Logo El Confidencial
Cuidado del rostro

Aftersun facial: ¿por qué es tan importante aplicarlo después del sol?

Tras la exposición solar, tu piel está más vulnerable y no vale cualquier hidratante. Dale los cuidados que necesita con fórmulas reparadoras, hidratantes y con acción calmante

Foto: Aftersun para el rostro, así debes calmar e hidratar tu piel. (Unsplash)
Aftersun para el rostro, así debes calmar e hidratar tu piel. (Unsplash)

Más de la mitad de las españolas confiesan que suelen tener reacciones en la piel cuando se exponen al sol, según un estudio realizado por Birchbox, líder en ecommerce de belleza. Y hay más datos: el 51% afirma que suelen notarse más manchas en la piel al finalizar el verano y el 59% confiesa que se quema la piel (por lo menos una vez) durante la temporada. Con estas cifras es evidente que la piel del rostro sufre demasiado durante los meses de verano y si no la cuidas como es debido, puede traer consecuencias como la aparición de las temidas manchas o la aceleración del envejecimiento de la piel.

La protección es el primer paso. (Semana de la moda de París S19 - Imaxtree)
La protección es el primer paso. (Semana de la moda de París S19 - Imaxtree)


Pero no todos los datos son tan alarmantes. Según el mismo estudio de Birchbox, el 81% de las españolas afirma utilizar aftersun después de la exposición solar. ¡Bien! Y es que a estas alturas del verano ya te habrás dado cuenta de que después de tomar el sol no vale cualquier crema hidratante. Los tratamientos postsolares deben aportar una hidratación intensa y reparar los daños provocados por el sol, a la vez que calman y ofrecen una agradable sensación de confort a la piel.

Al igual que hay que utilizar un fotoprotector para el rostro y otro diferente para el cuerpo, haz lo mismo con el aftersun. La piel de la cara es más delicada y necesita cuidados específicos para repararse. Utilizar un tratamiento adecuado marcará la diferencia en el aspecto de la tez del rostro.

Todo son ventajas

Tranquila, no eres la única que utilizaba aftersun solo para después de las quemaduras del sol. Hasta ahora. Entre las virtudes de estos tratamientos están las de calmar, reparar, hidratar, refrescar y cuidar la piel (esto lleva implícito el salir a la calle con la satisfacción del deber cumplido). Estos tratamientos tienen tantos beneficios para la piel que a partir de ahora querrás (y deberás) utilizarlos sin moderación tras una exposición prolongada al sol.

1. Devuelve el equilibrio a la piel. Gracias a su fórmula descongestiona, desinflama, repara, combate la acción de los radicales libres… Es el complemento perfecto a la fotoprotección, puesto que ambos persiguen que no haya daño celular.

2. Plus de hidratación. Hidrata en profundidad y calma la sensación de sequedad y tirantez provocada por la carencia de agua en la piel tras una larga exposición al sol.

3. Fórmulas para pieles delicadas. Están desarrolladas específicamente para las pieles que han sufrido daños bajo el sol, de ahí que tengan texturas untuosas y envolventes que aportan un confort inmediato a la piel.

4. Prolonga el bronceado. Si no quieres decir adiós antes de tiempo a ese tono tan favorecedor de piel y que tanto te ha costado conseguir, inclúyelo en tu rutina de cuidado facial postsolar.

5. Un refresco para la piel. Baja instantáneamente la temperatura de la piel acalorada por el sol gracias a activos refrescantes como el mentol o el aloe vera. Guárdalo en la nevera y el efecto será aún mayor.

6. Ligera como una pluma. Tienen una textura de absorción ultrarrápida y son tan ligeras que podrás vestirte inmediatamente.

Directos a tu neceser

After sun, de Muti (33,50 euros). Con aloe vera que refresca, suaviza y calma la piel alterada; ácido hialurónico fragmentado de bajo peso molecular que hidrata en profundidad, ayuda a mantener el equilibrio hídrico y mantiene la piel elástica; calcio para reforzar la función barrera; y niacinamida para cerrar los poros, alisar las finas líneas y arrugas, y combatir los radicales libres.

Mousse Aftersun, de Júlia (20 euros). Mousse de acción calmante con aloe vera, mentol y vitamina E, restaura los niveles óptimos de hidratación y elasticidad de la piel después del sol. Contiene ingredientes activos que protegen la piel contra los radicales libres evitando envejecimiento prematuro de la piel. Es excelente para prolongar el bronceado.

Gelée Rafraîchissante Après Soleil, de Clarins (29,50 euros). Gel refrescante y calmante que garantiza una hidratación de 24 horas. Alivia y reconforta la piel cuando aún está expuesta a las agresiones de los rayos UV, incluso después de la exposición al sol, y además su fórmula ha sido enriquecida con un activo que realza y prolonga el bronceado. Los tratamientos para después del sol de Clarins han sido formulados a base de extractos de plantas antirradicales libres, reconfortantes y superhidratantes. La piel fresca y reconfortada está mejor preparada para una nueva exposición, y su juventud y su belleza se preservan.

Sunissime, de Lierac (23,50 euros). Bálsamo facial reparador rehidratante y antiedad. Tiene un efecto refrescante, mientras que rehidrata y calma la piel de la cara y del escote después de la exposición prolongada al sol. Está formulada con extracto de hamamelis y omega 3 y 9 de aguacate que hidratan y tienen una acción antiarrugas, antiflacidez y antimanchas. Gracias a su tecnología Cryo-Efecto, aporta una sensación de frescor intenso que ayuda a recuperar el confort en la piel. Su textura es cremosa y fácil de aplicar, con un delicioso aroma a flores blancas.

Aprés-Soleil Gelée Fraîche, de Polysianes (20,60 euros). Gel hidratante y calmante, enriquecido con monoï y morinda. Además de proteger la piel, ayuda a mantener un bronceado uniforme y duradero.

After Sun Cooling Cream-Gel, de Apivita (11,50 euros). Este tratamiento postsolar, en textura crema-gel, refresca e hidrata al instante el rostro y el cuerpo después de la exposición solar, a la vez que protege la piel de los radicales libres y del fotoenvejecimiento. Entre sus ingredientes se encuentran: higo, aloe, lavanda de mar, pepino, aceite de almendra, té verde y extracto de propóleo. No contiene parabenos, alcohol, siliconas ni aceites minerales.

En formato mascarilla

Mask Tissu AfterSun Delial, de Garnier (2,95 euros). Tiene un efecto calmante sobre la piel mientras ayuda a devolverle la hidratación perdida durante el tiempo que ha estado expuesta al sol. Su fórmula ultrahidratante y suave ayuda a que la piel se calme, rehidrate y se refresque gracias a que está enriquecida con ácido hialurónico, activo hidratante conocido por su capacidad de retener hasta 1.000 veces su peso en agua, y hamamelis, conocida por sus propiedades calmantes, que refresca la piel al mismo tiempo que calma la sensación de calor.

Bio Enzimes Mask, de Talika (7,90 euros). La biocelulosa, utilizada en la cirugía como un medio de cicatrización, es el material utilizado por Talika para crear esta máscara que ofrece una sensación de frescor y un confort inmediato, que se prolonga después de la aplicación. La piel agredida por el sol queda calmada, visiblemente rellena y regenerada. ¿Cuándo utilizarla? Dos veces por semana, sobre la piel perfectamente limpia, o después de una exposición solar. Coloca la máscara sobre el rostro y a continuación presiona con los dedos para asegurar una perfecta adhesión. Déjala actuar durante 15-30 minutos, retírala y masajea el excedente de suero suavemente.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios