Logo El Confidencial
QUERELLA POR UNA HERENCIA DE 500 millones

Cultura irrumpe en la herencia del siglo por el archivo de la condesa de Torre Arias

La Abogacía del Estado se persona en el pleito para que el archivo de Tatiana Pérez de Guzmán siga siendo público. Declara la médico que atendió a la noble antes de morir

Foto:  Una imagen de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, cedida por la fundación que lleva su nombre.
Una imagen de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, cedida por la fundación que lleva su nombre.

Es la pelea judicial por la herencia del siglo. Descendientes de la condesa de Romanones reclaman en los juzgados la herencia de la condesa de Torre Arias, Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, que murió en 2012 sin descendencia y dejó a una fundación un patrimonio estimado en 500 millones de euros. Pero al festín se ha sumado un convidado. El Ministerio de Cultura ha personado a la Abogacía del Estado en la causa para reclamar que el archivo de la condesa siga siendo público y vigilar que no quede en manos privadas.

Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno y Seebacher, grande de España, octava condesa de Torre Arias, novena marquesa de Santa María y de la Torre de Esteban Abraham, descediente de Cristóbal Colón y de Domingo Pérez de Guzmán el Bueno y Fernández de Córdoba, protagoniza después de muerta una intensa batalla judicial. La condesa falleció en Madrid en 2012 con 89 años y tras sufrir alzhéimer, según sostienen los querellantes. No tenía hijos ni sobrinos y legó todo a una fundación. "La mujer más generosa de España", la llamaron entonces.

Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno en una imagen cedida por la fundación que lleva su nombre.
Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno en una imagen cedida por la fundación que lleva su nombre.

Un abultado patrimonio

Obras de arte, enormes bolsas de terrenos en Madrid, palacetes en Cáceres y Madrid, acciones y fondos de inversión, cuadros de Velázquez, Goya, Van Dyck..., una biblioteca con más de 21.000 incunables... Es difícil hacerse una idea del patrimonio que acumuló. Solo en 2001 y 2002 ingresó 188 millones de euros por ventas de terreno en Madrid, cerca de la carretera de Barcelona, donde hoy se levanta la clínica universitaria del Opus.

Solo en 2001 y 2002 ingresó 188 millones por ventas de terreno en Madrid, donde el Opus levanta su clínica

En esos años, Hacienda la obligó a pagar casi 70 millones de euros que había escamoteado al fisco en esas operaciones, según una querella posterior. Tras su fallecimiento, la fundación pasó a gestionar el legado. Convoca becas de investigación, en neurociencia y medio ambiente -la pasión de Tatiana Pérez de Guzmán- y restaura y abre al público el enorme patrimonio. "La Fundación tiene el compromiso de gestionar el patrimonio heredado con una finalidad de servicio a la sociedad, mediante el desarrollo de acciones concretas en los campos del estudio y cuidado de la naturaleza, el apoyo a la investigación científica y la formación de la juventud", afirma en su web.

Aline Griffith Drexter, condesa de Romanones. (Gtres)
Aline Griffith Drexter, condesa de Romanones. (Gtres)

Cambios en el testamento

Pero años después, los descendientes de otra noble, Aline Griffith Drexter, condesa de Romanones, reclamaron su parte. Miguel Figueroa Griffith, hijo de Aline, y los hermanos Borja e Ignacio Ussía Figueroa, primos del primero, presentaron una querella contra los administradores de la fundación. Los tres denunciantes son primos segundos de Tatiana Pérez de Guzmán y reclaman la herencia. Denunciaban los sucesivos cambios en el testamento que, según ellos, había ido ordenando Tatiana para favorecer a los responsables de la fundación, que están como querellados. Entre ellos está Teodoro Sánchez Ávila Sánchez, presidente de la fundación, su vicepresidenta, un vocal y el notario ante el que se realizaron los testamentos.

Los primos segundos de Aline y descendientes de la condesa de Romanones acusan a administradores del patrimonio de adjudicarse los bienes

En 2003, por ejemplo, Tatiana Pérez de Guzmán legó al Archivo General de la Grandeza de España, con sede en Talavera, el archivo documental que disponía. Sin embargo, con 86 años, "y con una más que probable decrepitud", cambió ese legado para donarlo en vida a la fundación, siempre según la querella. El caso está siendo instruido por un juzgado de Madrid, en el que el miércoles está citada como testigo la doctora que trató los últimos años a Tatiana Pérez de Guzmán.

El Estado, un invitado inesperado

 La condesa en una magen cedida por la  Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.
La condesa en una magen cedida por la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno.

El caso en principio sería solo un asunto privado. Jugoso pero privado. Unos denunciantes que se reclaman herederos frente a la fundación, que sostiene que la reclamación no tiene base porque el parentesco es tan lejano que nunca sería hereditarios -añaden que intentaron primero pescar dinero en la vía civil y que luego pasaron a la penal-. Pero ha aparecido un tercer invitado. La Abogacía del Estado se ha personado por orden del Ministerio de Cultura para garantizar que el archivo de Tatiana Pérez de Guzmán no pase a manos privadas. Actualmente está siendo digitalizado en el Palacio de los Golfines de Abajo (Cáceres), donde hay investigadores que ya han podido acceder a su contenido y Cultura no quiere que con el pleito caiga en manos privadas.

"Cultura sabe que hay un patrimonio histórico y cultural importante en disputa y ha mandado personarse a la Abogacía para garantizar que eso sigue siendo público", explica una fuente que conoce el procedimiento. De paso, hay multitud de obras de arte con interés para Cultura sobre las que podrá estar atenta. La pugna por la herencia del siglo tiene ya otro invitado. Y es el Estado.

Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno en una imagen cedida por la fundación que lleva su nombre.
Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno en una imagen cedida por la fundación que lleva su nombre.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios