Logo El Confidencial
¿ENSUEÑO O SORDERA?

Así ha sido el primer desfile virtual de Chanel (y ya cuenta con detractores)

La firma francesa se niega a escuchar a sus compañeros al seguir manteniendo las colecciones crucero y pre-fall en su calendario

Foto: Imagen: Chanel.
Imagen: Chanel.

Mientras que la mayoría de marcas han abrazado los desfiles virtuales o han decidido cancelar las presentaciones que tenían calendarizadas para construir un nuevo almanaque más pausado y acorde tanto a la situación actual como a sus propias necesidades, Chanel ha vuelto a postularse como la marca que se niega al cambio. La firma siempre se ha mostrado cauta con la venta online para asegurar a sus clientes una experiencia de compra única y exclusiva en sus boutiques, y ahora ha decidido no cancelar el desfile crucero cuando el resto de firmas, como Gucci, se han rebelado y han decidido que dos colecciones anuales son más que suficientes.

“No sé si el número adecuado son dos o seis desfiles; depende de cada marca. Lo que sé es que hemos avanzado en el cálculo del impacto de las emisiones de carbono y que estamos avanzando mucho para progresar. Para nosotros es importante hacer estos desfiles. Necesitamos sentir la libertad creativa para expresar cada momento”, explica Bruno Pavlovsky, presidente de Chanel, a ‘WWD’.

La marca ha presentado la colección crucero mediante fotografías que han hecho a los seguidores de la marca recordar con nostalgia la espectacular puesta en escena que Karl Lagerfeld convirtió en un clásico de la firma. La reputada periodista de moda del 'New York Times', Vanessa Friedman, así lo ha asegurado. La colección se iba a presentar el 7 de mayo en Capri, pero la cuarentena tiró por la borda los planes de Chanel, que en lugar de seguir la estela de sus compañeros, ha decidido que el show tendría que continuar fuera como fuera. ¿El resultado? Ni las prendas ni la presentación parecen estar en consonancia con el momento que vivimos.

“Ha sido el regreso de algunos de los fallos escapistas de la moda en lugar de un paso hacia el futuro”, ha dicho Vanessa Friedman. Las críticas no se han centrado únicamente en los diseños. De hecho, los diseños han sido lo de menos (con vestidos de lamé e incluso vaqueros, algunas creaciones hechas a partir de tejidos que ya tenían en el taller y diseños capaces de transformarse), pues lo que se ha criticado ha sido la negativa de la marca a escuchar lo que está ocurriendo en el mundo y a presentar la colección sin creer que lo mejor habría sido esperar o cambiar el rumbo.

En su afán por diferenciarse y demostrar que la maison es más fuerte y poderosa, el vídeo de la colección y las fotografías han resultado vacuos. Los cambios, más allá de una nueva fecha y la presentación de menos outfits, son pocos. La colección presenta 50 looks, frente a los 70 que suele mostrar en sus desfiles tradicionales. "Ya desde el principio queríamos una colección más pequeña, más ligera en todos los niveles. Inicialmente tenía a Capri en mente, donde se suponía que el espectáculo tenía lugar, al final no sucedió debido al bloqueo, así que tuvimos que adaptarnos: no solo decidimos usar telas que ya teníamos, sino que la colección en general, evolucionó hacia un viaje por el Mediterráneo: las islas, el aroma del eucalipto, los tonos rosados ​​de la buganvilla", ha comentado sobre la nueva colección crucero 2020/21 Virginie Viard.

"La colección celebra un allure libre y desenfadado, inspirado en escenas de la Riviera italiana y francesa", destaca la marca, cuya colección estará disponible en noviembre. La presentación no ha innovado, sino que ha intentado capturar las máximas de la firma, tal y como ocurría siempre en sus anteriores presentaciones, al igual que sus diseños, y el comunicado con el que ha explicado los “cambios” no ha hablado de lo que en el mundo acontece. La moda puede ser aspiracional, pero quizás no estemos dispuestos a que también sea sorda.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios