Letizia en los Premios Cerecedo: bronceador, corrector y… ¿nueva cara?
  1. Estilo
  2. Belleza
Caribe invernal royal

Letizia en los Premios Cerecedo: bronceador, corrector y… ¿nueva cara?

Hacía meses que no veíamos el rostro de la reina Letizia sin maquillaje y la sorpresa en el Premio Cerecedo la ponían su bronceada piel y el tabique de su nariz…

Foto: El maquillaje de la reina Letizia en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)
El maquillaje de la reina Letizia en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)

Todos los objetivos estaban centrados en ella para captar ese esperado momento en el que Letizia se quitara su mascarilla FFP2 y volviera a mostrar su rostro. Los últimos meses, el reglamentario uso de esta nos ha forzado a centrarnos única y exclusivamente en el pelazo de la Reina -cada vez más oscuro, sano, brillante y con canas naturales- y en su mirada, lo que nos ha ayudado a descifrar paso a paso sus trucos de maquillaje.

Así que la nueva revelación del rostro de Letizia despertaba toda la curiosidad de asistentes, fotógrafos y seguidores de la Reina. La sorpresa no era una sino varias. El rostro de la monarca parecía notablemente cambiado, pero descifrar de qué se trataba no era sencillo. Los largos meses bajo la mascarilla arrojan varias posibilidades: un retoque estético a base de rellenos, toxinas paralizadoras, estiramientos, vitaminas, hilos tensores… La lista podría ser muy larga. Sin embargo, la otra opción llegaba de la mano del maquillaje.

placeholder La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)
La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)

Mientras para la mirada tan solo intensificaba su look signature, para tratar la piel y que el tono y las correcciones permanecieran inalterables ante el roce de la mascarilla, se acentuaba el contraste entre corrector y polvos bronceadores de tal forma que, aunque favorecedor, el resultado era algo artificial.

Piel eternamente bronceada

El moreno se ha convertido en el tono habitual de la Reina. Tanto su cuerpo como su rostro lucen un homogéneo color bronceado dorado tremendamente favorecedor que se consigue con maquillaje corporal, de ahí que un día sea más intenso y al siguiente más sutil. Para el Premio Cerecedo, Letizia optó por marcar más sus facciones y prescindir por tanto del tono bronceado homogéneo en todo el rostro.

placeholder La reina Letizia se ha abonado al eterno bronceado, sublimado en esta ocasión con un potente uso del iluminador. (Getty)
La reina Letizia se ha abonado al eterno bronceado, sublimado en esta ocasión con un potente uso del iluminador. (Getty)

Sobre una piel varios tonos más clara, pómulos, tabique de nariz y sienes se maquillaban con polvos de sol muy satinados, emulando una piel besada por el sol. El punto raro lo ponía la nariz de la Reina. Tras meses sin verla, esta parecía más afinada, perfilada y con el tabique perfectamente definido… ¿Una nueva rinoplastia? Aún es pronto para poder identificar un retoque estético, pero lo que sí resulta evidente es que el uso de bronceador e iluminador le ha jugado una mala pasada a la Reina.

Los polvos bronceadores son habitualmente excelentes aliados del contouring para oscurecer la sombra del pómulo o afinar el tabique de la nariz, pero al tratarse de fórmulas satinadas, su uso requiere de un difuminado que lo convierta en un tono muy sutil. En la nariz de Letizia, sin embargo, es fácil identificar el paso del bronceador oscuro a los lados de la nariz para afinarla, en vez de sobre el tabique para lograr un aspecto bronceado. A esta técnica, se le suma otro juvenil truco, iluminar la punta de la nariz. Este sutil toque de highighter levanta la punta creando una sensación de nariz pizpireta, casi élfica. Pero la fusión del contouring brillante y el iluminador de la punta, lejos de resultar un acierto, creaban un rostro muy artificial y, sobre todo, acentuaban la perfilada nariz de Letizia, despertando las dudas sobre un retoque.

placeholder La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)
La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)

Los errores continuaban

Aunque el efecto logrado con el bronceador no era el más natural, la Reina sí estaba favorecida, a pesar de que otro desliz beauty asomaba en su rostro. Corrector, polvos traslúcidos o base compacta maquillaban el tercio inferior del rostro de Letizia, creando un marcado contraste con el bronceado y reluciente pómulo. La zona de las ojeras lucía este mismo tono blanquecino y empolvado, centrando la atención sobre ellas, en vez de camuflarlas. Puede que se recurriera a los polvos matificantes para sellar el maquillaje de la Reina, precisamente para evitar que su maquillaje se corriera por el uso de la mascarilla, como ya le ocurriera en el pasado

placeholder El maquillaje de la reina Letizia en el  Premio Francisco Cerecedo. (Getty)
El maquillaje de la reina Letizia en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)

Este contraste tan artificial podría explicarse con la técnica del baking que sella el maquillaje con polvos traslúcidos, para ‘cocinar’ la piel, y que luego se retiran con una brocha, creando una sensación de piel de porcelana perfecta. En el caso de Letizia, como hemos podido ver en algunas ocasiones en actrices como Angelina Jolie, resultaba demasiado llamativo, especialmente cuando la Reina se bajaba la mascarilla.

El trucazo de los ojos de Letizia

Mientras estos trucos de contouring, iluminador y bronceado no terminaban de encajar con la imagen anterior de Letizia ni con su habitual estética natural, el maquillaje de sus ojos encajaba a la perfección con el look estrella de la Reina.

placeholder La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)
La Reina, luciendo un contouring muy marcado en el Premio Francisco Cerecedo. (Getty)

Una vez más, no faltaba su lápiz cremoso y satinado, en esta ocasión de color cobrizo para aportar calidez la mirada. Pero, al tratarse de un acto de noche, tocaba subir el maquillaje de día con un toque de dramatismo. Además de delinear el párpado superior, Letizia enmarcaba la mirada maquillando la línea de agua con un lápiz khol negro y rematando el look con una generosa capa de máscara de pestañas sobre las suyas naturales y XXL o, directamente, aplicando extensiones de pestañas para conseguir un volumen más dramático.

Foto: La reina Letizia, el Día de las Fuerzas Armadas. (Getty)

Las cejas de la Reina, casi siempre oscuras y fijadas con gel, tenían más definición en esta ocasión, para poner el foco en la mirada. Anoche las veíamos maquilladas con un lápiz muy claro, casi gris, levantando la cola con un diseño muy recto. El resultado final -con mascarilla- era muy luminoso, pero con unos ojos muy potentes, apoyados en el tono oscuro del cabello, peinado con raya en medio y ultraliso. Sin duda un look que copiar… Pero teniendo cuidado con los polvos de sol.

Polvos de sol
El redactor recomienda