Radar de tendencias: la manicura de jade o amatista que más vemos en Instagram
  1. Estilo
  2. Belleza
Manicura jade y amatista

Radar de tendencias: la manicura de jade o amatista que más vemos en Instagram

Jade, amatista, cuarzo y prácticamente cualquier gema puede trasladarse a la manicura con la tendencia beauty del momento, esmaltar las uñas con lacas traslúcidas y mucho brillo

Foto: Gemas como jade, cuarzo o amatista se han convertido en las protagonistas de las manicuras del momento. (Unsplash)
Gemas como jade, cuarzo o amatista se han convertido en las protagonistas de las manicuras del momento. (Unsplash)

El largo o el volumen en las manicuras han dejado paso a tendencias que priman el color y el brillo por encima de otros diseños más elaborados. Casi como relevo de la manicura carey o de las jelly nails que triunfan en Corea del Sur y Japón, las uñas de jade se han convertido en el recurso con el que incluir colores muy potentes como el verde, el morado o el rosa, de una forma discreta y sin recargar la manicura.

El top coat es el aliado secreto, responsable de lograr ese brillo de piedra pulida, habitual en las joyas con este tipo de piedras o en las gemas que se utilizan para realizar masajes o meditar. Al igual que cada piedra tiene un tono y una morfología, cuando se trata de manicuras de jade, no existe una única técnica. Los diseños que emulan el cuarzo, por ejemplo, trabajan sobre una base nude rosada muy ligera, sobre la que posteriormente se aplicarán detalles a modo de las ‘vetas’ típicas de la piedra. Para este tipo de diseños, además de tener dotes artísticas y un ojo muy educado en el tallado de gemas, es recomendable acudir a un profesional.

Otros diseños requieren jugar con capas y cantidades de esmalte de uñas, para emular esas diferentes concentraciones de pigmento de la piedra. Si en el mercado encontramos jades más claros o más oscuros, en la manicura ocurre lo mismo. No hay un diseño tipo, sino que los salones de belleza experimentan con tonalidades o incluso imitan las irregularidades de las piedras, combinando lacas de uñas y añadiendo detalles con pincel. Para igualar las capas y crear una cobertura uniforme, el paso final es el top coat que, en este caso, es el responsable de que la uña no parezca un sinsentido de colores, sino una superficie lisa y extrabrillante. El plan b siempre es recurrir a uñas postizas al estilo press on nails, previamente diseñadas y esmaltadas con cuidado y adheridas a la lámina de la uña con una capa de pegamento.

Además de emular el color y el brillo de gemas como la amatista, el jade o el cuarzo, para realizar una correcta manicura de piedra, la forma de la uña también es determinante. Las uñas rectas, muy anguladas, puntiagudas o muy cortas no lucen los diseños de la misma forma. Los diseños almendrados o más afilados, pero siempre rematados en forma redondeada, igual que la forma de las piedras muy pulidas, son la mejor representación de la manicura tendencia del año.

Manicuristas y clientes encuentran inspiración también en aquellas joyas que tienen este tipo de piedras engarzadas. Así nacen diseños más elaborados en los que se pueden combinar distintas gemas, remates dorados o apliques. Todo, como siempre, es cuestión de gustos o de tu joyero.

Parte del éxito de estas tonalidades, quizá algo más arriesgadas y frías de lo que estamos acostumbrados a ver en el diseño de uñas, está precisamente en la estacionalidad de la tendencia. Hay quien encuentra en el tono claro y luminoso de manicuras como la del cuarzo o el jade más claro la perfecta transición entre el verano y el otoño, pero desde luego colores como el morado o verde oscuro -tras una temporada en que el pistacho ha regresado con fuerza- suelen ser difíciles de llevar en las manos, algo que se soluciona con este tipo de manicuras.

El verde de moda

2021 se ha convertido en el año del verde césped gracias a la intensa campaña de Bottega Veneta. Bolsos verdes, sandalias, chaquetas… Cualquier accesorio se ha teñido del color de la esperanza en el armario de las fashionistas. Como alternativa a vestir de verde o para combinar y crear un outfit armónico, tras la inminente popularidad de las joyas con turquesas, esmeraldas o el propio jade, incluir el verde 2021 en la manicura es un recurso rápido y sutil que cada vez suma más seguidoras.

El intenso y oscuro morado de la amatista es otro de los inesperados colores del momento. Cambiando con tonalidades más claras o con vetas blancas y doradas, la manicura de efecto amatista es la otra gran triunfadora del 2021. Un color muy otoñal pero luminoso gracias al top coat efecto gel con el que la uña se transforma en una auténtica piedra preciosa.

Mientras los esmaltes de otoño parecen moverse más entre los tonos tierra y burdeos, además de experimentar con cientos de estampados, la manicura de jade, amatista o cuarzo se ha convertido en la alternativa más divertida para abrazar el frío del otoño, de una forma brillante.

Esmalte de uñas Laca de uñas Tendencias de belleza
El redactor recomienda