Logo El Confidencial
PRIMICIA

Beatriz de Orleans pasó el coronavirus sola en su casa: "Tengo anticuerpos para regalar"

Se encontraba en Bruselas con su hija Adelaida y sus nietos, y decidió volver a España antes de que cerraran las fronteras. Prefería instalarse en su residencia marbellí

Foto: Beatriz de Orleans. (Getty)
Beatriz de Orleans. (Getty)

Beatriz de Orleans, princesa por matrimonio y condesa de Franclieu por nacimiento, tiene a sus cuatro hijos desperdigados por el mundo. Portugal, Estados Unidos, Bélgica y Francia son los países en los que, por motivos profesionales y familiares, viven. La princesa de Orleans, que mantiene su título porque así le corresponde, se encuentra en Marbella sola con sus dos perros.

Estaba en Bruselas con su hija Adelaida y sus nietos, y decidió volver a España antes de que cerraran las fronteras. Prefería instalarse en su casa de la Costa del Sol, tener su independencia y pasar su cuarentena en solitario. Asegura que ha tenido suerte al pasar el coronavirus sin efectos colaterales importantes. Le han dicho que tiene anticuerpos de sobra y que, gracias a su buen estado físico y su alimentación, se encuentra perfectamente. Sigue trabajando en nuevos proyectos para la Asociación Española del Lujo, que preside, y resalta el trabajo que hacen sus hijos y amigos para echar una mano con las personas más desfavorecidas, tanto en Marbella como en sus lugares de residencia.

Pregunta: ¿Cómo te encuentras después de pasar el coronavirus?

Respuesta: Muy bien y tranquila. Lo pasé aquí en mi casa de Marbella y he tenido mucha suerte porque no fue nada agresivo. Me ha dicho mi doctor que tengo anticuerpos para regalar. Me dedico a leer, cuidar el jardín y trabajar.

Ramón Baiget, Beatriz de Orleans, Nieves Herrero y Alicia Viladomat. (EFE)
Ramón Baiget, Beatriz de Orleans, Nieves Herrero y Alicia Viladomat. (EFE)

P: ¿Estás sola?

R: Sí, totalmente sola con mis perros. El matrimonio que trabajaba en casa se fue. Tenían una hija pequeña y les entró el pánico. Las primeras semanas fueron más duras porque no paraba de llover, unas tormentas tremendas, pero ahora es un privilegio disfrutar del sol y poder salir. En esta zona ya estamos en la fase 1 de la desescalada y ya hay movimientos en las terrazas y los restaurantes. Es una zona turística relevante y es importante que la economía empiece a reflotar.

P: ¿Te ha servido para algo el confinamiento?

R: Para aprender que hay que ser positivo. Prefiero ver el vaso medio lleno a medio vacío. Y también para darme cuenta de quiénes son los amigos de verdad. Es tiempo de descubrir el valor de cada persona. Hay gente que me ha llamado un día para saber cómo estoy y luego nunca más. Para mí ha sido de gran ayuda la lectura.

P: ¿Sales a la calle?

R: Ahora ya sí. Voy con mascarilla y mantengo las medidas sanitarias necesarias. Es muy importante que no se nos vaya la cabeza, ser respetuosos y cumplir con las normas.

P: A los jóvenes parece que les cuesta más...

R: Depende. Yo he visto gente de mi edad que parece que no se da cuenta del peligro. Es muy importante que estemos concienciados de que hasta que no haya una vacuna, los contagios son reales. Lo que me disgusta es la falta de unidad de la clase política. Hablo con mis hijos, que viven en países distintos, y la agresividad que vemos aquí entre los partidos no la hay fuera. Claro que hay cosas que están mal hechas, pero habría que resaltar las buenas.

P: Estabas en Bruselas con tu hija y su familia, ¿preferías pasar aquí la cuarentena?

R: Me vine antes porque ya vi que la situación se complicaba y prefería estar en mi casa. Aquí estoy muy bien: leo, trabajo, hablo con mis hijos, que están cada uno en un país, y con los amigos. Hay varios proyectos que estamos preparando desde la Asociación Española del Lujo para relanzar la economía. Hay sectores que hay que apoyar.

Eva Longoria y María Bravo posan junto a Beatriz de Orleans en la Global Gift Gala Madrid 2017. (EFE)
Eva Longoria y María Bravo posan junto a Beatriz de Orleans en la Global Gift Gala Madrid 2017. (EFE)

P: Va a ser complicado promover el lujo cuando la situación laboral de muchos ciudadanos es precaria.

R: Hay una confusión al hablar de estos temas. El lujo no es el despilfarro, es la excelencia en cada sector. Por ejemplo, en el ámbito turístico, promocionar con un servicio espléndido hoteles como el Marbella Club; en el de la alimentación, resaltar la mejor lata de sardinas… Y así, en cualquier terreno. El concepto de lujo hay que ponerlo en valor y no mezclarlo con otros temas. Ahora en Marbella hay muchas de esas personas que se las considera dentro de esos círculos de lujo y son los que están trabajando más. Mi hijo Carlos Felipe vive en Évora (Portugal) con su mujer y se levanta a las seis de la mañana para recoger desayunos y repartirlos entre la gente que lo está pasando peor. Y aquí, en Marbella, hacen lo mismo el duque de Arión y sus amigos. Se encargan de preparar comidas y las reparten ellos mismos. Pues esto es también excelencia.

P: El 22 de mayo es el aniversario de la boda de los reyes Felipe y Letizia, ¿qué recuerdas?

R: Lo pasé muy bien. Todo fue muy bonito. Recuerdo que en la fiesta del día anterior bailé un tango con el abuelo de la princesa, un señor encantador y que lo hacía de maravilla. Antes de él tenía de pareja a un chico que me pisaba todo el rato y, en cambio, el familiar de la princesa era un bailarín fantástico. Después se acercó la princesa Letizia y me dijo: “No sabes, Beatriz, cómo te agradezco que hayas bailado con mi abuelo”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios