Todo lo que 'Malcolm & Marie', la película de Zendaya, quiere decirnos a través de su moda
  1. Estilo
  2. Moda
TV HITS

Todo lo que 'Malcolm & Marie', la película de Zendaya, quiere decirnos a través de su moda

Con solo cuatro prendas se ha conseguido uno de los vestuarios más elegantes del cine

placeholder Foto: Zendaya y John David Washington, en la última película de Sam Levinson. (Netflix)
Zendaya y John David Washington, en la última película de Sam Levinson. (Netflix)

El estreno en Netflix, sin pasar por las salas de cine, de una de las películas que apunta directa a los Oscar, ‘Malcolm & Marie’, tiene revolucionado al universo del cine. Pero lo cierto es que el último trabajo de Sam Levinson (‘Euphoria’), con Zendaya en modo favorita a ganar todos los premios a mejor actriz protagonista y John David Washington -el hijo de Denzel- en un nivel sobresaliente, es una oda a muchas otras disciplinas artísticas: la arquitectura, la música, la decoración de interiores y, por supuesto, la moda. Lo original y lo meritorio es que esto último lo consigue reduciendo a la mínima expresión el vestuario, con cuatro cosas, literalmente. ¡Pero qué cuatro cosas!

Foto:  Zendaya. (Getty)


La cinta narra la madre de todas las discusiones de pareja, esa que puede durar horas y que, si hubiera que representarla gráficamente, dibujaría las líneas de un electrocardiograma. Con sus picos bien arriba cuando se deja salir a todo lo malo del pasado en una misma conversación y con sus descensos cuando uno se para a escuchar y a hacer examen de conciencia. Es, por lo tanto, una película sobre lo cotidiano, porque cualquier espectador con cierto bagaje en la vida se sentirá identificado de inmediato con su narrativa. Sin embargo, Levinson aleja del realismo al espectador con pequeños grandes detalles, todos de índole artística, que son los personajes secundarios de una producción rodada durante la cuarentena.

El secundario de lujo es la casa en la que está rodada íntegramente la película, la Caterpillar House del arquitecto Jonathan Feldman, una vivienda privada construida con elementos sostenibles en una de las colinas de la reserva de Santa Lucía, en Carmel, al norte de California.

placeholder Caterpillar House. (Cortesía)
Caterpillar House. (Cortesía)

Construida en una sola planta, destaca especialmente por su cubierta asimétrica y por los ventanales que la abren al exterior, lo que ofrece unas posibilidades inmensas que Levinson y su equipo aprovechan a las mil maravillas con una dirección artística y fotográfica que te deja embelesado desde el primer plano.

Junto a esta y al formidable trabajo de Zendaya y Washington, destacan otros 'actores de reparto' que tienen todos un peso sobresaliente en el resultado final de la cinta, que al menos en lo estético es maravilloso. La música, como puedes comprobar si buscas la banda sonora en Spotify, la decoración del interior de la vivienda y, como decíamos en la entradilla del texto, la moda, que tiene una importancia trascendental porque influye de forma decisiva en el ritmo de la discusión que marca toda la película.

placeholder Caterpillar House. (Cortesía)
Caterpillar House. (Cortesía)

De igual forma que la arquitectura o la música destacan casi por exceso en la película -en sentido positivo en ambos casos-, la moda lo hace por la clase magistral que Law Roach, estilista personal de Zendaya y otras muchas celebrities, encargado también del vestuario de la actriz en la película.

Un vestido metalizado de fiesta, unos zapatos de tacón, unos pantis, un conjunto de ropa interior formado por unas bragas y una camiseta de tirantes blanca, y un kimono. Eso es todo lo que lleva Zendaya en los 106 minutos del metraje, y no hace falta que lleve nada más, ni nada menos, para que el resultado sea de matrícula de honor.

El vestido

En distintas conversaciones durante la promoción de la cinta, el estilista contó los detalles de cómo llegó hasta esta pieza que fue creada exclusivamente para la película. El director, Sam Levinson, le dio unas nociones básicas, y dado que la cinta está rodada en blanco y negro, su objetivo era que las prendas tuvieran movimiento.

Para conseguirlo, Roach apostó por el tejido metalizado para el vestido cut out con escote cruzado e interminable raja frontal en la falda que lleva Zendaya durante el tramo inicial de la película. Para confeccionarlo, el estilista trabajó mano a mano y a distancia con el diseñador Jason Rembert, de la firma neoyorquina Aliette, hasta en la adquisición de la tela. Gracias a su entendimiento, para la historia del cine quedará ese larguísimo plano secuencia en el que Zendaya prepara los mac&cheese más glamurosos de la historia enfundada en el vestidazo.

Decoración Netflix Premios Oscar Planta
El redactor recomienda