Por qué Amancio Ortega pasará a la historia de la moda
  1. Estilo
  2. Moda
PODER & FASHION

Por qué Amancio Ortega pasará a la historia de la moda

El fundador de Zara llega a los 85 años. Aprovechamos su cumpleaños para repasar las razones por las que el nombre de Ortega es imprescindible para entender la moda hoy en día

placeholder Foto: Amancio Ortega. (EFE)
Amancio Ortega. (EFE)

Hace ya un año, el 28 de marzo, una fila de ambulancias estacionaban delante de la casa de Amancio Ortega en La Coruña y hacían sonar sus sirenas. Al fundador de Inditex, que en aquel momento cumplía 84 años, no le pasaba nada. Todo lo contrario. Los trabajadores de la sanidad gallega le querían mostrar su agradecimiento por todo lo que el fundador de Inditex ha hecho en los últimos años por la salud de los españoles a través de las generosas donaciones de su fundación.

Este domingo 28 de marzo, Ortega, como al parecer le gustan que le llamen sus amigos, cumplirá 85 años. El empresario soplará una cifra redonda y queremos aprovechar esa oportunidad no solo para sumarnos a la felicitación, sino también para repasar el legado que ha creado este empresario que comenzó vendiendo batas en una tienda de La Coruña.

Foto: Amancio Ortega. (EFE)

Para mucha gente, Amancio Ortega es Zara y Zara es Amancio Ortega. Dos conceptos que no se pueden separar y es que, pese a la discreción que siempre busca, el gallego se han convertido en uno de los hombres más conocidos de nuestro país. Normal si uno consigue, aunque sea solo por un rato, convertirse en el hombre más rico del mundo, como le sucedió en 2017.

Pero ¿por qué pasará a los libros de historia de la moda?

Es cierto que con Zara y con todo el imperio Inditex, Amancio Ortega ha logrado democratizar la moda, un experimento que ya se había intentado con anterioridad, pero que nadie logró hacer como lo consiguió la empresa gallega. Inditex se arriesgó al apostar por la moda de última tendencia y ha conseguido que mucha gente en todo el mundo pueda ver cumplido su sueño de llevar las novedades que aparecen en las revistas de moda, pero a un precio más económico. Y no solo eso: han conseguido que incluso sea atractivo llevar las prendas que salen desde Arteixo. ¿Barato y cool? Sí, con Zara es posible.

placeholder Zara en París. (Reuters)
Zara en París. (Reuters)

Pero donde la revolución de Inditex ha dejado verdaderamente su impronta ha sido en el propio sistema de la moda. Inditex lo reventó. Hay un antes y un después a la irrupción de la marca Zara en el mercado internacional. Él introdujo el sistema de integración vertical (todas las funciones se desarrollan por la misma compañía) con el que podía dar respuesta inmediata a las necesidades de sus clientes. Hasta su llegada, los plazos de entrega de las prendas iban desde los tres hasta los seis meses. Entre medias, poca sorpresa nos íbamos a llevar en las tiendas: ya lo teníamos todo visto.

Zara llegó para cambiar ese concepto. El poder de la empresa fundada por Ortega en 1975 es tal que en tres semanas pueden tener en el punto de venta aquello que el mercado le solicita. Crean tendencia, pero también identifican de manera clara por dónde va el gusto de sus clientes para responder a sus demandas de la manera más rápida que podemos encontrar en el mercado. No hay nadie más veloz que la empresa gallega en ningún lugar del mundo. Para ello cuenta con un sistema informático que envía diariamente a la central del grupo la información sobre las prendas más vendidas, consiguiendo así crear un mapa exacto de qué se está consumiendo, y una red de ‘cazatendencias’ en lugares estratégicos que aportan su visión de por dónde se está moviendo la sociedad en los lugares más trendy del planeta.

Foto: No podrás resistirte a estos fichajes que nos trae Zara. (Cortesía)

Además, ha demostrado que la publicidad no es del todo necesaria. La compañía sigue apostando por la tienda como su mejor embajadora, de ahí que cuenten normalmente con los mejores locales comerciales. Ortega ha llegado a confesar que Inditex es una red de tiendas con una compañía de ropa al lado. De esta forma concentra sus campañas de publicidad al inicio de rebajas. Eso sí, hemos de reconocer que tampoco nos hace falta saber cuándo comienzan: todo el mundo lo sabe cuando la firma gallega inicia sus descuentos y, si no, lo busca.

Y es que esa es otra de las claves de este sistema: ¿desde cuándo un cliente sabe cuándo llega la mercancía a una tienda? En cambio, en Zara, sabemos que los lunes y los jueves llegan las nuevas remesas y que, si no estamos allí, puede que no volvamos a verlas, porque el género se agota rápidamente. Y aquí está otra de sus claves: el almacén se reduce al máximo para beneficiar el espacio de tienda.

placeholder Amancio y Marta Ortega. (Getty)
Amancio y Marta Ortega. (Getty)

Esto quizás puede parecer ya evidente e incluso normal, porque nos hemos acostumbrado a la inmediatez que ha impuesto en el mercado la firma gallega, pero lo cierto es que con este sistema Zara consiguió darle la vuelta a todo el sector. Ahora mismo estudiamos cómo en los años 60, una nueva generación de jóvenes con mayor poder adquisitivo que las generaciones anteriores y con otra perspectiva de la vida imponían el triunfo del prêt-à-porter frente a la anquilosada alta costura que veía como su brillo se apagaba en sus exclusivos salones parisinos.

La siguiente revolución no se gestó en París, sino en Arteixo. Y los protagonistas no fueron ni Yves Saint Laurent ni Pierre Cardin, sino Amancio Ortega, un gallego que puede presumir de ser un nombre clave en la historia de la moda. Y es que estamos seguros de que si de alguien se hablará en el futuro, será de Ortega, el discreto empresario gallego que gestó todo un imperio sin que prácticamente nadie se enterara y que, pese al paso de los años y el éxito de su proyecto, sigue insistiendo en que eso no lo ha levantado él solo, sino todos los miles de personas que se han involucrado en la compañía.

Amancio Ortega Inditex Cool
El redactor recomienda