Cómo crear un fondo de armario de fragancias
  1. Estilo
  2. Belleza
CONOCER LOS AROMAS

Cómo crear un fondo de armario de fragancias

Ya no se lleva usar el mismo perfume todos los días de año, sino que las diferentes fragancias nos ayudan a realzar nuestra personalidad o estado de ánimo en los diferentes momentos u ocasiones

Foto: Foto: Dimitri (Pexels).
Foto: Dimitri (Pexels).

Al igual que tenemos nuestros básicos de ropa y prendas que solo nos ponemos en ocasiones especiales, o conjuntos que nos ayudan a alegrarnos un día en el que nos hemos levantado con mal pie, también podemos hacer lo mismo con nuestra colección de fragancias. Si antes cada persona tenía solo un aroma –al igual que un bolso bueno y un par de zapatos de vestir–, ahora la tendencia es formar una colección de fragancias que nos ayuden con el último toque de nuestro look único.

placeholder Foto: Ron Lach (Pexels).
Foto: Ron Lach (Pexels).

Lo primero que debes tener en cuenta antes de comenzar es saber cuál es la diferencia entre las colonias y los perfumes. “Los EDT (eau de toilette) tienen una concentración entre un 5 a un 15% máximo de aceite –la cantidad que hay de este en la fórmula determina que el producto final sea más o menos caro– mezclado con alcohol. La de los EDP (eau de parfum), en cambio, es mayor y va del 15 a 25%, lo que proporciona que la duración del aroma sea más duradera”, explica María Gabriela Giménez, CEO y creativa perfumista de la firma de perfumería nicho Anconú.

Mientras los primeros suelen ser más volátiles, los segundos suelen ser algo más intensos y su duración es mayor. Además, los eau de toilette están menos concentrados, por lo que suelen ser más fáciles de usar en el día a día, pues provocan menos dolores de cabeza.

Identifica cada familia floral

También es importante que aprendas a identificar las siete familias olfativas que existen, ya que cada una tiene sus características propias. Carine Roitfeld, CEO y fundadora, y Catherine Lurault, brand manager, de Carine Roitfeld Parfums, te explican cómo son cada una de ellas:

Cítrica. Es la más antigua y las colonias suelen pertenecer a ella. Sus notas son unisex (bergamota o pomelo) y proporcionan una sensación estimulante y vigorizante. Es ideal para la mañana o para después de hacer deporte, pero también para rociar la almohada con ella antes de dormir.

Floral. La más común entre las mujeres, tiene un aura muy internacional y es la más rica proponiendo una flor única, como el nardo o el jazmín o incluso una flor inspiradora que no huele: la amapola. Con ella puedes jugar con diferentes facetas (seducción, feminidad, glamour…) y funciona en distintos momentos del día o de la noche, según las flores que prefieras.

placeholder Foto: Valeria Boltnev (Pexels).
Foto: Valeria Boltnev (Pexels).

Fougère. Clásica y tradicionalmente indicada para el sexo masculino, mezcla notas cítricas con otras amaderadas, cumarinas o lavanda, y es capaz de transportarnos al pasado con mucha poesía. Sus acentos 'old school' evocan el ambiente de barbería, pero también consigue hablar un lenguaje olfativo moderno.

Chipre. Su concepto es fundirse con la naturaleza para obtener la energía de la tierra, las raíces y las hojas. Irradia la fuerza y la sensualidad de los elementos, donde hay un contraste entre las notas de salida, ligeras y frescas, y una base profunda que aporta el musgo de roble.

Amaderada. Es sinónimo de magnetismo e intensidad, gracias a la chispa del vetiver o del sándalo, el cedro o las notas exóticas y cálidas del oud. El rastro que dejan en el ascensor o cuando sales de una habitación es asombroso; así como en invierno también quedan genial sobre jerséis o bufandas de cashmere.

Oriental. Ámbar, incienso, haba tonka, opopónaco o benjuí invitan a explorar nuevos territorios y sentidos, así como evocan viajes y aventuras. Misteriosa e irresistible, y tiene un temperamento fuerte.

Gourmand. Tiene un carácter cálido y dulzón (vainilla, praliné y haba tonka), protagonizado por notas incluso comestibles, que han sido diseñadas para representar los sabores de distintos alimentos. Sensual e imponente, su presencia se hace notar en cualquier ambiente.

Cómo crear tu propio armario de fragancias

La elección de un aroma es muy personal, pero si lo que buscas es crearte un fondo de armario, abrir la mente es imprescindible. “Busca el contraste y olfatea fragancias de hombre, de mujer y unisex, probándolas siempre sobre tu piel antes de comprar”, aconseja Giménez, quien también propone que “siempre debes tener algo ligero, dulce y amaderado, ya que los perfumes nos envuelven y los usamos dependiendo de cómo nos queramos sentir. Parte de la pregunta ‘¿cómo te quieres sentir hoy?’ y ten dos o tres opciones olfativas diferentes que acompañen tu estado de ánimo”.

Foto: Carine Roitfeld y Karl Lagerfeld. (Cortesía Karl Lagerfeld)

Para la propia Carine Roitfeld, “un armario de fragancias es como un armario de moda. Es como si creara un look fashion”. Para ella el perfume es el accesorio definitivo y en el momento de elegirlo hay que definir qué notas son tuyas: las que se identifican con tu personalidad, las que te recuerdan a momentos felices de tu vida o las que te transportan a ciertos lugares. “Es una combinación de conocerse bien a sí mismo, confiar en tu instinto para crear una armonía perfecta y ofrecer algo inesperado. Para crear el guardarropa olfativo perfecto necesitas poner tu verdad, emociones y recuerdos en él”, asegura la archiconocida editora de moda. Por eso, para ella “aquí las prisas no son buenas, sino que en la creación de este armario hay que echarle tiempo, al igual que ocurre con la alta costura, para que el resultado sea tan elegante como sueñas”.

placeholder Foto: Karolina G (Pexels).
Foto: Karolina G (Pexels).

Olvídate de creencias preconcebidas como que los aromas cítricos o frutales se identifican más con el día, y los amaderados y orientales son solo aptos de noche. Al igual que ocurre con la ropa, donde incluso ahora las lentejuelas están permitidas de día, con las fragancias ocurre lo mismo: “Elige una u otra dependiendo de cómo te quieras sentir, del lugar al que vayas a ir y de cómo te vayas a vestir”, propone Giménez. A lo que Roitfeld añade: “Según el guardarropa de moda perfecto, uno debe jugar con los clásicos y volver a encantarlos con un toque para convertirlos en el nuevo accesorio atemporal. La fragancia icónica que pasará de una generación a la siguiente”.

Y ambas expertas advierten que no se debe comprometer la calidad de los ingredientes y recomiendan optar por los naturales cuando sea posible, así como explorar los de última tecnología para ampliar el abanico de experiencias olfativas. “Las fragancias naturales son más finas, menos invasivas y se evaporan con más facilidad. Sin embargo, para encontrar el aroma perfecto hay que buscar la mejor mezcla y balance de ingredientes naturales y sintéticos”, desvela la CEO de Anconú.

Experta en capas (olfativas)

Otra manera de jugar con las diferentes fragancias de tu colección es combinando varias de ellas entre sí. A esta práctica se la conoce como 'fragance layering', y Laura Romero, directora de formación de Guerlain, te explica a continuación cuáles son las reglas básicas para acertar con las mezclas.

Si escoges aromas frescos y ligeros, maridarán mejor entre ellos. Además, ten en cuenta que los perfumes son más reacios a improvisar combinaciones, por lo que es mejor que comiences con las colonias.

Es preferibles que no mezcles más de dos referencias olfativas a la vez.

Las familias que mejor emparejan entre sí son cítrica/floral, cítrica/frutal, floral/frutal, oriental/floral y especiada/floral.

Foto: Imagen de la campaña de los perfumes 'Born in Rome' de Valentino. (Cortesía)

Escoge bien las notas que vas a juntar, ya que hay algunas demasiado intensas (vainilla, por ejemplo) y es preferible no juntarlas con otras. La rosa y la bergamota, en cambio, funcionan bien en cualquier escenario.

Pulveriza siempre en primer lugar el perfume más intenso y con mayor peso olfativo, y después el más ligero. De esta manera evitarás que el primero domine demasiado la composición final.

Deja pasar al menos una hora para que todos los ingredientes se asienten en tu piel y se pueda oler el resultado final.

El redactor recomienda