Logo El Confidencial
Diseñador clave en la industria española

Jesús del Pozo, la geometría y la pureza al servicio de la moda

Este diseñador madrileño hizo suya una industria que adolecía de reconocimiento. Con una excelente ejecución sobre las telas, se consolidó como una de sus grandes figuras

Foto: Jesus del Pozo en uno de sus desfiles (Getty).
Jesus del Pozo en uno de sus desfiles (Getty).

Madrileño de nacimiento, Jesús del Pozo irrumpió en la escena con una línea de trabajo nunca vista hasta su llegada. Formas geométricas imposibles, cortes asimétricos y una larga lista de superposición de capas son algunas de las señas de identidad que conforman su personalidad como diseñador.

Rendido completamente a la mujer, Del Pozo entendía que la moda debía de servir para cuidar las imperfecciones y exaltar los aspectos positivos de su genética. Tanto es así que el que comenzó diseñando para la línea masculina, terminó rendido completamente a la simetría femenina. El legado de Jesús del Pozo es algo único que no será fácil de olvidar.

Desfile de Jesús del Pozo (Getty).
Desfile de Jesús del Pozo (Getty).

Más allá de las pasarelas, la moda como industria

Jesús del Pozo no fue solamente uno de los nombres propios de las pasarelas de medio mundo. El diseñador es culpable de la profesionalización de la moda y de la visión que hoy en día tenemos de ella como una industria. Ya en los años 90 su papel fue clave para la creación de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACMC). Llegando a presidir la organización desde el momento de su creación hasta el año 2004.

El diseñador español estaba muy concienciado con la importancia de que los diseñadores y modistos fueran reconocidos como tal en todo el mundo. Tanto es así que fue uno de los pocos nombres que decidía plantar cara a la Pasarela Cibeles y organizar un desfile paralelo en el que mostrar sus trabajos. Posición que mantuvo durante unos cuantos años.

Una de las obras de Jesús del Pozo (Getty).
Una de las obras de Jesús del Pozo (Getty).

El hombre rendido a la pureza de la mujer

Como hemos apuntado anteriormente, Del Pozo forma parte de ese elenco de diseñadores que comenzó su carrera profesional pensando exclusivamente en el hombre, pero que terminaron rendidos a la belleza estética de la mujer. Al igual que ocurriría con Adolfo Domínguez o Antonio Miró, redefinió por completo los límites de la moda de alta costura femenina.

Tal y como el mismo diseñador afirmaba, su estilo se confección es consecuencia de sus relaciones personales con su entorno. “Evito las florituras, prefiero todo lo que sea directo y sencillo, me atrae el sentimiento. Busco lo esencial. Mi relación con la gente y con mis amigos tiene que ver con la ropa que yo hago. Son relaciones muy directas, muy claras, no hay dobles sentidos. Puede haber mucha sutileza, pero nada solapado de una manera intencionada”. De este modo, a través de su marca, bautizada como Delpozo en los años 70, fue capaz de abrir una nueva etapa en el sector de la moda, gracias a su afán por situar el cuerpo de la mujer en el lugar en el que se merece.

Obra de Jesús Del Pozo (Getty).
Obra de Jesús Del Pozo (Getty).

Una trayectoria repleta de distinciones

Si el trabajo del diseñador elevó su figura a lo más alto, las distinciones que recibió a lo largo de su carrera hicieron de él una auténtica leyenda en el ámbito de la moda. El diseñador español fue el primer modista en recibir la medalla al mérito de las Bellas Artes en el año 98. Pero no fue su única distinción, también recibía premios de la talla del Premio Nacional Cristóbal Balenciaga o la Aguja de Oro, entre otros.

En definitiva, Jesús del Pozo logró una trazabilidad de su marca de moda sin igual, gracias a la profesionalización de la profesión y a su afán por convertir a la moda en una auténtica industria.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios