Hablamos con Juan Avellaneda de su nueva colección en la 080, de retos y placeres
  1. Estilo
  2. Moda
Entrevista exclusiva

Hablamos con Juan Avellaneda de su nueva colección en la 080, de retos y placeres

Juan Avellaneda presentará su nueva colección cápsula en la 080 Barcelona. Aprovechamos la ocasión para hablar de su inspiración, retos y de la vida misma

Foto: Juan Avellaneda presentará su nueva colección en la 080 Barcelona. (Cortesía)
Juan Avellaneda presentará su nueva colección en la 080 Barcelona. (Cortesía)

Un punto rojo, vibrante, lleno de energía y creatividad, en un mar gris rodeado de arcos, espejos, grandes esculturas y arte, especialmente arte, en cantidades industriales. El punto rojo, Juan Avellaneda enfundado en un traje bermellón hecho a medida de su firma. El mar gris, la Casa Corberó, un espacio desconocido por muchos y deseado por tantos en las proximidades de la Ciudad Condal, donde tendrá lugar la nueva edición de la 080 Barcelona Fashion.

Diseñadores, estilistas, modelos y expertos en moda tienen cita (virtual) del 25 al 28 de octubre, pues esta es la fecha elegida para la tercera edición 100% digital de la pasarela 080. El pasado abril, el escenario elegido para las grabaciones, que fueron retransmitidas vía streaming, fue nada más y nada menos que La Pedrera (Casa Milà). Este año grandes nombres del mundo de la moda y firmas emergentes sacarán a desfilar sus propuestas por los pasillos, escondites y jardines del espacio Xavier Corberó, obra del escultor catalán de prestigio internacional de quien hereda su nombre tan impresionante y exclusivo emplazamiento en el municipio barcelonés de Esplugas de Llobregat.

La atmósfera que se respira en los pasillos, el backstage, los camerinos de cada firma, con los maquilladores y estilistas haciendo maravillas con las modelos, y las cámaras, listas para capturar momentos únicos, hacen que se te olvide que se tratará de un evento virtual. El frenesí es el mismo y las prisas, iguales o incluso mayores. Juan Avellaneda nos dedicó unos minutos, mientras supervisaba los fittings, daba indicaciones a su equipo y saludaba a las modelos, para responder un par de preguntas y mostrarnos, en exclusiva, su nueva colección. La cápsula 'Mon coeur bat la chamade' ('Mi corazón late salvajemente', en francés) sigue al pie de la letra el lema por el que se rige su marca: no grunge, solo glamour.

¿Qué inspiró esta colección y cómo se relaciona con el espacio Xavier Corberó?

La colección se inspira en el momento de salir a cazar, pero no a cazar de disparos, sino... (risas). Yo me imaginaba en una ciudad, como puede ser Nueva York, por el espacio, porque es como muy abrupto. Me encantaba la parte esta tan frenética de la gente cuando te vas moviendo por la ciudad, pero aparte todo lo que me va pasando por la cabeza, porque al final cada uno tiene sus historias. Tienes los desamores, el amor, el amante, la nueva amante, la pareja, es decir, como mil millones de historias. Entonces me imaginaba como un punto safari sabana, pero por la mentalidad, porque al final es que todo el mundo va como con una finalidad por la vida. Como a cazar, que no significa cazar para tener sexo o cazar para tener pareja, sino simplemente es como que estás batallando. Las prendas evocan todas estas ideas. Todos estos looks podrían estar en una fiesta, pero una fiesta tipo Truman Capote de los 70. Además, hemos pensado en las mujeres reales, porque al final las clientas que yo tengo no son modelos jóvenes, sino que tienen otro rollo y las prendas sientan muy bien a la arquitectura femenina.

placeholder El espacio Xavier Corberó es el escenario de la 080 Barcelona Fashion. (Vanitatis)
El espacio Xavier Corberó es el escenario de la 080 Barcelona Fashion. (Vanitatis)

¿Hay novedades en joyería?

La línea de joyería que desarrollamos en pandemia gira en torno al bambú y es muy guay porque al final lo que buscamos es la versatilidad en las piezas. Para esta colección hemos desarrollado una línea de gafas con Multiópticas y también se inspiran en el bambú.

¿Por qué bambú?

El bambú siempre lo había visto en casa porque mi abuela tenía todas estas prendas setenteras de bambú y me parecían supercool. Además, el bambú es una planta que tarda muchos años en crecer, entonces es como un minimensaje de que al final, aunque empieces las cosas tarde porque se supone que tienes que empezar todo como joven talento, no pasa nada si te toma más tiempo. Es simbología, el bambú me da buen rollo. Cada uno tiene sus 'timings' y al final es que si no lo intentas...

¿Cómo vives un desfile presencial y uno digital?

Yo me enfoco siempre mucho en todo el tema digital desde mis redes, soy un poco nativo. Lo que pasa que muchas veces con un desfile al uso es que no puedes transportar a la gente a tu mundo. Por ejemplo, si tú lo haces (un desfile) con un fondo negro y todos lo hacen igual, la prenda no te transporta igual. Aquí al final tienes la música, el tipo de luz... Todo te transporta un poco más a ese universo que tú has creado mentalmente. Además, al ser digital no es efímero. En un desfile, las modelos pasan dos veces y ya, mientras que aquí actúan un poco, interpretan y usan la prenda, le dan vida.

Tres palabras para definir tu colección.

Sofisticación, glamour y sastrería.

Echando la vista atrás, ¿cómo has cambiado como diseñador?

Yo no creo que cambies, sino que cada vez evolucionas un poco. Es decir, yo creo que cada vez eres más fiel a tu instinto porque quizá al principio te lo cuestionas un poco más y más yo, que no me dejaban meterme en el tema de la moda. Entonces quizá te cuestionas y te cohíbas un poco más al principio, hasta que llega un punto en el que dices: "Oye, pues si yo soy cursi, pues es cursi y no pasa nada". Es decir, muchas veces te presionas porque sientes que tiene que estar todo dentro del universo general que se está creando, que tiene que encajar.

¿Cómo era Juan Avellaneda de niño?

Me pasaba el día dibujando. Recuerdo que dibujaba chicas llevando vestidos. Intentaba dibujar otras cosas, pero al final es verdad que siempre dibujaba a gente con ropa, pero lo hacía de una forma natural porque me divertía y la televisión me aburría. Además, soy superinquieto, era un poco empollón, pero porque me gustaba crearme todo el imaginario, me gustaba investigar, mirar libros de fotografías, era un poco nerd, bueno, supernerd.

¿Te imaginabas llegar a este punto?

No, no, porque ¿sabes qué pasa? Que muchas veces nos educan desde un punto en el que te ponen límites sin querer, más que nada por tu seguridad. Es más fácil que fuera banquero, abogado o cualquier otro profesional del estilo. Muchas veces lo que pretenden es proteger al hijo porque el mundo artístico es muy complicado, pero al final yo creo que si le pones pasión y quieres, puedes llegar a lo que quieras; entonces sí que es verdad que no me esperaba tanto. No te voy a engañar, sí que quería llegar y lo tenía claro, pero a veces me lo cuestionaba por el tema de la edad, porque pensaba: "No soy una joven promesa", y esto es una presión brutal. Entonces de repente dices: "¿Qué pasa? ¿Que con 30 o 35 no puedo? ¿Por qué no?". Pero, claro, tienes que hacer un cambio de chip muy importante porque estás programado para eso.

¿Qué prenda de ropa jamás te pondrías?

Un chándal, me horroriza.

¿Qué tendencia enterrarías eternamente?

Yo es que creo que las tendencias se pueden readaptar. Si te fijas incluso en cosas que a lo mejor no están muy de moda, puedes reinterpretarlas con otros tejidos u otras siluetas. Me acuerdo del niño que decía que las hombreras son horrorosas y... ¿hola? -dice señalando a los blazers que le rodean-. De niño, por ejemplo, siempre me gustó la combinación azul marino y negro, y todo el mundo me decía que no pegaban. Lo primero que hice fue hacer un blazer azul con la solapa negra. Hay un montón de combinaciones que muchas veces la gente te prohíbe y yo me he pasado la vida deconstruyendo este tipo de cosas.

¿Icono de moda preferido?

Aquí me has pillado... Yves Saint Laurent.

¿Color preferido?

El marfil.

¿Un placer culposo?

¿Un qué? Pero por un placer, por qué te tienes que culpar, ¿no?

Por ejemplo, que te dé un poco de vergüenza decir que ves 'Keeping up with the Kardashians' aunque te encante...

Pues es que no tengo muchos placeres de estos así. El placer es poder expresarlo. Además, un placer en el momento en el que te cohíbes hasta en explicarlo ya no es el mismo placer.

¿Hobbies?

No tengo muchos, no da tiempo. Mi hobbie es viajar, realmente. Sé que suena muy a tópico, pero es que realmente es lo que me da aire.

¿Eres supersticioso?

Sí, mucho (ríe).

¿Y en qué crees? En tu perfil de Instagram has compartido unas cartas de tarot...

Bueno, mira, voy al astrólogo, con eso te lo digo todo. Es muy friki... Mis perfumes siempre son de rosa porque la rosa, según mi carta astral, ayuda a potenciar el buen rollo. Hay algunos perfumes que no uso porque me dan como mala energía. Creo mucho en las energías.

¿Época preferida del año?

El otoño y el invierno porque es cuando más prendas te puedes poner. Es que en verano, tía, la gente lleva unos pies horrorosos. De verdad que no lo soporto, de verdad. Es como... ¿ya nadie se ve los pies?.

¿Tienes algún mantra que te suelas repetir constantemente?

Al final todo pasa por algo.

¿Próximo reto?

Pues estoy mirando a ver Estados Unidos...

¿Dónde te ves de 5 a 10 años?

Te voy a decir una barbaridad... A los 10, jubilado -suelta una carcajada-. Es que yo ahora lo estoy pasando muy bien, pero llega un momento en el que me gustaría que alguien entrara en la empresa, pero no quiero un inversor porque estos tenemos, me llegan muy a menudo, pero sí que me gustaría que entrara algún grupo que entendiera la moda, que me ayudara a potenciar todas las partes a las que a lo mejor yo no llego y sobre todo enfocarnos en el tema online, y entonces ser como Isabel Marant y retirarme, trabajando, porque yo seré siempre 'superworkaholic' (adicto al trabajo). Pero la idea es tener un poco más de tiempo, porque si no tengo tiempo, nada.

080 Barcelona Fashion
El redactor recomienda