Las cinco islas secretas de España en las que perderse este otoño
  1. Estilo
viajes

Las cinco islas secretas de España en las que perderse este otoño

No es necesario tener un mapa del tesoro para encontrarlas. Eso sí, albergan botines que vale la pena descubrir. 'Vanitatis' repasa cuáles son algunas de las perlas insulares de la geografía patria

Foto: El diario británico 'The Guardian' ha considerado las playas de las Islas Cíes como las mejores del mundo
El diario británico 'The Guardian' ha considerado las playas de las Islas Cíes como las mejores del mundo

Cuando pensamos en islas en nuestro país, nos viene la imagen de las Baleares o las Canarias. Pero las hay menos turísticas que no salen en todas las guías de viajes. ¿Quieres escapar del mundanal ruido? Refúgiate en una de ellas.

Playas de película: las islas Cíes

Islas de los dioses. Con este sugerente nombre se las conoce. Se sitúan en la Ría de Vigo y forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Lo componen tres islas, San Martiño, O Faro y Monte Agudo, y el largo arenal que une estas dos últimas es la playa de Rodas, considerada por el diario 'The Guardian' como la mejor del mundo. Ahí queda eso. Se pueden visitar en los barcos que hacen regularmente ese itinerario o alquilando un yate. Y si tanto te convencen que te quieres quedar ahí, la mejor opción es acampar. Se puede hacer senderismo, buceo y, en definitiva, sentirse como los protagonista de 'El lago azul'.

Historia y descanso: la isla de Tabarca

A 22 kilómetros de Alicante nos encontramos con un pequeño archipiélago, el único habitado de esta Comunidad, que preside Tabarca acompañada de los islotes La Cantera, La Galera y La Nao. Por sus playas de agua cristalina pasearon los piratas berberiscos hasta que el el siglo XVIII se fortificó para albergar a pescadores genoveses que habían sido apresados en Túnez. Y esas impresionantes murallas le confieren un encanto tan innegable que han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural.

Se puede planear una excursión de un día, desde Santa Pola o Benidorm, o pernoctar allí, ya que la oferta hotelera y gastronómica ha crecido mucho en los últimos años. Sus playas son tan interesantes como su centro histórico. Un consejo: no perderse la caldereta.

Paraíso natural: el archipiélago de Cabrera

El pobre siempre ha estado a la sombra de la marchosa Ibiza, la paradisíaca Formentera, la encantadora Menorca y la imponente Mallorca. Sus 19 islotes cuentan con una impresionante flora y fauna –durante la migración, se pueden avistar 150 especies de aves, sus aguas albergan 200 tipos de peces y cuenta con 450 plantas diferentes–, y conforman, desde 1991, el Parque Nacional Marítimo Terrestre del archipiélago de Cabrera. Los barcos que llegan hasta este paraíso salen desde Mallorca.

Más allá de la apabullante diversidad de la zona, también se puede visitar la huella del hombre, como su castillo del siglo XIV o sus restos arqueológicos. También cuenta con interesantes rutas de senderismo plagadas de refugios de montaña.

Lujo y relax: la isla de la Toja

Durante siglos fue un lugar de pastoreo, pero cuando en el XIX se descubrieron sus manantiales y aguas termales, de ahí a la gloria... Pasó a ser el lugar preferido por las clases adineradas para sus momentos de asueto. En la actualidad, conserva esta tónica y es un complejo turístico con hoteles de lujo, campos de golf, casino, urbanizaciones… Y, claro, las antiguas fábricas de jabones que han hecho famoso su nombre. La original ermita de San Sebastián, recubierta totalmente de conchas, es uno de los lugares que se ha de visitar sí o sí.

También es imprescindible quitarse el albornoz y hacer una ruta de senderismo por el Parque Forestal de la Isla de la Toja, que se halla en el centro de la misma y que está aderezado por altísimos pinos.

Paisaje incomparable: la isla La Graciosa

Es la Cenicienta de las Canarias y la mayor del archipiélago Chinijo. Separada de Lanzarote por un brazo de mar, esta isla de nombre divertido cuenta con 29 km2, 660 habitantes y dos pueblos: La Caleta del Sebo y Casas de Pedro Barba.

Es un auténtico remanso de paz: sin carreteras asfaltadas y con una mezcla de colores de playas y montañas volcánicas que parece sacada del lienzo de un pintor. Si estás en forma, no lo dudes: alquila una bicicleta para recorrerla disfrutando al máximo del paisaje.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Alicante Benidorm San Sebastián Ibiza Formentera