cuando se cruzó en su camino Robert Graham, con él se casó en 1992 y vivió feliz hasta su muerte en 2008. La enfermedad de él, el primer hombre que la miró "de verdad", los sorprendió a ambos sin seguro médico, algo que dejó a la actriz cerca de la ruina.

placeholder Anjelica Huston, como Morticia Addams. (CP)
Anjelica Huston, como Morticia Addams. (CP)

Pero como dice el refrán, no hay mal que cien años dure. Con los años ha remontado y trabajo no le falta, incluso de dobladora. En una ocasión, siendo ella muy joven, el director Tony Richardson fue bastante cruel a la hora de juzgar su aspecto y su talento. "Pobrecilla. Tanto talento y lo poco que te luce. Nunca harás nada con tu vida", le dijo sin miramientos. Con los años, es ella es la que ríe la última. "Jamás pensé que llegaría tan lejos ni que tendría tantos años a mis espaldas", dice en las últimas páginas de sus memorias, tituladas, precisamente, 'Mírame bien'.

Hollywood Mujeres influyentes
El redactor recomienda