Logo El Confidencial
ciao granos

Estas son las claves y los productos para eliminar el acné corporal

El acné corporal tiene la misma base que el facial. Hoy te desvelamos todos sus entresijos

Foto: Una limpieza facial correcta es fundamental para sobrevivir a los agentes externos que dañan la piel del rostro a diario. (Cortesía YSL)
Una limpieza facial correcta es fundamental para sobrevivir a los agentes externos que dañan la piel del rostro a diario. (Cortesía YSL)

Siempre que hablamos de uno de los mayores quebraderos de cabeza beauty (sí, nos referimos a los granos) nos centramos en el rostro. Efectivamente sus manifestaciones son más evidentes, pero las lesiones corporales también pueden ser un auténtico drama.

El acné corporal tiene la misma base que el facial. El Dr. Antonio Ortega, dermatólogo de Clínica Menorca, nos indica que está provocado por la suma de varios factores, como son una mayor actividad hormonal, la presencia de bacterias, la genética, algunos gestos mecánicos, el uso de cosméticos comedogénicos o de algunos medicamentos que “generan una mayor producción de sebo desencadenando el problema, obstruyendo los folículos pilosos e infectándose”.

Spray corporal Acniben Body, de Isdin (19,20 €). Específico para el acné corporal, normaliza la renovación celular y oxigena. Leche Corporal Acglicolic Classic, de Sesderma (29,75 €). Gracias al ácido glicólico exfolia suavemente y mejora la textura. Spray Serozinc, de La Roche Posay (14 €). Solución con sulfato de zinc que purifica, calma y reduce los poros. Cápsulas Acniover, de Martiderm (30,95 €). Con probióticos, prebióticos, vitaminas C y D y niacinamida que cuidan la dermis durante los tratamientos antiacné.

Además, el sudor y el contacto continuo con la ropa provoca que el acné corporal se irrite más fácilmente que los brotes en el rostro. El especialista reconoce que cualquier parte de tu cuerpo es candidata para lucir lesiones (menos las palmas de las manos y las plantas de los pies, que carecen de folículos sebáceos), pero que esta inflamación tiene predilección por el cuello, el escote, el torso, la espalda, los hombros y los glúteos.* Aunque la espalda es su zona favorita. Hasta el punto que, según el Dr. Emiliano Grillo, dermatólogo de IML, esta dolencia tiene su propio nombre: bacne (suma de 'back', espalda en inglés, y acné). ¿El motivo? Las glándulas sebáceas en la espalda y en el pecho son más activas, además como son zonas que suelen estar cubiertas por tela, no transpiran y el roce continuo favorece la aparición. Palabra de Gabriel Serrano, dermatólogo y fundador de Sesderma.

Sea cual sea la zona de tu body afectada, el Dr. Grillo reconoce que podemos diferenciar dos tipos de acné: uno más superficial y otro quístico. El primero es más leve y se suele combatir con “terapias locales como cremas o lociones antibióticas en combinación con determinadas sustancias que favorecerán la limpieza y desobstrucción del poro”. El segundo es más profundo y puede generar marcas y cicatrices difíciles de tratar. Por eso suele paliarse con “antibióticos orales y/o isotretinoina oral a bajas dosis”. El dermatólogo apunta que aunque estos fármacos imprimen respeto, son seguros y los efectos secundarios no son tan frecuentes, por lo que aportan más beneficios que riesgos. Eso sí, siempre bajo prescripción y supervisión médica.

Plan de actuación

Todos los expertos coinciden: el primer paso es acudir al especialista. En palabras de la Dra. Aurora Garre, medical marketing manager en Isdin, “si se han empleado productos cosméticos específicos para el acné durante varias semanas y no hay una mejoría significativa, debe ser valorado por un médico para determinar si es necesario asociar un tratamiento farmacológico específico”. Prevenir la aparición del acné es algo complicado, así que los esfuerzos se suelen centrar en reducir la aparición de futuras lesiones, evitar la aparición de marcas y minimizar el número y tamaño de las cicatrices en la piel asociadas al acné. El Dr. Antonio Ortega afirma que estas marcas que perduran en el tiempo son causa de la reacción inflamatoria del cuerpo contra las lesiones. Identifica dos tipos de cicatrices generadas por el acné corporal: “Las que se originan por una pérdida de tejido y las que se originan por una excesiva formación de tejido (como los queloides y las cicatrices hipertróficas)”. Para eliminarlas recomienda el láser fraxel.

A efectos prácticos existen algunos gestos que puedes llevar a cabo para minimizar los efectos del acné corporal en tu propia piel:

Presta atención a la limpieza

El Dr. Emiliano Grillo reconoce que un gel no acaba con el problema, pero sí que puede ayudar a que no empeore o reaparezca. Él recomienda usar limpiadores suaves con un pH 5,5, que permita regular la flora bacteriana. En determinados casos, es adecuado utilizar limpiadores seborreguladores más astringentes. Y desde Sesderma te aconsejan que te olvides de las esponjas convencionales pues acumulan más bacterias. Hazte mejor con una natural o, simplemente, utiliza la mano.

También del cabello

Para reducir los brotes de la zona del cuello y de la espalda se recomienda lavar el pelo con frecuencia y mantenerlo alejado de la piel afectada con una coleta.

Y al secado

Antes de vestirte debes eliminar toda la humedad de la zona pero sin frotar. Utiliza una toalla limpia (si no, podrás extender la infección) y absorbe todo el agua a través de suaves toquecitos.

Hazte con productos específicos

Gel Limpiador Espumoso CeraVe, de CeraVe (10,50 €). Incluye ceramidas, niacinamida y ácido hialurónico para mimar las pieles con tendencia grasa. Exfoliante Purificante Sébium, de Bioderma (15,95 €). Retira las células muertas para evitar la obstrucción de los poros. Purifying Body Mud The Ritual of Hammam, de Rituals (10 €). Barro purificante con arcilla y eucalipto que exfolia, elimina impurezas y refresca. Gadget Free Skin, de Talika (79 €). Basada en la luz para controlar las imperfecciones, el exceso de sebo y las rojeces. Ideal para pieles grasas.

Casi siempre puedes utilizar los del rostro (pregunta a tu médico antes de lanzarte a usarlos) sobre el cuerpo, pero ten en cuenta que las fórmulas corporales suelen tener concentraciones más altas de los activos ya que el cutis es más sensible.

Apúntate a la exfoliación

Eli Suñer, de MartiDerm, advierte que un uso excesivo de estas fórmulas puede resultar demasiado agresivo, “dado que puede generar un secado de la piel, conduciendo a un incremento en la producción de sebo por compensación y, por lo tanto, crear un efecto rebote”. Lo mejor es seguir las pautas de la Dra. Aurora Garre, que reconoce que es un tratamiento complementario que debe apoyarse con otras terapias. Se trata de un gran aliado ya que elimina las células muertas e impurezas que pueden obstruir la salida de las glándulas sebáceas y favorecer la aparición de comedones mientras ayudan a que la piel se renueve. En principio, ella opta por los exfoliantes químicos y propone aplicarlos tras la ducha, una vez a la semana. Eso sí, evita hacerla cuando sufres un brote severo ya que puedes dañar la zona.

Céntrate en la dieta

Aunque muchos expertos no se ponen de acuerdo, lo cierto es que un alto porcentaje de ellos recomienda reducir la ingesta de lácteos, de las bebidas carbonatadas y los azúcares. ¿El plus? Eli Suñer reconoce que “los probióticos y periódicos han demostrado efectos beneficiosos en la prevención de los brotes de acné”. Toma nota. *Si de forma puntual te aparece un grano aislado, no te preocupes. El Dr. Ortega afirma que se debe a un mix entre células muertas, sebo o pelitos enquistados. Se denomina foliculitis.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios