Logo El Confidencial
A flor de piel

El pequeño descuido en el bronceado de Amelia Bono

Mantener un bronceado perfecto todo el año tiene un precio y Amelia Bono lo ha demostrado en su último posado de Instagram

Foto: Amelia Bono. (Instagram)
Amelia Bono. (Instagram)

Los autorretratos ante el espejo pueden quedar ideales en tu muro de Instagram, pero tienen que estar supervisados por un especialista. Un mal ángulo puede mostrar el reflejo de algo que quieres ocultar o, en el caso de Amelia Bono, una fotografía puede dejar a la vista la diferencia de pigmentación entre brazo y mano.

Abanderada de la protección solar por su piel clara y llena de pecas, Amelia Bono ha lucido un estupendo bronceado durante todo el verano, tomando el sol siempre con protección. Pero ahora que las horas de sol han disminuido, Amelia ha conseguido mantener su bronceado.

Una exfoliación bisemanal y una diaria e intensa hidratación corporal pueden ayudar a que el moreno dure más tiempo, al contribuir a la salud de la piel y evitar el efecto pelado. Y así es como el común de los mortales llegamos a mediados de septiembre con un tonito dorado muy sutil y bastante alejado de ese potente bronceado con el que volvimos de las vacaciones.

[LEER MÁS. Merging: el nuevo uso del bronceador para estar morena todo el año y sin excesos]

Pero, entonces, ¿cómo ha conseguido Amelia Bono mantener su cuerpo con un tono verano tanto tiempo? Puede que la respuesta esté en su última foto. Amelia, móvil en mano y frente a uno de sus espejos preferidos para selfis, dejaba a la vista una llamativa diferencia entre el tono de su mano y de su brazo.

Mientras su cuerpo mantiene el bronceado dorado y vacacional, perfectamente iluminado y natural, su mano parece varios tonos más clara. Incluso resulta sencillo identificar la línea de separación blanco/moreno a la altura de la muñeca, lo que se explicaría con un cosmético aliado estrella de los mejores morenos: el autobronceador. Sobre todo, después de haber visto que, durante el verano, las manos de Amelia estaban igual de bronceadas que el resto del cuerpo.

[LEER MÁS: Siete trucos para parecer más morena en un abrir y cerrar de ojos]

Autobronceador, manual de uso

Los autobronceadores en espuma, spray o crema suelen venir acompañados de guantes o manoplas con los que extender el producto con facilidad, llegando a cualquier zona y evitando que las manos se queden anaranjadas. Muchas veces, el producto se queda en las grietas y pliegues de las manos, y aparece el efecto 'manos cheeto', por mucho que te las laves después, si no te aplicas el autobronceador con un guante, el drama es real.

Pero, aunque utilices una manopla para extender el autobronceador por todo tu cuerpo, también tienes que tener cuidado de no acabar con el efecto manos de mimo de Amelia Bono. La diferencia entre el tono de las manos y el del brazo es muy fácil de identificar, y terminar con ella es tan sencillo como, después de haber aplicado el producto y haberte quitado la manopla, darle a la mano una pasada muy ligera.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios