Logo El Confidencial
gigante de la industria

¿Cómo Max Mara está contribuyendo a la herencia de la moda italiana?

El impacto de Max Mara en el sector de la moda ha ido mucho más allá de sus colecciones. El grupo italiano ocupa, además, un importante papel como organo transmisor de cultura.

Foto: Desfile de Max Mara (Vittorio Zunino Celotto/Getty Images)
Desfile de Max Mara (Vittorio Zunino Celotto/Getty Images)

Con el lujo y la elegancia como señas de identidad, no cabe duda de que Max Mara se ha convertido actualmente una de las firmas de moda más importantes en todo el mundo. A fin de cuentas, Archile Maramotti, su propietario, fundó la empresa con la idea de revolucionar la industria de la moda.

En una Italia en la que todavía se fabricaba de manera artesanal y se confiaba en el proceso de la manufactura, Max Mara irrumpió en el mercado con la idea de alterar el orden establecido. Famosa por el característico Teddy Bear, la firma italiana confió en la innovación tecnológica para llevar a cabo su producción, consiguiendo una mayor capacidad y elevando su popularidad al máximo dentro de la industria.

El diseñador Ian Griffiths (Getty).
El diseñador Ian Griffiths (Getty).

Ian Griffiths, el diseñador "desconocido"

Está claro que Ian Griffiths es una de esas personas que se mueve mejor por las zonas de sombra. Alérgico a la fama, suyas son las manos que proyectan las principales colecciones de la firma.

Agitador por naturaleza, el diseñador fue el culpable de que Halima Aden se convirtiese en el rostro más fotografiado de la Semana de la Moda de Milán de 2017. La somalí, descubierta ese mismo año por Kanye West, fue la primera modelo de la historia en subirse a una pasarela con una Hiyab. Como el mismo Griffiths afirma, Archile Maramotti le pidió que, por favor, hiciera lo que quisiese, pero que no llamara mucho la atención. Obviamente, el impacto de tal imagen removió toda la escena, pero Maramotti aseguraba estar encantado de que tal impacto hubiera sido tan positivo.

Desfile de Max Mara (Getty).
Desfile de Max Mara (Getty).

La carrera como diseñador de Girffiths difiere, y mucho, de la de muchos de sus colegas de profesión. Lejos de haber trabajado para algunas de las grandes marcas de moda antes de recaer en Max Mara, el inglés se hizo un nombre en la línea femenina de Browns, trabajo que compaginaba con sus estudios de moda en la Royal College of Art en la capital británica. Sin embargo, fue una prueba que realizó mientras estaba estudiando en la escuela de moda la que propició su desembarco en la firma italiana.

Max Mara y su apuesta por la tradición italiana

Pese a esa naturaleza revolucionaria, constatable en su apuesta por la innovación a la hora de fabricar sus telas o en la exaltación de la figura de la mujer trabajadora, Max Mara está firmemente comprometida con la historia de la confección, asegurando el futuro de la moda italiana. De hecho, en la región de Reggio Emilia, a apenas dos horas de Milán, el gigante italiano guarda, de manera silenciosa, uno de los grandes archivos de moda de Italia. Un total de 20.000 referencias de Max Mara, y sus diversas líneas de ropa, y hasta 8.000 piezas de diversas marcas y diseñadores italianos guardan reposo en el interior de la fábrica. Además de ropa, la casa italiana cuenta con un total de más de 50.000 revistas y 6.000 libros de moda en sus estanterías. Por ejemplo, allí se pueden observar piezas tales como el abrigo de terciopelo de Audrey Hepburn diseñado por Yves Saint Laurent, en 1976. O algunos de los conjuntos que lució Coco Chanel a lo largo de su vida.

Ian Griffiths flanqueado por Doutzen Kroes y Gigi Hadid (Getty)
Ian Griffiths flanqueado por Doutzen Kroes y Gigi Hadid (Getty)

Firmemente comprometida con el legado de la moda, Max Mara no solo se ha convertido en uno de los mayores grupos textiles a nivel mundial, sino que ha sabido posicionarse como una referencia a nivel cultural.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios